Local Natives / Violet Street

Por | 02 May 19, 13:13

Parece que a los “pobres” Local Natives siempre les va a perseguir el hecho de que difícilmente podrán escapar de las comparaciones con otros grupos. Coetáneos como Fleet Foxes, Vampire Weekend, Grizzly Bear o Foals son alzados como referentes al hablar o escribir sobre este quinteto de Silver Lake, California. Pero lo cierto es que aquí estamos, 10 años después de su debut, hablando de ‘Violet Street’, su cuarto trabajo de estudio. ¿Es posible construir una carrera sin sonar particularmente personal y reconocible? Parece que sí.

La clave, como siempre, está en las buenas canciones. Eso, que en ‘Hummingbird’ escaseaba, parece que logró hacerles recuperar crédito en ‘Sunlit Youth’ (2016), su primer álbum multinacional, especialmente gracias a ‘Fountain of Youth’ y ‘Dark Days’ (un dueto con Nina Persson). Y, si atendemos a eso, no duelen prendas en decir que, sin duda, ‘Violet Street’ es el mejor trabajo de Local Natives hasta la fecha. Si canciones como el precioso single con toques 80s ‘When Am I Gonna Lose You’ (presentada con un gran vídeo protagonizado por Kate Mara –‘House of Cards’– habla sobre la sensación de pensar que una relación se va a ir a la mierda a pesar de que vaya bien) y la sutilmente desatada y cálida ‘Cafe Amarillo’ ya destacaban como suculentos adelantos, lo mejor de ‘Violet Street’ lo mantenían semioculto en el grueso del álbum.

Me refiero a que, liberada un par de días antes de la publicación del álbum, ‘Megaton Mile’ –un baile el día del apocalipsis– presenta una faceta desconocida en el grupo que, añadiendo a Tame Impala y Fleetwood Mac a la ecuación de nombres citada en el primer párrafo, les muestra más poderosos que nunca: a lomos de una tan atronadora como seductora sección rítmica soul con trasfondo psicodélico, presentan una de sus canciones más instantaneamente memorables. ¿Una casualidad? ‘Gulf Shores’, con los rítmicos golpes que propina su gancho instrumental, y ‘Shy’, igualmente bombástica y de final espectacular, dicen que no, que todo forma parte de una misma línea coherente y rotunda.

Cabe atribuir parte del éxito al productor Shawn Everett (Alabama Shakes, The War On Drugs, Kacey Musgraves, Hinds), que logra un maravilloso equilibrio entre lo orgánico y lo electrónico y saca un enorme partido a las riquísimas percusiones y las voces. Y no solo a las de Taylor Rice, Kelcey Ayer y Ryan Hahn (las armonías vocales al estilo del grupo de Robin Pecknold siguen siendo una de sus enseñas), sino que ‘Cafe Amarillo’ crece, por ejemplo, gracias a a aportación voces femeninas próximas al gospel.

Con su colaboración, el grupo se crece jugando con el espacio sonoro –la composición del álbum tuvo lugar en México, tocando en literalmente a campo abierto–, logran que composiciones menos explosivas como ‘Garden of Elysian’ o el bonito broche final ‘Tap Dancer’ resulten apasionantes en lo sonoro, y que absolutamente nada en ‘Violet Street’ resulte mínimamente vulgar o despreciable (especialmente exquisita resulta ‘Vogue’ como introducción). Así, sin duda, importa mucho menos que el nombre de Local Natives siga aludiendo a otros.

Calificación: 7,5/10
Lo mejor: ‘Megaton Mile’,‘When Am I Gonna Lose You’, ‘Shy’, ‘Cafe Amarillo’, ‘Gulf Shores’
Te gustará si te gustan: Fleet Foxes, Grizzly Bear y Foals y añadimos Tame Impala a la ecuación.
Escúchalo: Spotify

Etiquetas:

Send this to a friend