The Horrors / V

Por | 28 Sep 17, 14:19

horrors-vHace diez años, justo cuando publicaron su debut ‘Strange House’, pocos apostaron por la valía de The Horrors. Como tantos otros podrían haber sido una nueva víctima del hype, pero los británicos a lo largo de esta década en numerosas ocasiones han demostrado que son muchísimo más que esa banda garagera que se dio a conocer por entonces. Su anterior ‘Luminous’, pese a ser un buen disco, ciertamente pecó de falta de ambición y sorpresas mayúsculas en comparación con el manto shoegaze que explotaron en ‘Primary Colours’ o las influencias post-punk ochenteras que vertebraban ‘Skying’, hasta ahora sus dos álbumes más demoledores. Y digo lo de hasta ahora porque ‘V’, meritoriamente, se postula si no como el mejor, como uno de los mejores discos que el grupo jamás nos ha presentado.

‘V’ es uno de esos trabajos en los que prácticamente nada sobra y en el que el quinteto, sin renunciar a sus señas de identidad, dispara hacia otras sonoridades que sorprendentemente les van como anillo al dedo. Sin ir más lejos, ahí está esa nueva puerta que abren hacia el rock industrial. Aunque hayan teloneado a Depeche Mode este verano, al escuchar apisonadoras sonoras como ‘Hologram’, ‘Machine’ (una de las indiscutibles canciones del año) o ‘World Below’ parece que hayan girado en realidad con Nine Inch Nails o hayan participado en una hipotética gira de aniversario del siempre a reivindicar ‘Mechanical Animals’ de Marilyn Manson.

El papel del productor Paul Epworth resulta, asimismo, esencial en estas nuevas canciones. Gracias a él Faris Badwan se ha crecido como nunca como líder y vocalista y, además, la banda se ha atrevido a coquetear con las pistas de baile creyéndose New Order (‘Something to Remember Me By’) con una naturalidad que para nada rechina. ‘V’, pese a su compleja producción y depender de las guirnaldas electrónicas prácticamente en su totalidad (ahí está ese precioso remolino de sintetizadores al final de ‘Ghost’, por citar un ejemplo), acaba realmente siendo un LP de lo más accesible gracias a piezas como esa ‘Press Enter to Exit’ en la que se dejan abrazar por la psicodelia apta para todos los oídos; o medios tiempos como la bonita ‘Gathering’ (que no hubiera desentonado en ‘Luminous’) o esa ‘It’s a Good Life’ que pide a gritos un dueto con Brett Anderson de Suede. Si con estos temas no encandilan al público que hasta ahora no les había prestado la atención que se merecían, la verdad es que no sabemos con qué podrían conseguirlo.

The Horrors, al igual que Foals o Liars (dos bandas que también han luchado disco tras disco por desquitarse del hype de sus inicios), progresan mucho más que adecuadamente. Aunque todas las canciones, a excepción de ‘World Below’, superan los cinco minutos de duración, ‘V’ es una gozada de casi una hora en total que se escucha del tirón en un suspiro. ¿Estamos ante uno de los discos del año? La duda ofende.

Calificación: 8,2/10

Lo mejor: ‘Hologram’, ‘Machine’, ‘World Below’, ‘Something to Remember Me By’

Te gustará si: ya te gustaban los The Horrors post-‘Strange House’ pero echabas en falta en ellos un accesible toque industrial

Escúchalo: Spotify

La Tienda JNSP