Quantcast

MG / MG

-

- Publicidad -

MG / MG

Martin_Gore_-_MGSiguiendo su gusto por los acrónimos -su anterior proyecto junto a Vince Clarke se hizo bajo las siglas VCMG-, el también líder de Depeche Mode Martin L. Gore –siempre en la retaguardia de Dave Gahan- presenta por su cuenta ‘MG’. Separados por más de diez años, ya había publicado el Ep ‘Counterfeit’ (1989) y el larga duración ‘Counterfeit 2’ (2003), y es en 2014 cuando este nuevo disco comienza a fraguarse aprovechando el parón de la banda después de la publicación de ‘Delta Machine‘ y la posterior gira que se veía recompensada con la edición de ‘Live in Berlin’, un DVD dirigido por su colega el cineasta Anton Corbijn.

Si alguien cree que ‘MG’ es un antojo de estrella, algo que hemos visto repetido en innumerables grupos, bien para su lucimiento en solitario, bien para llevar a cabo un proyecto personal que se aleje del sonido del conjunto, aquí hay dos cosas que no se cumplen. Primero, que Gore no suena muy distinto a las bases o a las programaciones de determinadas canciones de Depeche Mode, y segundo, que no se han incluido voces ni letras para este disco. Un detalle importante, ya que es la primera vez que esto sucede en su carrera en solitario, y más si tenemos en cuenta que Martin Gore ha querido lucir, y mucho, en las últimas giras. ¿Quién no recuerda las interpretaciones con poco tino de ‘Jezebel’ o con mejor puntería de ‘Home’, mientras Dave Gahan abandonaba el escenario para mayor exhibición del segundo vocalista?

- Publicidad -

El concepto se agradece por inesperado y le vincula accidentalmente, sobre todo en cuanto a instrumentación, con Alan Wilder, antiguo miembro de la banda que formó un proyecto paralelo antes de abandonar Depeche Mode bajo el nombre de Recoil. En ‘MG’, a modo de píldoras sintetizadas, Gore esculpe sonidos industriales, golpes atmosféricos y cotas emocionales de sabor metálico. Una banda sonora que no desentonaría en un documental sobre la fabricación de mercancías sin operarios, en una cadena de producción o envasado.

Pero lo que en principio pinta bien se torna lineal. No hay temas especialmente inmediatos y la producción mantiene el mismo tono de la pegada inicial para dieciséis cortes con una duración media próxima a los cuatro minutos. Si a esto añadimos la escasa tensión del álbum, suena menor, menos complejo que los publicados por algunos de los discípulos de la banda. Aunque tampoco incómodo: es de alabar la ejecución minimalista, el aire cinematográfico y su inventiva para que caigas abstraído sin el uso de las palabras.

- Publicidad -

Calificación: 6/10
Lo mejor: ‘Crowly’, ‘Europa Hymn’ y ‘Stealth’
Te gustará si te gusta: mucho Depeche Mode y los discos más experimentales del sello Mute Records.
Escúchalo: Spotify

Lo más visto

No te pierdas