Red Hot Chili Peppers / The Getaway

Por | 02 Jul 16, 12:05

rhcpEn 1991, cuando ya llevaban cuatro discos a sus espaldas, Red Hot Chili Peppers se las arreglaron para dar el salto definitivo de mano de Rick Rubin con ‘Blood Sugar Sex Magik’. Ocho años después, conquistaban a una nueva generación de “90’s kids” con su séptimo álbum, el también multiplatino ‘Californication’, que volvía a contener 5 singles como 5 soles por los que cualquier estrella del pop mataría. Reescuchadlos a día de hoy y alucinad de lo bien que han envejecido, de lo “a clásico” que suenan.

Hace tiempo que a los Red Hot, como a U2, les hubiera venido muy bien un álbum que pudiera hacerles ganar nuevo público. El suyo no lo van a perder, el público rockero es poco crítico y muy fiel, pero la marcha de John Frusciante les había dejado definitivamente como vaca sin cencerro, y para muestra el escaso impacto que tuvo en 2011 el malogrado ‘I’m With You‘. Por eso era una idea excelente que el grupo pasara página, dejara atrás a su hombre de confianza Rick Rubin por primera vez en 25 años para probar otras cosas, y llamara a Danger Mouse para la producción de su nuevo álbum, el primero en cinco años.

El single ‘Dark Necessities‘ no puede ser mejor. Contiene la cadencia californiana del grupo, el bajo inequívocamente funk de Flea, su estribillo quema como una tarde de verano a 35º y su aura no puede ser más apacible merced a la bonita melodía y al salpimentado del productor, muy identificable pero sin excesivo protagonismo. La letra, sobre la necesidad de conocer el lado malo de la vida para disfrutar del bueno, y de paso, escribir buenas canciones, acompaña. ¿Lo hace el resto del disco?

No siempre. ‘The Getaway‘, el corte titular, sí sigue una línea parecida. Un atractivo punteo en el puente, los coros femeninos muy bien traídos para hablar de una ruptura y el contenidísimo ritmo funky construyen una excelente intro para el disco. También forman un buen combo ‘Goodbye Angels’ y ‘Sick Love’, ambas inspiradas en la ruptura del cantante Anthony Kiedis con la modelo australiana Helena Verstergaard. La primera es otra buena mezcla del sonido identificativo de Red Hot Chili Peppers con la labor de Brian, con la progresión de la canción remitiendo a una travesía por el desierto en la que se van recobrando las fuerzas a trancas y barrancas. Y la segunda es uno de esos medios tiempos que te reconcilian con el mundo con todo en su justo lugar, desde la guitarra eléctrica al piano aportado por Elton John. Seguro que la mezcla del álbum por parte de la mano derecha de Radiohead Nigel Godrich tiene mucho que ver.

Por lo demás, el grupo se ha echado una siesta aprovechando las altas temperaturas de California, ha puesto el modo piloto automático y ha entregado temas nunca dantescos pero sí inacabados o perezosos. Entre los primeros, un ‘Go Robot’ que después de entregarse al disco cósmico acaba con un fade-out que no creo que haga bailar demasiado ni a nosotros ni a sus fans. Entre los segundos, un ‘Detroit’ que, entre citas a The Stooges y J Dilla, parece encajado en la segunda mitad del disco sólo para que la facilona ‘This Ticonderoga’ -que contiene una cariñosa mención a Flea- parezca mucho más brutal de lo que es.

Hay canciones tan agradables como ‘Encore’ (es conveniente aclarar en medio de todo este “name dropping” que con Calexico se refieren a una autopista y no al grupo) y las temáticas del álbum son interesantes, pues ‘Feasting on the Flowers’ habla de la muerte del guitarrista de los Red Hot Hillel Slovak en 1988 de una sobredosis, ‘The Hunter’ está dedicada al padre de Anthony, ‘Go Robot’ habla sobre la deriva de la promiscuidad sexual en el siglo 21 y muchos cortes hablan sobre el amor con alguien a quien sacas muchos años; pero el grupo no ha podido o sabido o tenido la paciencia suficiente para eliminar un par de pistas y trabajar más otras para que este fuera su disco de comeback definitivo.

Calificación: 6,4/10
Lo mejor: ‘Dark Necessities’, ‘Sick Love’, ‘The Getaway’
Te gustará si te gusta: la suma de Broken Bells a los Red Hot, pero sobre todo, en definitiva, los Red Hot
Escúchalo: Spotify
Cómpralo: Amazon

  • soplagaitas

    Coincido en general, aunque se podría ser incluso más generoso. A su edad no les va a salir mejor el funk que en su etapa dorada y ni tampoco van a conseguir algo tan potente como cuando ficharon a Dave Navarro para el One Hot Minute. Me parece un acierto que se centren en unas melodías más estilizadas, con más presencia de los teclados. Por destacar alguna aparte de los singles, el momento oldie de We Turn Red y sobre todo la luminosa The Longest Wave, que tiene un aire britpop muy conseguido.

    A mi me parece el mejor disco que podían hacer ya entrados en los cincuenta, en la estela del popero By The Way, sin los dos enormes hits que tenía este pero más entretenido.

  • Yex Brown

    Se pueden rescatar la mayoría de canciones, aunque ninguna sean obras maestras. Eso sí, el single Dark necessities es tremendo, destaca mucho sobre el resto.

  • Juan Carlos Trinidad

    Es un disco que crece a cada escucha, a mi realmente cada vez me gusta mas.
    Yo no soy de los que piensan que el anterior disco era malo (en relación al cambio que algunos ven en la banda desde que se fue Frusciante), a mi me encanta tanto o mas que este.

    Esta claro que Klinghoffer no es Frusciante, ni pienso que los otros componentes traten ni de que se le parezca o de rememorar el sonido de este, el sonido de la banda continua intacto (mas pop que el de los comienzos, por supuesto) y la entrada de alguien mas joven le ha venido bien a la banda para animarse a seguir en el negocio, dándole un soplo de aire fresco al resto de la banda.

  • IX

    Muy en su línea, es ese tipo de grupos que no les hace falta evolucionar ni salir de su zona de confort. Y Dark necessities me parece la mejor elección como single. Molan y molarán siempre.
    ¡Grandes RHCP!

Send this to a friend