The Cure dan una lección de cómo ser cabeza de cartel en Mad Cool; Robyn no se amilana justo después

Por | 14 Jul 19, 11:03

Unos truenos el sábado por la mañana amenazaron con enturbiar el que ha sido el Mad Cool mejor organizado hasta la fecha. El festival ha convocado entre 40.000 y 50.000 personas por día en lugar de 80.000 como el año pasado, pero la experiencia para el asistente medio ha sido mucho más gratificante, a destacar la espera nula de tiempo para coger las lanzaderas de Valdebebas a Plaza de Castilla y las que llevaban de aquí a Cibeles. Al final no llovió ni tampoco Cat Power puso su grano de arena en el camino de la catástrofe, que podría haber sido. La brisa se agradeció en su concierto de baladas de media tarde, culminado junto a su cuarteto de banda por la versión de ‘Shivers’ y ‘Wanderer’. Vestida de negro y con la voz en buena forma, se despidió lanzando setlists tras arrugarlos como si los fuera a tirar a la papelera, y recoger su atril con las letras. Fotos: Andrés Iglesias (excepto Jon Hopkins y Jorja Smith, por Alberto Ortega).

Jorja Smith ofreció también un concierto muy de banda, en el que presentó temas nuevos y su voz siguió recordando a Amy Winehouse. Su grupo, no obstante, era más ‘Frank’ que ‘Back to Black’, con un uso muy blues de las guitarras y muy jazz de los teclados. Todo muy mono pero algo monótono: mucha gente aprovechó para echarse la siesta. Mientras tanto, Gossip actuaban en el escenario principal. Beth Ditto, con su tremendo vozarrón, pese a excusarse por estar mala, se quejaba del calor en medio de la ventisca, y bromeaba sobre cantarse todo el repertorio de The Cure. Entre los highlights, la adaptación libre de ‘Careless Whisper’ de George Michael seguida de ‘Standing in the Way of Control’ seguida de ‘Heavy Cross’. Beth Ditto, muy parlanchina, se despidió diciendo “me llamo Adele y somos The Gossip”. Estuvo muy divertida.

Uno de los grupos que más partido sacó a la carpa Mondosonoro fue The Twilight Sad. Su propuesta post-punk sonó todo lo épica que quisieron, mientras la voz de su líder resultaba tan potente y entregada como emocionante, nunca excesiva. Quien no los conozca ha de echar un ojo a temas como ‘I/m Not Here’ o ‘Videograms’. Mogwai se beneficiaban de actuar en pleno anochecer, la mejor hora para casi todas las bandas, usando los contrastes entre luz y oscuridad como metáfora de su propio set, que arrancó amable para luego por supuesto ir pervirtiéndose a partir de la tercera canción, la cantada ‘We’re Not Done’.

No por haber presenciado ya un par de veces el show de Jon Hopkins presentando en vivo su último disco, el sobresaliente ‘Singularity’, lo suyo impresiona menos. Temas como ‘Emerald Rush’ o el corte titular son aún más impactantes en vivo que en estudio, ayudados por las proyecciones que se dejaron ver tras el propio artista en la carpa The Loop, el que era su escenario natural a eso de las diez de la noche. Hubo momentos realmente bonitos como ese en el que uno de sus protagonistas se lanzaba al vacío mientras sonaba uno de los temas de mayor aceptación, además con un sonido impecable. De nuevo, de lo mejor visto en el festival. En la carpa contigua actuaban Delaporte, un poco víctimas del propio volumen de Hopkins: sus graves se perdían entre los del pianista derivado en productor de electrónica, y sus bases sonaban por tanto muy poco definidas. Pero Sandra no dejó de darlo todo en ningún momento, pese a que no pudiera oírsela con claridad, en canciones como la explosiva ‘Ni un beso’, celebradísima, o ‘No te vas a olvidar’, en la que el dúo replicó el baile final con disparo de su videoclip. También llevaron sus fueguecillos artificiales.

The Cure salieron con 15 minutos de retraso y ahí casi, casi se acabaron los defectos de su concierto de más de 2 horas, que era retransmitido por La 2 de RTVE, convirtiéndose en trending topic como el día anterior lo había sido el de Smashing Pumpkins. Una pena que alguna gente se dedicara a comentar la edad o el estado de forma de Robert Smith: estuvo muy bien de voz y su banda ejerció una laboriosa tarea de recreación en los teclados, punteos y bajos que parecen guitarras que han creado escuela. La apertura romántica con ‘Plainsong’ y ‘Pictures of You’ fueron una absoluta chuchería.

Pronto emergen clásicos como ‘Lovesong’ y ‘Fascinationstreet’ y la emoción es palpable. La explanada principal de Mad Cool no se veía tan llena desde Pearl Jam. Ni tampoco tan satisfecha. El sonido es espectacular desde casi cada rincón del recinto, permitiendo que brillen con acústica ‘In Between Days’ y ‘Just Like Heaven’ o que la gente se recree en la parte más rock de ‘A Forest’. Únicamente alguna pista como ‘39’ suena innecesaria cuando te acercas a las 2 horas de concierto, y hay gente que decide ir tomando asiento en el césped artificial.

The Cure se reservaron para el bis temazos como ‘Lullaby’, ‘Why Can’t I Be You’, ‘Friday I’m in Love’ o en último lugar ‘Boys Don’t Cry’. Se ve a Robert Smith emocionado cuando, sin guitarra, hace una versión saltarina de ‘Close to Me’. La verdad es que con tantísimo hit, daba un poco de palo recordar lo que como cabezas de cartel habían supuesto The National y Bon Iver. Por suerte para los demás, The Cure actuaban el último día.

Robyn, que no lleva 40 años en la música, sino que acaba de cumplir 40 años, actuaba justo después en un escenario perpendicular y, por extraño que parezca, su show no quedó nada deslucido. Parecía hasta una continuación lógica de The Cure, y no por ochentero sino como modo de celebración de lo que pensabas que no iba a salir bien pero ha salido estupendo. La cantante apareció bastante después de su banda y de que su voz sonara por primera vez, comenzando con su vertiente más electro, pero luego dando paso a un set mucho más orgánico. Tras ‘Indestructible’, ‘Ever Again’ y una muy renovada ‘Be Mine’ llaman la atención por sus líneas de guitarra, en directo a medio camino entre Prince y el Nile Rodgers de ‘Like a Virgin’. ‘Because It’s In the Music’ y ‘Between the Lines’ suenan tan elegantes y a la vez asequibles que hasta te preguntas si su producción obtusa en el estudio era la óptima, pues en directo ganan. Rodeada de telas blancas, dobles alturas, un bailarín como salido de una “ball” neoyorquina (sobre todo en ‘Love Is Free’), Robyn da el concierto de art pop perfecto que hace tiempo que Róisín Murphy parece querer esquivar. Apoyada en unas tomas vocales pregrabadas tan bien disimuladas como las de Alison Goldfrapp, ella sí que no evita hits como ‘Dancing on My Own’, ni ‘With Every Hearbeat’. Y mira que sobre todo de esta última y con tantísimas ideas, podría haber pasado a mejor vida. Esta no es la Robyn que vi en vivo hace 10 años. Menudo crecimiento: maravilla.

Cerraron el festival Years and Years, con una diferencia cualitativa abismal entre los temas del primer disco y los temas del segundo, que difiriendo de lo que opinaron mis compañeros en este site, me parecen la perfecta definición de la mediocridad. Vibramos con ‘Take Shelter’, ‘Worship’ o ‘Desire’, y cuando sonaban temas más recientes, el grupo parecía verse obligado a optar por una escenografía tan kitsch y sobrecargada como la de ‘Palo Santo’: Olly Alexander, tan enamorado de sí mismo como todos los actores, portando un vestido con una cola de varios metros hacia delante que cubría las escalinatas, y sin parar de subir y bajar de una plataforma tipo ascensor sin demasiado sentido, como si estuviera en una semifinal eurovisiva. Por suerte, el grupo dejó un sabor de boca excepcional cerrando con ‘King’ y haciéndola sonar como el himno oficial de Mad Cool, con varias personas tarareándola camino a las lanzaderas. Hablando de actores, Paco Leon se dejó ver entre las primeras filas de este último concierto.

Mad Cool ha anunciado ya que en 2020 se celebrará los días 9, 10 y 11 de julio.

  • Williamreid

    ¿Se pueden ver todos esos conciertos seguidos y no desfallecer? ¿Estabas de pies, sentado, tumbado, a la sombra, al sol, coca colas, bocadillos? Yo ya no soy capaz, ni gratis.

  • mardebering

    Paco León y Palo Santo menudo planazo….ufff¡¡ por cierto Robert Smith no está tan viejo ¿¿mal estado de forma?? desde cuando Smith salta y hace pogo en sus conciertos…¿?

  • Williamreid

    Solo le ha faltado decir que al salir de allí se fue a los San Fermines a correr el encierro.

  • Chanfle80

    Y ni rastro de Prophets, lastima que te perdieras el mejor concierto del día, lo más cercano a lo que tiene que ser una banda en un festival, no un duermeculos

  • It (Eso)

    Robyn <3

  • Carabiruri

    El único concierto en el que estuve de The Cure en 2004 empezó exactamente con las cuatro canciones por las que empezaron, y por lo que he visto en los setlist de los últimos conciertos no era algo usual. Sonaron exactamente igual y el concierto fue mejor incluso que el que vi por aquel entonces. El final fue la leche porque para The Cure fue un concierto corto, era casi en plan, “ehhh, que toco otra hora más” xDDD

  • Lo que tienen los puntos de vista.

    Te ha faltado comentar a Johny Marr que estuvo fastuoso con un tono de voz que cada vez se parece más a la que lucia Morrisey en los Smiths.

    A Cat Power le fallaba la voz, bastante ademas, por otra parte no entendí muy bien el balanceo de sonidos, el piano y la batería estaban lo siguiente a altos, y a ella a veces ni se la escuchaba, es cierto que comparado con el concierto de Cat Power tipo de hace algún tiempo es un gran avance pero vaya.

    Yo no vi a nadie echándose la siesta en Jorja Smith pero imagino que los habrá, yo me medio dormí el día anterior en Wolfmother asi que uno solo elige el concierto que menos le atrae, que en tu caso parecía ese. Lo cierto es que el sonido fue fabulosa, la banda majestuosa y ella tiene una voz celestial y una presencia en el escenario impropia de alguien tan novata, sensacional.

    Coincido que Twilight Sad y Parquet Courts (problemas de sonido aparte) fueron de lo mejor de la noche, los escoceses son una apuesta segura (es la sexta vez q

  • jesper

    Es un festival, no una competición

  • Hombre si Prophets of rage son una banda yo soy la reina de Saba, Vale que son leyendas, vale que tocan temazos, pero ya esta, son una banda revival como las hubo y las habrá siempre, y desde luego ir a ver una sola banda a un sitio donde el resto te parecen “duermeculos” mucho sentido no tiene.

  • Anoche fue noche de leyendas para mí: fuimos a ver a Miguel Ríos tocando con una orquesta, en el Teatro de la Axerquía, de Córdoba. Nunca había visto un llenazo tan grande ni tantas ovaciones en pie en ese teatro (un lujo al aire libre, con una acústica modélica, que tenemos en Córdoba). Estaba claro que era una noche histórica, y Miguel Ríos (75 años: un respeto, oiga) tenía la voz en plena forma, aunque obviamente no daba carreras por el escenario como al inicio de los 80.
    Anoche también grabé el concierto de The Cure en la 2, y acabo de ojearlo. Que Robert Smith siga siendo capaz de dar, con su banda, un concierto de 2 h de este nivel, me parece de chapeau absoluto. Y que su voz siga siendo capaz de emocionar (con lo que ha trasegado esa garganta…), al igual que con Miguel Ríos: un respeto, oiga.

    Así a lo tonto, me doy cuenta que me emociona escuchar a estos señores no sólo por la grandísima música que han hecho ambos (cada uno en su estilo, ambos dispares a más no poder), sino por el recorrido de varias décadas: cuando comencé a escucharles, yo era un chaval imberbe. Ahora mis hijos van a la universidad, y las canciones de Miguel Ríos y de The Cure, como de tantas otras bandas, han sido la banda sonora de mi vida. Y me siguen poniendo la piel de gallina tanto “Santa Lucía” como “Close to me”.

  • Mario Rodriguez

    A Cat Power en la primera fila se la oía de lujo. Me hice fan de Beth Ditto desde minuto cero. Ojalá Yonoka y Black Honey (ambos parecían un poco mosqueados) algún día llenen pabellones. Carpenter Brut con “She’s a maniac” ha sido el mejor cierre de la historia.

  • Williamreid

    Esta estupendo, este año solamente le han operado de la cadera y del juanete. La próstata muy bien.

  • 186.128 personas en 4 días. Todo el mundo diciendo que estaba de lujo organizado pero influye mucho que cada día había 31.000 personas menos que el año pasado.
    Menos gente significa menos colas en las barras (camareros muy majos pero igual de lentos que ediciones anteriores), menos colas en la comida o menos espera en los baños (algunos ya a rebosar e inutilizados en la parte de chicas a eso de las 2am).
    Estábamos muy a gusto pero no sé si es sostenible que siga funcionando MadCool con este aforo.
    Por otro lado, para los que vivimos en la periferia espero que vuelva el párking. Este año avisaron con 3 días de antelación que no habría y daba pena ver IFEMA con los parkings vacíos. Ofertar aunque sea 3.000 plazas soluciona la movilidad de hasta 15.000 personas que unas lanzaderas que te dejan a las 4am en Plaza Castilla no nos ayuda en nada. Si no lo ponen fácil habrá gente que dejará de ir.
    Positivo la calidad general en el sonido de los escenarios (salvo en la carpa pequeña donde necesitabas estar muy cerca del escenario para que no te llegará sonido de otros lados), las fuentes de agua potable y la limpieza que hay, no escatiman en trabajadores y eso se agradece.
    De conciertos me quedo con Iggy Pop, Chemical Brothers, Marina, Delaporte, Vetusta Morla, Eric Pryzd, Gossip, Robyn y The Cure. Algo decepcionado con el directo de The National a los que tenía ganas.
    Y parecerá coña pero un aplauso por la zona discotequera cañí de los coches de choque de Mahou. Estuve de pasada pero creo que es un generador de buen rollo necesario en un festival así.

  • Carabiruri

    Lo de JNSP con Jorja ya comienzo a pensar que es personal. No les gusta, en general.

  • FERNANDO COLINO

    Una pena que no hable nadie del concierto de The 1975, que fue genial. Enérgico, bien cantado, con bastante cuidado en la imagen y el público entregado. Claro. coincidió con The Cure, y el propio cantante Matthew Healy se quejaba de ello…
    Robyn estuvo maravillosa, emocionada con el público cantando a coro “Dancing on my own”. También a veces se agradece que un concierto no sea una sucesión de canciones sino versiones distintas, más desarrolladas…
    Y respecto a la organización, los peros que se encuentren serán porque son muy buscados. A primera hora había chicos con aspersores de agua para refrescar a la gente; muchísimo personal de seguridad muy atento en todo momento; horarios perfectos; poco tiempo de espera en barras y demás…

  • Antarctic Monkeys

    The 1975 quejandose de coincidir con The Cure…Como si Justin Biberon se queja de coincidir con Charlotte Gainsbourg…

  • Antarctic Monkeys

    Jorja es sensacional pero su disco fue muuuuy meh.

  • Antarctic Monkeys

    Cosas del Mad Cool que tiran pa atras: Aforo rollo exodo, festival mastodontico de vamos a x todos los artistas que esten libres, da igual si estan de actualidad por alguna razon o no, Julio en Madrid? mejor agosto en Sevilla ya que estamos. El nombrecito cutre tp ayuda, la verdad.

  • mardebering

    jajajajaja

  • Carabiruri

    Pues para mí el disco tiene más sustancia que la mayor parte de los debuts a los que aquí se les da bola.

  • Antarctic Monkeys

    Si, si tienes razon, pero me esperaba mas de ella.

  • xabier

    The Cure juegan en otra liga…..tienen repertorio para dar las horas de concierto que les apetezca….con 2 horas está perfecto.

  • mardebering

    “Santa Lucía” no casa con “Close to me” ictus escucharlas una después de otra, son antinatura.
    jajajajajaja

  • mardebering

    39 por favor que no la toquen más, de su peor época.

  • Ganso

    El Bloodflowers es uno de los mejores discos…

  • Tristán

    Yo lo di todo en YONAKA literalmente y ella majísima oye.

  • Mario Rodriguez

    Yo también, en primera fila, como en el PS el año pasado, pero en Barcelona les vi más alegres. El disco me encanta y eché de menos que ya no toquen Bubblegum.

  • vija

    El concierto de The cure es un ladrillo que no se tragan ni sus fans más acérrimos

Playlist del mes

Send this to a friend