José María Guzmán de los míticos C.R.A.G. se presenta a las audiciones de ‘La Voz Senior’

Por | 09 May 19, 11:02

Tras finalizar semanas atrás la emisión de ‘La Voz‘, anoche comenzaba en Antena 3 ‘La Voz Senior’, una nueva vertiente de la cabecera que Atresmedia arrebató a Mediaset en la que esta vez el talent-show se centra en señores y señoras ya con una edad. Con David Bisbal sustituyendo a Luis Fonsi como coach, sumándose así a Pablo López, Antonio Orozco y Paulina Rubio, el programa comenzaba con una sorpresa algo tragicómica: la participación en él de José María Guzmán, miembro de Cánovas Rodrigo Adolfo y Guzmán –también conocidos como C.R.A.G.–, un supergrupo que reunía a estos miembros de bandas míticas de los 60 como Pekenikes, Módulos, Íberos y Solera.

C.R.A.G. se unían en 1974 conformando una suerte de versión española de Crosby Stills Nash & Young para publicar su debut ‘Señora Azul‘, producido por el igualmente mítico Rafael Trabucchelli y que, pese a ser un fracaso comercial –a excepción de su tema titular, todo un icono contestatario pre-democracia– en primera instancia, ha sido una evidente influencia posterior para artistas de todo corte, especialmente independientes como El Hijo, La Familia del Árbol, Cuchillo o La Ruleta China. Con un par de discos más lanzados en los 80 y diversas idas y venidas a lo largo de las décadas, en 2014 el grupo celebraba los 40 años de su debut en algunos conciertos entrañables.

Volviendo a ‘La Voz Senior’, Guzmán (que en los últimos tiempos ha orientado su carrera hacia el teatro musical, participando en ‘We Will Rock You’, musical de Queen, y ‘Godspell’) se presentó sobre el escenario para interpretar guitarra en mano precisamente ‘Señora azul’. Pablo López fue el primero en darse la vuelta, asegurando que «conocía la canción» y que «era un honor para él tenerle allí». Así que, pese a que Antonio Orozco también giró su sillón, José María decidió inclinarse por el malagueño porque, dijo, conocía sus carreras y se sentía más cercano musicalmente a él.

Pero, si es algo amargo que un artista de su talla se vea abocado a pugnar con anónimos en un programa así, resulta aún más desolador escuchar a Paulina Rubio cómo alucinaba con que él escribiera esa canción (aclaró luego que lo hizo con el grupo) y decir cosas como que «tenía muy buen sonido» de «rock de los 80» («¡70!», la corrigió Guzmán), a Antonio Orozco decir que la canción «le suena», que «está ahí», y a Bisbal que había hecho «cosas técnicas de voz muy chulas».

La Tienda JNSP