Las Tortugas Ninja: demasiado músculo para tan poca gracia

Por | 21 Oct 14, 20:23

tortugas-ninjaHay recuerdos que se conservan mejor dejándolos intactos. Pero teniendo en cuenta que aparecían allá por 2006 en el primer post que publicamos recogiendo 100 pistas sobre lo queríamos que fuera JENESAISPOP, era obligatorio ir al cine a ver la nueva aventura cinematográfica de las Tortugas Ninja. Lástima que casi 25 años después de su primera adaptación a la gran pantalla y 30 después de que Kevin Eastman y Peter Laird las parieran en un cómic bastante underground, se hayan dejado por el camino casi todo lo que conquistó a la muchachada de principio de los noventa, empezando por las esenciales palabras ʻTeenageʼ y ʻMutantʼ del título, y acabando por casi toda la gracia.

Son las consecuencias de dejar que alguien como Michael Bay –él produce, él manda y el director Jonathan Liebesman obedece– se encargue de resucitar para las nuevas generaciones a Leonardo, Michelangelo, Donatello y Raphael. Cuatro personajes con demasiado encanto en sus primigenias versiones animadas y animatrónicas que, al pasar por el ordenador, fallan incluso ganando músculos y movimientos que los tipos con traje de gomaespuma de aquella primera cinta y sus correspondientes secuelas para sí quisieran.

Hay que reconocerlo, en el aspecto técnico este reboot de la franquicia TMNT se caga en cualquier aproximación al mismo que hayamos visto antes (ahí está la secuencia de la persecución en la nieve para demostrarlo). Por desgracia el aspecto más humano y bobalicón de estos atípicos héroes que hizo que todo el mundo gritara “Cowabunga” hace más de dos décadas se pierde entre tanta explosión, movimiento de cámara epiléptico y destello de luz copiados de la factoría J.J. Abrams, dando como resultado una cinta que podría estar protagonizada por cualquier otro superhéroe o robot random y no notarías la diferencia. Vamos, que si a Shredder lo sacan en ʻTransformersʼ ni te enteras.

En cualquier caso Megan Fox, quién iba a decirlo, parece que se lo pasa bomba dando vida a la reportera April OʼNeil, y de hecho son algunas de sus frases lo mejor de la película, especialmente su contestación cuando alguien le pregunta si las tortugas son extraterrestres (en clara referencia a la polémica que inundó la red cuando se conoció que Bay, en los primeros guiones, quería que eso, y no una mutación genética, fuera el origen de las tortugas). Si a eso le sumas dos o tres buenos chistes más, una breve aparición del ‘Hollaback Girl’ de Gwen Stefani y, gracias a Dios, que respetan el clásico gag de cortar pizza en el aire para que una porción caiga en la cabeza de Splinter, la entrada la puedes dar por amortizada. Sabiendo a lo que vas, la cinta es incluso bastante digna.

Y es que siendo justos tampoco es cuestión de destrozar una película cuyo público objetivo no es precisamente el que escribe estas líneas. Al menos no por edad, que no quiero ni imaginar qué le diría el yo de hoy a aquel yo de 1990 que fue tres o cuatro veces al cine para ver la primera entrega y que, incluso, se sabía la letra de la canción que Vanilla Ice compuso para su horrible secuela. Bueno, sí, que hace poco cometí el error de volver a verlas en Filmin y reafirmo lo dicho: hay recuerdos que se conservan mejor dejándolos intactos. 4.

Etiquetas:
  • A mi me pareció bastante entretenida. No esperaba más que eso. 7,5

Playlist del mes

Send this to a friend