Quantcast

Alabama Shakes / Sound & Color

-

- Publicidad -

Alabama Shakes / Sound & Color

ALABAMA--Justo antes de enfrentarme al nuevo disco de Alabama Shakes me estaban llegando demasiados sentimientos encontrados sobre él. Desde el fervor desbocado de esa amiga que una mañana me arrolló al grito de «¡¡Cómo me gusta el nuevo de Alabama Shakes!! ¿¿Lo has escuchado ya??» a la decepción de los que consideran que «antes-molaban-más». No comparto del todo la admiración desatada de mi colega, pero tampoco estoy de acuerdo con los que han desdeñado ‘Sound & Color’, porque este sigue siendo un buen álbum de soul.

«Bueno, es que no es un disco fácil de primeras», me replicó mi amiga, como justificándose cuando notó que mi entusiasmo era bastante más tibio que el suyo. Pues quizás no sea fácil de primeras… pero de segundas, sí. Enseguida se descubre como un álbum accesible y sustancioso. Si ha defraudado a algunos de los que se engancharon con ‘Boys & Girls‘, es porque ahora suenan menos abrasivos y desatados… pero también más variados y conscientes, sin renunciar en ningún momento a su aura de autenticidad sureña. Su discurso musical se ha diversificado, dulcificado, aligerado y sofisticado (dentro de unos límites). Continúan transmitiendo vitalidad y la voz poderosa y flexible de Brittany Howard sigue siendo su gran valor. El sonido, como si estuviera grabado en directo en un viejo antro de madera, acaba de darle la pátina de calidez a unos temas voluntariamente clásicos, ejecutados por un grupo completamente seguro de lo que quiere.

- Publicidad -

Otra gran porción del disgusto de los que ahora abjuran de ellos debe de provenir del carácter sosegado y contenido de este disco. Ya la canción de bienvenida, ‘Sound & Color’, marca bastante la pauta: es calmada y sedosa, un sinuoso ejercicio de soul elegante, con protagonismo de los arreglos de cuerdas. En ‘Don’t Wanna Fight‘ recuperan su faceta más energética; la voz de Brittany remite a Bette Davis en un tema funky infeccioso de gran estribillo. ‘Dunes’ y ‘Future People’ siguen con la dinámica de no desbocarse del todo, pero consiguen ser dos piezas de soul-pop infecciosas. ‘This Feeling’ es un melancólico canto a base de steel guitar y falsete, ‘Guess Who’ muestra su eco reggae con la voz en sordina y un violín delicioso como contrapunto. Hasta un baladón tan sentido como ‘Miss You’ acaba resultando comedido, aunque sigue conteniendo las dosis necesarias de arrebato y desgarro que se esperan en este tipo de temas. Pero los dos grandes temas del disco aparecen cuando se olvidan de tanta moderación y se vuelven a desmelenar: ‘Gimme All Your Love’, ardiente balada soul con tempestades de órgano Hammond, y la juguetona ‘The Greatest’, un Frankenstein apañadísimo fabricado a base de rock primitivo (¡ese ritmo de locomotora!), interludios robados a los R.E.M. de ‘Reckoning’ y al ‘Revolution’ de los Beatles, theremin y gran fanfarria de batería final. También hay momentos fallidos, como ‘Gemini’, que no es todo lo densa, sofocante y progresiva que pretendía.

Los detractores de ‘Sound & Color’ acusarán a Alabama Shakes de haberse descafeinado, pero haber conseguido guiar su sonido hasta este punto medio es lo que ha llevado a la banda a la gloria comercial. Arañan lo suficiente como para seguir siendo interesantes, pero no asustarán a los oyentes advenedizos o casuales.

- Publicidad -

Calificación: 6,8/10
Lo mejor: ‘Don’t Wanna Fight’, ‘Gimme All Your Love’, ‘The Greatest’
Te gustará si te gusta: El blues rock menos árido, el neo-soul más apegado a la tierra.
Escúchalo: Spotify

Lo más visto

No te pierdas