‘Green Book’, el gran “crowd pleaser” de los Oscar 2019

Por | 01 Feb 19, 15:20

Desde 2010, cuando la categoría de Mejor película en los Oscar dejó de estar limitada a cinco títulos, casi todos los años ha habido -ya sea por su calidad o por una cierta presión social (el famoso #OscarsSoWhite)- una o dos películas cuya temática ha girado alrededor de la discriminación racial de los afroamericanos en Estados Unidos. Relatos históricos como ‘12 años de esclavitud’ y ‘Selma’, comedias dramáticas como ‘Criadas y señoras’ y ‘Figuras ocultas’, melodramas teatrales como ‘Fences’, películas de género como ‘Django desencadenado’ y ‘Déjame salir’, o emotivas rarezas indies como ‘Moonlight’.

Siguiendo esta tendencia, ‘Green Book’ sería el ‘Criadas y señoras’ o ‘Figuras ocultas’ de este año. El debut en solitario de Peter Farrelly, el mayor de los hermanos que triunfaron en los noventa con taquillazos como ‘Dos tontos muy tontos’ y ‘Algo pasa con Mary’, es una amable comedia dramática tan convencional como efectiva. Haciendo un paralelismo con una de las secuencias de la película, la receta de ‘Green Book’ sería como la del pollo del KFC: simplona y tosca pero bastante sabrosa.

La mezcla de ingredientes “de toda la vida” funciona bastante bien. Cien gramos de drama inspirado en hechos reales (la relación entre el pianista Don Shirley y el chófer y futuro actor Tony Lip), otros cien de discurso racial (el título del filme hace referencia a una guía de alojamientos para huéspedes de raza negra), y un buen chorrazo de comedia basado en el choque sociocultural de sus antagónicos protagonistas (un exitoso y refinado músico afroamericano, y un rudo proletario italoamericano). Si lo cocinas todo a la vieja usanza mientras suena una playlist con clásicos del rhythm and blues, el resultado es un plato tan convencional como apetitoso.

A diferencia de la enérgica y combativa, pero también panfletaria y poco sutil ‘Infiltrado en el KKKlan’ (también nominada a los Oscar), la película de Farrelly apuesta por la concordia y el entendimiento a través de un discurso plagado de buenas intenciones. En ese sentido, ‘Green Book’ se acerca más a la retórica sentimental de la película navideña que a la del drama social comprometido, al ligero cine familiar que al áspero filme de denuncia. Como si de un nuevo ‘Paseando a Miss Daisy’ se tratara, Peter Farrelly nos propone un viaje por el profundo (profundísimo) sur de los años sesenta, cuyo mayor aliciente son sus dos viajantes: Mahershala Ali está fantástico; Viggo Mortensen, inmenso. ¿Logrará dar la sorpresa y “birlarle” el Oscar a Rami Malek, el gran favorito? 7.

  • Williamreid

    Antes de leer esta critica escribí:
    Habra algún tonto que acuse a esta película de ser políticamente correcta y la apropiada para los putos Oscars, pero en realidad esta muy lejos de ser un panfleto antirracista mas. El autor huye de hacer una película sensiblera y lacrimógena, en realidad es una comedia inteligente y vacilona con el mejor papel de Viggo Mortensen que yo recuerde, y mira que yo le había cogido manía después de la infumable Captain Fantastic, pero aquí esta muy salado. De esas películas que la gente sale del cine con una sonrisa tonta convencidos de que han visto una buena peli y encima entretenida. Yo no pido mas.
    (No era mi intención llamarle tonto a Joric que siempre hace criticas certeras, pero no siempre voy a coincidir con el).

  • funambulista

    El titular es un despropósito lingüístico xD

  • Bitch79

    Sólo por ver a ése dios de Ébano que es Mahersala, la veré.

  • Belmondo

    ¿Literalmente? ;-)

  • funambulista

    Jajajaj

  • Supongo que a partir de ahora la pondrán en la televisión americana por cada Navidad, como se hace con “Que bello es vivir”.

    Saludos Musicales.

  • Keroppi

    Muy entretenida. Viggo lo borda.

Send this to a friend