‘The Night Of’: la gran serie que solo podría ser de HBO

Por | 17 Sep 16, 15:12

The-Night-OfHBO ya no es el canal infalible que era antes. O, dicho de otro modo, la competencia es tan feroz que no lo tiene fácil. Esa dificultad ha hecho que en algún momento haya dado algún paso en falso que otro pero también ha servido para que arriesguen más a la hora de dar luz verde a unos proyectos que ningún otro canal o plataforma VoD sería capaz de producir. Si ya con ‘Show me a Hero’, otro producto muy característico de la cadena, dejaron bien alto el listón de las miniseries, con ‘The Night Of’ han conseguido superarlo y, mucho me temo, quedarse con el récord durante unos cuantos años. Lo que en apariencia no era más que la típica historia judicial con un asesinato por medio, en la práctica se ha convertido en una cumbre dentro del género judicial y en otra razón más para afirmar que la HBO juega en otra liga.

Inicialmente la serie iba a estar protagonizada por James Gandolfini pero su muerte hizo que Robert de Niro comenzase las negociaciones para interpretar el papel. Finalmente, un John Turturro merecedor de todos los premios de aquí a dos años, fue quien se llevó el gato al agua. Le costó, no obstante. Tuvo que ver el magistral piloto para aceptar actuar en esta especie de homenaje al cine policiaco y judicial de los años 70 llevado a cabo por dos de los más reputados guionistas que existen en la actualidad: Richard Price y Steven Zaillian. Ambos han firmado los libretos de algunas de las mejores películas de Scorsese mientras que a Price, además de por sus notables novelas, se le recuerda también por haber participado en ‘The Wire’. Zaillian, por otra parte, también se ha puesto detrás de las cámaras en varias ocasiones siendo ‘En Busca de Bobby Fischer’ o la infravalorada ‘Acción Civil’ las más destacadas. Los dos se valen y se sobran para escribir y dirigir este remake de ‘Criminal Justice’, serie británica que narraba las experiencias de Peter Moffat, que también forma parte del equipo de ‘The Night Of’, como abogado defensor.

Lo curioso es que lejos de basarse en las lecciones de Scorsese -cosa de esperar vista la trayectoria de ambos-, Price y Zaillian miran a Sidney Lumet para construir todo sobre lo que ‘The Night Of’ se sustenta. ‘Veredicto Final’, ‘Serpico’, ‘La Noche Cae Sobre Manhattan’ o ‘Doce Hombres sin Piedad’ son las referencias que a uno se le vienen a la cabeza en cada juzgado, cárcel o despacho que aparece en ‘The Night Of’. El realismo crudo característico de esas películas y una puesta escena austera como pocas son los pilares sobre los que transcurren los 8 episodios de este drama judicial con el que HBO se ha marcado un tanto muy necesario tras el último semi fracaso de ‘Vinyl‘.

Un punto de partida en principio simple -un asesinato aparentemente cometido por un joven estudiante de familia pakistaní que afirma haberse encontrado el cadáver cuando despertó- sirve para que, además de introducir unas cuestiones culturales post 11-S muy necesarias, el guión pueda avanzar como una mancha de grasa expandiéndose cada vez más y más. Abogados, fiscales, policías, los padres del acusado, etc. Todos tienen su momento y, por un motivo u otro, se ven afectados por esa mancha que pasa, sobre todo para Nasir Khan, el principal sospechoso, como una apisonadora. Para él no hay salvación ocurra lo que ocurra y no tenemos más que dejar que transcurra el primer episodio, con un ritmo y un desarrollo sencillamente espectaculares, para comprobarlo.

Pero si por algo sobresale ‘The Night Of’, además de por la puesta en escena, fotografía y guión, es por la sobresaliente interpretación de John Turturro. El patetismo con el que compone el personaje hace de su trabajo un digno sucesor del que hizo Newman con su Frank Galvin en ‘Veredicto Final’. Con o sin eccema, Turturro se aleja de la sombra de Gandolfini y De Niro y logra un personaje memorable ya desde que aparece por primera vez en escena enseñando su lamentable tarjeta de visita.

También hay aspectos que no terminan de cuadrar del todo. La abogada defensora y su relación con Nasir está sugerida de una forma elegante pero en ningún momento justifica lo que ella accede a hacer antes de que éste suba a testificar. Son pequeños detalles que no enturbian para nada el resultado final de un remake, insisto en que con un punto de partida bastante poco interesante, pero cuyo desarrollo lo convierte en un ejemplo de guión que, sin necesidad de echar manos de los cliffhangers, toma un caso judicial como excusa para hacer un retrato bastante inmisericorde de unos personajes atrapados en unas instituciones denigradas.

Puede, como he dicho antes, que la competencia sea feroz pero con ‘The Night Of’ HBO ha demostrado que sigue siendo capaz de producir series que ningún otro canal podría. Mucho me temo que va estar entre las 3 mejores series del año.

Etiquetas:
  • david

    He oído hablar bien de la serie, q podría ser una serie de revelación e incluso del año!
    La tengo apuntada en la lista.
    Mientras, a esperar.

  • Anchored

    SPOILERS:

    ¿Alguien me podría explicar las siguientes incongruencias y absurdidades?

    – El abogado interpretado por Turturro, una persona que piensa que todo el mundo tiene derecho a un juicio justo, por lo tanto una persona con gran sentido de la ética, decide representar y asociarse a alguien que a todas luces es claramente el asesino de una mujer. Un asesino que ha atestado 30 y pico puñaladas (si no recuerdo mal) a su víctima. Y no sólo decide representarle, sino que congenia con él y desarrolla una relación casi de amistad.

    – El personaje femenino es (de nuevo) un cliché absurdo, una manic pixie dream girl de manual que básicamente corrompe al pobre e inocente hombre. No sólo es un cliché, sino una arpía, ya que gracias a sus pecados y su mala vida destroza el futuro de un pobre hombre.

    – La transformación, sin venir a cuento, de Khan. En su paso por la cárcel se transforma en un cliché de lo más absurdo sin explicación alguna más que, bueno, eso es lo que te hace la cárcel. Muy profundo, sí señor. El momento que empieza a tatuarse las manos y el cuello, y el majete de su abogado le menea el dedo en reprobación es sonrojante. ¿Nos tenemos que creer que no le diría que está como unas maracas por presentarse así a un juicio? ¿Que no le pondría en su sitio más allá de decirle que no está muy contento con sus decisiones? Absurdo. Ya que estamos, que se hubiera tatuado la palabra KILLER en la frente.

    – La introducción del asesino en el último episodio. Un personaje secundario, que nos habían presentado brevemente, resulta ser la persona que estaban buscando. Un giro perezoso, metido con calzador e imposible de tragar.

    – El trato absolutamente denigrante con el que el personaje de Turturro trata a la joven abogada sin venir a cuento. La condescendencia con la que se dirige a ella, como la ridiculiza cuando está bebiendo alcohol. Ese trato paternalista hacia una mujer adulta como si tuviera 7 años, para luego, como dice la crítica, cargarse el personaje haciendo que cometa dos errores estúpidos y que no representan a la mujer que nos habían presentado. ¿En serio se enrolla con él? ¿Dónde están las escenas de conexión, de atracción, de compenetración? ¡De repente se enrollan! Porque las mujeres son tontas y todas caen rendidas ante un bad boy. Encima dejan al personaje totalmente tirado al final de la serie, ahí se queda, por tonta.

    – ¿De verdad era necesario toda la trama de la cárcel? Aparte de absolutamente absurda, cantaba a relleno por todas partes, ya que la trama original no daba mucho de sí.

    – ¿En serio se supone que tenemos que simpatizar con el protagonista teniendo en cuenta TODAS las pruebas en su contra? ¿Porque es musulmán? A ver si nos tratan como adultos cuando toquen temas como el racismo en la ficción.

    En fin, podría seguir, ya que hacía tiempo que no veía algo tan malo. Personajes femeninos de nuevo bidimensionales y que sólo existen para desarrollar la trama de los personajes masculinos, estereotipos por todas partes y una trama inconexa, hecha con prisa y sin sentido y olvidable en cuanto termina el último episodio. Un bluff a la altura de True Detective.

  • jms

    Soporifera. Bastante tenemos ya con American Crime y OJ Simpson (imperdible)

  • Craseus

    Es muy buena la serie realmente. Una grata sorpresa. Con tanta competencia, principalmente en FX y Netflix, ya le hacía falta a HBO otro hit. Creo que también tienen otro hit en manos con Westworld que la están promocionando como la sucesora de Juego de Tronos, ya veremos el mes que entra.

  • Coincido con algunos puntos. Muy largo el tema cárcel, forzado para justificar su transformación.
    Cuánto tiempo pasó entre el crimen y el (no) veredicto del jurado?
    En lo que respecta a los 8 capítulos, es un crimen que queda impune.

  • Anchored

    Cuatro meses. En cuatro meses Khan se involucra en una paliza a otro prisionero, introduce cocaína en la cárcel, se afeita la cabeza, se hace tatuajes de cárcel, convence a la abogada a meter cocaína en la cárcel (y se enrolla con ella) y rápidamente escala los estratos de la cárcel hasta hacerse mano derecha del jefe, que por cierto ¿por qué controla toda la cárcel, incluidos a los guardas? ¿es un malo de los dibujos de Batman?

  • This is going to sound crazy but I didn’t type the post above. I think someone hacked my disquisitions account.

  • Anchored

    It does sound bizarre, that anybody would have such need to express their opinion about a show that they would take on somebody else’s online persona.

    Anyway, hope it hasn’t given you any trouble. Incidentally, any opinions on HBO’s “The Night Of”?

  • dakween

    Me aburres.

  • The hacker was a guy on Twitter logged into my disqus account. Oh well…Re the show…I really enjoyed it. But I was frustrated with how dumb Naz was over and over but it kind of makes sense because in his position, who knows what I would do. The only thing that didn’t ring true to me was the young female defense attorney becoming infatuated with him.

  • Rafa

    En el primer punto no encuentro que sea una incongruencia porque no estoy de acuerdo con que nos presenten a Stone como una persona “con gran sentido de ética”, sino más bien lo contrario: nos lo muestran como el típico abogado aprovechado que va a las comisarias “de caza”, de hecho el mismo confiesa que la mayoría de sus defendidos son culpables, o él los ve culpables. Es un tipo cuya tarjeta tiene el eslogan “sin cuota hasta que estés libre”, cuando el mismo reconoce que es una estrategia de marketing. En segundo lugar, no es incompatible creer que todo el mundo merece un juicio justo con representar a un tipo “culpable a todas luces”. Aún no era un asesino, sino sospechoso. Ni siquiera estaba acusado todavía.

    Por otra parte, coincido plenamente en el segundo punto. La transformación de Khan no es que no resulta creíble,al final debes sobrevivir, “mirar sin mirar” (por eso lo del look de chungo), pero si que la encuentro demasiado rápida.

    Saludos

  • Rafael

    No estoy de acuerdo con el primer punto. No encuentro que haya habido una incongruencia porque no nos presentan a Stone como una persona “con gran sentido de la ética”, sino más bien lo contrario: nos lo muestran como el típico abogado aprovechado que va a las comisarias “de cacería”. Él mismo confiesa que la mayoría de sus defendidos son culpables o tienen cara de culpables, por lo tanto la inocencia de un cliente no es un requisito para defederlos. Su modus operandis se basa en alcanzar acuerdos y casi nunca está interesado en llegar a juicio. Es un tipo cuya tarjeta de presentación tiene el eslogan “sin cuota hasta que estés libre”, una estrategia de marketing nada ética.

    Una de las primeras cosas que le dice a Nasir es que se olvide de la verdad cuando le pueda perjudicar. En un primer momento no le preocupa si es inocente o culpable, y en ningún momento descarta una cosa o la otra. Le preocupa más el dinero que puede sacarle a sus padres, a los cuales creo recordar que les llega a insinuar que vendan su casa si no tienen la cantidad de dinero necesaria. Su estrategia resulta evidente: alcanzar un acuerdo como hace en la mayoría de los casos y llevarse la cuota mínima (que no es poco dinero), lo cual hace que los padres de Nasir desconfien de él cuando lo comenta “sutilmente” en la conversación con ellos. Por tanto, no es una persona que se base en la ética ni nos lo presentan como tal. Es un personaje con cierto grado de patetismo al que pocos toman en serio y casi nadie en el ámbito lo considera un buen abogado. Pero evidentemente tiene una evolucionando a medida que se desarrolla la trama y es una evolución más que correcta.

    Por otra parte, no me parece incompatible creer que todo el mundo merece un juicio justo con representar a alguien “culpable a todas luces”, alguien “sentenciado” moralmente antes de que se celebre un juicio. De hecho es de lo más razonable, pues esas son las personas más propensas a ser injustamente condenadas. Aún no era un asesino, sino sospechoso. Ni siquiera había sido acusado todavía. En cualquier caso, Stone aún desconoce la gravedad del asunto cuando le propone ser su abogado.

    Saludos

Send this to a friend