Quantcast

‘I Feel Good’, o el ataque de los biopics oscarizables

-

- Publicidad -

‘I Feel Good’, o el ataque de los biopics oscarizables

james-brownLo del género biográfico en Hollywood ha adquirido dimensiones de plaga bíblica a lo ‘Exodus‘. ¿Cómo es posible que los cinco dramas nominados a los Globos de Oro de este año sean biopics (‘Boyhood’ a su manera, también lo es)? Parece que los ejecutivos lo tienen claro: si quieres ganar dinero, adapta un cómic de Marvel; si quieres estar nominado, rueda un biopic.

Hace una década, el biopic musical cotizaba al alza en las nominaciones a Oscars, Globos y demás premios de sindicatos y asociaciones de críticos: ‘Ray’ (2004), ‘Beyond the Sea’ (2004), ‘En la cuerda floja’ (2005), ‘La vida en rosa’ (2007)… Ahora no. Hasta cuatro biografías musicales se han estrenado en los últimos meses en Estados Unidos y ninguna ha dado la nota. Ni los ‘Jersey Boys‘ de Clint Eastwood, ni la biografía sobre Hendrix ‘Jimi: All Is By My Side’, ni la de Brian Wilson ‘Love and Mercy’, ni la que parecía a priori una fija en las nominaciones, ‘I Feel Good’, el biopic sobre James Brown.

- Publicidad -

Con Tate Taylor, el creador del sleeper de hace unos años ‘Criadas y señoras‘ (2011), han querido repetir la jugada. Quién mejor para rodar la biografía de uno de los grandes iconos de la música negra, pensó Brian Grazer (productor de otros biopics como ‘Una mente maravillosa’, ‘Cinderella Man’ o ‘J. Edgar’), que un director que había hecho llorar a medio país con un melodrama sobre la segregación racial. Y quién mejor para ayudarle a financiarla que uno de los grandes fans de James Brown: Mick Jagger.

‘I Feel Good’ (‘Get on Up’ en el original) es tan predecible que podría escribir sobre ella sin haberla visto. Un actor dándolo todo (Chadwick Boseman, futuro nuevo héroe de, sí, la Marvel), un continuo ir y venir de flashbacks y flashforwards durante más de dos horas de metraje, unos toques de desmitificación para no caer en la hagiografía, algunos apuntes del contexto sociopolítico para darle relevancia al conjunto y una irresistible playlist para mover los piececillos en el cine.

- Publicidad -

En otras palabras: un eficaz resumen de la vida de James Brown con muchos temazos de fondo pero poca dinamita al frente. Más que pensar sobre su agitada biografía, la película invita a otro tipo de reflexión: cómo debió ser ver en directo a este torbellino musical, a esta bestia parda, en sus mejores años. 6 (hasta la nota es predecible).

Lo más visto

No te pierdas