Se llaman Eagles of Death Metal

Por | 18 Nov 15, 21:05

eaglesofdeathmetalEl pasado viernes 13 de noviembre, 136 personas murieron en París como consecuencia de varios ataques terroristas. De ellos, la mayoría, 89, fallecían en mitad de un concierto que ofrecían Eagles of Death Metal en la sala Le Bataclan. Aunque estos días esté siendo lo de menos en medio de todo el dolor dada la gravedad del asunto, el tratamiento que está recibiendo el grupo en los medios generalistas es cuestionable. Y no sólo porque algún despistado les haya llamado “satánicos”.

El pasado viernes de madrugada, cuando encendimos el televisor para averiguar lo que estaba sucediendo, varios comentaristas mencionaron homenajes imaginarios del Empire State o la Torre Eiffel hacia las víctimas, pero no el nombre de la banda que actuaba en la sala. Las informaciones eran vagas en un primer momento, se hablaba de “atentado en una discoteca”, “en una sala de baile” y tuvimos que recurrir a internet para averiguar si se trataba de un concierto y qué grupo estaba tocando en dicha sala. Os aseguramos que no fue tan difícil averiguarlo.

En realidad, da igual quién estuviera tocando, porque el atentado es igual de injusto en Le Bataclan, en un restaurante de París o en otro punto del globo, pero es bastante extraño, por ejemplo, que el pasado sábado RTVE hiciera un informativo de una hora de duración esquivando las palabras “Eagles of Death Metal”, refiriéndose a ellos de pasada como “una banda de rock californiana”. El asunto roza lo irrespetuoso: el asalto se produjo mientras la banda actuaba en directo, ellos pudieron escapar, pero parte de su equipo ha muerto y además 80 de sus seguidores. ¿Ni siquiera merecen una mención en el ‘Telediario’?

La misma línea hemos visto, en líneas generales, en días posteriores, tanto en cuanto a políticos como en cuanto a medios generalistas. Hemos sido testigos de la solidaridad de Angela Merkel, de Mariano Rajoy y compañía, hablando de que este es un ataque para la libertad y para todos, pero me hubiera gustado escucharles dirigirse específicamente al grupo y a sus seguidores fallecidos. El Mundo publicaba el sábado un artículo explicando quiénes son Eagles of Death Metal escrito por Nacho Ruiz de Nine Stories y Gran Derby Records, pero hoy no reproduce en la portada de su web el primer comunicado del grupo. El País le dedica un espacio minúsculo. Hemos visto declaraciones de futbolistas y comentaristas deportivos hablando de las cancelaciones de partidos amistosos por nuevos indicios de atentados, pero las palabras del grupo que fue atacado y cuyos fans murieron parecen no ser tan relevantes.

Cuando ayer en Hannover el partido Alemania-Holanda era suspendido por una nueva amenaza terrorista, la noticia era clara en lo que respectaba al encuentro deportivo, pero confusa cuando se trataba del TIU-Arena, un recinto de conciertos para 14.000 personas que era desalojado según Bild, si bien la noticia no era cierta. El bulo circuló por medios de todo el mundo, generando confusión entre los asistentes de este show de Söhne Mannheims y desde luego entre sus familias. La información de que el concierto sí tuvo lugar hemos tenido que traducirla del alemán. ¿Cómo es posible que se informe de manera más rigurosa sobre lo que ocurre en un partido de fútbol que sobre lo que ocurre durante un concierto, con lo que acaba de suceder en París?

Al final, me queda la sensación de que las palabras “Death Metal” han sido evitadas en televisión como si fueran el verdadero mal, cuando el grupo ni siquiera es de “death metal”, aunque no pasaría nada si lo fuera. O como mínimo de que la música alternativa y la música en directo no son dignas de ser tratadas con rigor, o mencionadas siquiera, en un informativo de televisión, por mucho que las circunstancias sean trágicamente históricas e interesen a millones de personas que van a menudo a conciertos.

Millones de personas que estos días guardan cierta incertidumbre. Como los artistas, que simplemente no saben qué hacer. Titus Andronicus han cancelado su concierto en París por precaución y su mensaje es bien claro, haciendo referencia a la “falta de guía”: “El asalto brutal de nuestro lugar sagrado no nos deja un camino claro que seguir y, sin precedente para guiarnos, erramos en el lado de la precaución, en nombre de nuestros fans, de nuestro equipo de gira, de la gente de las salas y además de nosotros mismos”. U2 también cancelaban en la ciudad, pero por el contrario Wavves decidían actuar anoche. Live Nation ha informado de que fortalecerá las medidas de seguridad en sus shows, según New York Times, pero echamos de menos un poco de apoyo explícito de nuestros dirigentes. Se agradecería oírles hablar un poco más de música, y no estoy pensando ya ni en Interior ni en Defensa ni en nuestra propia seguridad. ¿Hay algún ministro de cultura enterado de lo que han significado estos ataques de manera muy específica para mucha gente?

No puede cundir el alarmismo. La vida ha de seguir. Como siguió para todos los que viajamos en tren, para todos los que hemos tomado un avión. Es sólo que estos días, los seguidores de la música en directo, pensando en las casi 100 personas que han muerto cuando menos lo esperaban y de la manera más absurda, requerimos de “guía” porque una luz ha sido apagada. Titus Andronicus lo explicaban muy bien: “La música y el arte deberían ofrecer un refugio seguro para las preocupaciones del mundo, donde tanto el artista como la audiencia puedan fortalecer sus vulnerabilidades”, decían. Y con mucha razón: la música en directo no es una cosa extraña que no pueda ser mencionada de manera expresa en el telediario de mediodía por rocambolesca, a la que no se le puedan dedicar dos minutos de una pieza audiovisual, es una manera de evadirnos de los males del mundo que estos días necesita un pequeño guiño.

  • victor noé

    Me siento culpable al conocer a la banda a partir del atentado, pero son realmente buenos, de vivir en Paris de seguro hubiera ido a verlos

  • redlim

    Solo citar una frase de la peli que Jesse ha estado haciendo : Rock and roll will always sound louder than Kalashnikovs.
    The Voices of freedom will sing louder than the voices of hate!

    http://gutterdammerung.com/

  • Licia5

    Desgraciadamente las palabras Heavy Metal, Death Metal o incluso
    a veces Rock en pleno siglo XXI sigue teniendo una carga negativa
    para grandes grupos de la sociedad, los estereotipos marcan que es algo para
    gente descarriada o rara que anda en drogas. Si el grupo en el Bataclan hubiera
    sido Maroon 5 o One Direction posiblemente la reacción hubiera sido muy
    diferente. Yo de plano ya perdí la cuenta de cuantas veces desde la adolescencia
    me han mirado feo o raro cuando se enteran que me gusta Marilyn Manson, Iron
    Maiden, Slipknot, Metallica, por mencionar artistas conocidos, incluso hace
    algunos años cuando estaba atravesando tiempos algo difíciles alguien se acercó
    a decirme que necesitaba limpiarme, alejarme de esa música que sólo traía malas
    vibras, obviamente yo no hice caso y al final salí avante sin necesidad de
    prestar atención a supersticiones.

  • wepitone

    Encima cuentan las crónicas que la banda estaba terminando de tocar su “kiss the devil” cuando irrumpieron los terroristas, ¿death y devil seguidos en un informativo?, normal que el común Homo Spanicus Garrulensis piense que son un grupo satánico.

  • Risingson

    A tope con esto, Sebas. Efectivamente es como si ya no sea la cosa de Death Metal, sino la cosa de ir a conciertos la que se evita. Es como si, en el imaginario colectivo, por haber ido a un concierto tienes cierto pecado que te pueda hacer merecer avalanchas o atentados terroristas.

    Para el PP es asi (edit: para praticamente todos los partidos políticos, perdón). Para los medios (televisivos) tambien. Y por alguna absurda razon, intentan meter esa cabeza en los españoles.

    Ah, el mejor artículo sobre el grupo lo tuvo el abc (!)

  • Risingson

    Pues mira, no lo creo. Aunque hubieran sido Maroon 5 hubieran pasado olímpicamente de ellos, me parece.

  • Cheshire Cat

    ¿Por qué se informa con más rigor de los avatares de un partido de fútbol que de un concierto? Pues porque el fútbol es inofensivo mientras que la música, la cultura en general, tiene la capacidad de remover conciencias. Y por ello se la castiga.

  • Licia5

    Tal vez, pero esperemos que jamás tengamos que averiguarlo o volver a ver algo como esto sin importar quien este sobre el escenario.

  • Anmi

    Lo que menos entiendo es en qué momento relacionan el heavy metal o e death metal más allá del nombre de la banda… A mi me encantan y odio ese tipo de rock… Me quedé en shock cuando me enteré que la banda que tocaba eran ellos :(

  • Darío Manrique

    Muy buen artículo.
    Y falta por decir que un periodista de prestigio como John Carlin ni siquiera se molestó en poner bien su nombre en este artículo: http://deportes.elpais.com/deportes/2015/11/14/actualidad/1447520865_052113.html
    Les llama “Eagles of Death” y, muy diligentemente, lo traduce como “Águilas de la muerte”, como si eso (lo de la muerte) encima tuviera algún simbolismo… Si hubiera sido un equipo de fútbol de 3ª regional bien que se hubiera documentado para dar correctamente su nombre.

  • Begoña Bengoetxea

    Dan asco muchas cosas sobre este asunto, pero la indiferencia de casi
    todos los políticos ibéricos hacia la cultura musical es indignante.
    Cómo un tipejo como Rajoy va a referirse a los rockeros que allí estaban
    mando su música, sintiéndola. De eso nada, claro, qué sabe él de esas
    emociones. Menos aún cons u torpeza intelectual y dialéctica. Mediocre,
    que eres un mediocre.

Send this to a friend