Quantcast

‘Independence Day: Contraataque’: ¿nos quedamos en casa o vamos a verla?

-

- Publicidad -

‘Independence Day: Contraataque’: ¿nos quedamos en casa o vamos a verla?

independence-dayRoland Emmerich lleva varios años intentando quitarse el traje de fallera. Pero no hay manera. Lo intentó con la pomposa ‘Anonymous‘ (2011), pero su fracaso fue, perdón por el chiste, catastrófico. Lo volvió a intentar con la inédita ‘Stonewall’ (2015), pero no la vio casi nadie. Y los que lo hicieron, según han dejado escrito en Internet, lo van a lamentar toda su vida. Basta echar un vistazo a sus próximos proyectos –el remake de ‘Stargate’, la tercera de ‘Independence Day’ y ‘Moonfall’, otra de catástrofes- para darse cuenta de que Emmerich se ha resignado a seguir haciendo lo que mejor se le da: encender mascletás.

La secuela tardía de ‘Independence Day’ (1996) ha llegado a las carteleras para inaugurar una nueva franquicia. Ante este nuevo ataque alienígena, ¿nos quedamos en casa abanicándonos como si no existiera o salimos corriendo a verla en la sala más grande, ruidosa y refrigerada que tengamos a mano?

Razones para ir a verla

- Publicidad -

1. No has visto la primera. Teniendo en cuenta que ‘Independence Day: Contraataque’ es casi un remake disfrazado de secuela vigoréxica, si no has visto la anterior porque no vivías en el planeta Tierra, esta te puede hasta gustar. Para los que sí vivíamos en el planeta Tierra no hay muchas razones para repetir. Salvo la de siempre, el propio placer de la repetición.

2. Está bien contada. Emmerich «el destructor» tiene un talento innegable para la representación de mil y una variantes del Armagedón. Pero también es un director especialmente dotado para las narraciones corales. ‘Independence Day: Contraataque’ es modélica en ese sentido. Emmerich encadena secuencias y reparte minutos con la sabiduría de un Dos Passos -¡toma!- hasta conseguir una estructura dramática y un ritmo realmente eficaces.

- Publicidad -

3. El sentido del humor. Ver un blockbuster veraniego sin que te ofrezcan unas pocas gracietas de vez en cuando es como comerte un whopper sin bebida «super size me» de grifo: intragable. ‘Independence Day: Contraataque’ entra bien. Tiene humor del malo, los chistecitos de macho alfa de Liam Hemsworth imitando al ausente Will Smith, pero también del bueno, el de la pareja cómica que forman el científico interpretado por Jeff Goldblum y su padre.

4. Una mujer presidenta de Estados Unidos y una pareja mayor abiertamente gay que, como diría Rajoy, “hace cosas” en la película además de cumplir un hipotético cupo, que no creo que aún exista, de-pareja-mayor-abiertamente-gay-en-un-blockbuster. La incorporación de estos personajes no va arrastrar a las masas al cine como un madrileño ante la visión de un ventilador, pero aporta jugosos subtextos a los que sacar punta después.

Razones para NO ir a verla

1. Has visto la primera. Mucho te tiene que gustar este plato para que te apetezca repetir. Lo más normal es lo contrario, que todavía te dure la (in)digestión de la anterior. ‘Independence Day: Contraataque’ está ambientada en un 2016 futurista donde los terrícolas se han apropiado de la tecnología alienígena. Y ya está, este asombroso giro de guión es lo más parecido a una novedad que vas a encontrar en esta secuela.

2. Los efectos especiales. Si por algo se recuerda ‘Independence Day’ es por los espectaculares efectos especiales. En su momento, nos dejaron boquiabiertos. Con los de ahora también abrirás la boca, pero por otra razón. Los CGI son eficaces, faltaría más, pero en absoluto sorprendentes. Además, no hay ni una imagen icónica, tipo la de la Casa Blanca de la primera, que llevarte en el bolsillo. Ni una.

3. El guión. Vale que esto cada vez le importa menos a Hollywood, que las buenas historias están en televisión, y que esta secuela se limita a copiar a modo de palimpsesto las pautas argumentales de la primera. Pero… ¿otra vez la idea de la “hormiga reina” para describir el funcionamiento de la estructura social de unos alienígenas? Y para esto cinco guionistas…

4. El final. Sí, ‘Independence Day: Contraataque’ es otra película más que termina con un salto de trampolín para futuras secuelas. 4.

Lo más visto

No te pierdas