Kikí d’Akí / Breve encuentro

Por | 04 Ene 19, 8:54

Confieso que tenía mis reticencias sobre el nuevo disco de Kikí d’Akí. Después de 10 años justos sin grabaciones de estudio, uno esperaba algo más que un disco de versiones de las canciones de otros reducidas a guitarra eléctrica y voz. Sí, ‘Anexo’ de Single tuvo su gracia, pero solo porque Ibon y Teresa se habían molestado en componer poco antes un repertorio propio y original. De hecho, un álbum de autoversiones de Kikí d’Akí reivindicando su catálogo parecía tener más sentido, máxime teniendo en cuenta que Siesta no ha subido (ni parece que vaya a subir) su catálogo a Spotify. El primer tema, una revisión de ‘Tazas de té’, tampoco prometía mucho: ni es la mejor canción de Carlos Berlanga ni la que más pegaba en este formato reducido.

Sin embargo, ‘Breve encuentro’ termina funcionando por varias razones. La voz de María José Serrano, curtida primero en Las Chinas y luego como Kikí d’Akí más o menos en solitario en varios discos que en los años 2000 implicaron de nuevo a El Zurdo y también a Guille Milkyway y Parade, sigue sonando sobria pero expresiva, bastante característica y capaz de llevarse a su terreno canciones tan dispares como estas. La guitarra de su colega en “Kikí” Sergio López de Haro, apenas acompañada por coros de voces amigas y algún sonido extra como ese timbre de bicicleta en ‘Paseos en bicicleta’, realza las melodías y letras de estas sobresalientes composiciones que pertenecieron a Vainica Doble, Bernardo Bonezzi, Fórmula V, Françoise Hardy, France Gall, Charlie Mysterio y Carlos Berlanga, del que con mayor acierto se ha rescatado la infravalorada ‘Cul de sac’.

‘Breve encuentro’ se ha ido forjando en varios homenajes realizados en directo a lo largo de estos últimos años, y lo mejor es que rara vez cae en lo obvio. ‘Tiempo de amar’ (‘Le temps de l’amour’ de Françoise Hardy) puede ser la elección más evidente, pero su reducción jazzy amparada en chasquidos de dedos es un plus; como también lo es el recordatorio de que ‘Soleil’ existió en castellano. Y no, no pierde ninguna fuerza dramática: “Sol, yo te quiero porque eres fiel toda la vida / Mas el amor no es constante como tú: ¿por qué?”, pregunta desesperada.

Nunca estás de más recordar la importancia del legado de Vainica Doble y aquí aparecen la maravillosa ‘El pintor’, con alguna guitarra subrayando la conexión entre el icónico dúo madrileño y el Donosti Sound; y también ‘Pasos en falso’. De Fórmula V aparece la nostálgica pero optimista ‘Ayer y hoy’, que en 1970 no logró repetir el éxito que un año y unos meses antes habían tenido ‘Cuéntame’ y ‘Cenicienta’, pero lo merecía; e incluso se ha sacado lustre a una de las últimas composiciones escritas por Bernardo Bonezzi, ‘Como en un espejo’. Esta es tan bonita que hasta nos preguntamos si el último disco de este habría agradecido una producción más austera.

Proyecto sencillo, pues, pero en el que los detalles aparecen de nuevo cuidados, bajo la producción de Ramón Leal. En la edición vinilo de Munster Records, cada cara se cierra con un tema en francés, y además de otra reivindicación relativamente perdida de Hardy, ‘Que tu m’enterres’, hay que hablar sobre todo de la maravillosa ‘Dis à ton capitaine’ de France Gall, aquí usada para cerrar.

Calificación: 7,5/10
Lo mejor: ‘El pintor’, ‘Ayer y hoy’, ‘Soleil’
Te gustará si te gusta: el disco acústico de Single, Vainica Doble, el catálogo de Siesta
Escúchalo: Spotify

  • A los discos buenos de versiones como éste hay que decirles que SÍ. Es un acierto la austeridad de la producción, hasta llega a ocurrir que luego te pones las originales y te suenan sobreproducidas. Un poco triste que entre los versionados la gran mayoría no estén ya entre nosotros.

  • vctorvilalvarez no but