Lykke Li no dejará de hacer música, pero sí cambiará su enfoque: “el pop es horrible, me da dolor de cabeza”

Por | 02 Ago 19, 18:44

En las últimas horas Lykke Li ha puesto a algunos de sus fans al borde del colapso, después de que el pasado miércoles el diario británico The Telegraph publicara una entrevista con ella. La entrevista tenía lugar en Londres el pasado 13 de julio –días después de su actuación en Mad Cool 2019–, poco antes (y poco después) de que la artista sueca se subiera al escenario de Hyde Park para telonear a Florence + The Machine ante 60.000 personas. De manera curiosa, el periodista Neill McCormick detalla cómo su hijo de tres años, Dion, pulula nerviosamente por el camerino, y cómo Li le explica que el día antes en Barcelona presenciaron el asesinato a sangre fría de un hombre en el Poblenou barcelonés.

Ya después de la actuación, más relajada, la autora de ‘so sad so sexy‘ ofrece a McCormick una charla sobre el punto de su carrera en el que se encuentra. Lykke parece asumir que, pese a haber cosechado grandes críticas, nunca va a lograr lo que se entiende por éxito. “Nadie sabe quién soy, pero me parece bien”, dice. Y es que, con “indiferencia” (en palabras del periodista), Li parece asumir que el pop no es lo suyo. “El pop es horrible. Me da dolor de cabeza” suelta, regalando al plumilla el titular de su reportaje. “Si no tiene buenas letras, ni siquiera puedo escucharlo”, prosigue. “Me gusta el oficio de componer canciones, Bob Dylan, The Beatles. Siempre parte de un piano o guitarra. Pero estoy en la era de los ordenadores y estoy haciendo algo de mi tiempo. Me emociona crear un paisaje sonoro, algo que no es la realidad. Yo escucho 400 capas y, en mi mente, me imagino ser Angelo Badalamenti. Pero soy sueca y adoro a ABBA, así que como por accidente se convierte en música pop”, concluye con sorna.

Su diatriba prosigue, poniendo el acento en que ella ni siquiera es buena cantante –”apenas puedo hacerlo”, dice antes de recordar el embarazoso momento en que no casi no es capaz de afinar mientras grababa ‘Songs of Innocence’ con U2– y que para ella su gran talento es que sabe transmitir emociones, aunque ni siquiera las sienta en sus propias carnes –asegura ser muy feliz ahora, pese a que desliza que su relación de pareja con el también músico y productor Jeff Bhasker, padre de Dion, ha terminado–. Pero de todo esto lo que más está dando que hablar es el final de su entrevista, cuando habla de su recién estrenado EP ‘still sad still sexy‘, apéndice a su último trabajo de estudio con remezclas, un par de inéditos y dos versiones desnudas de ‘deep end’ y el tema titular. Lykke se muestra especialmente orgullosa de las dos últimas y dice “eso es lo que prefiero hacer, (enfocarme) más en el sentimiento (…). Ese tipo de música me rompe el corazón y lo cura al mismo tiempo. Estoy segura que es el fin de mi carrera, pero no pasa nada. Voy a tener (cada vez) menos y menos fans. (Pero) si tengo 10 personas que aún creen en mí, estaré bien”, remata con un tono que McCormick no sabe interpretar si es broma o no, ya que antes decía que le preferiría escribir para otros, pasar a otro plano. Luego añade “es un gran privilegio y un accidente hacer dinero de la música. Esa nunca debería ser la razón por la que la haces. Ya tengo mi pequeña casa. Recortaré mis gastos. Mientras pueda pagar las facturas, estaré bien”.

Quizá esto no hubiera dado tanto que hablar si no hubiera sido porque la propia artista subió a su perfil de Instagram la entrevista a doble página del diario británico y destacó precisamente esos titulares que ni siquiera aparecían destacados por el periódico. La alarma cundió en algunos fans, que interpretaron que Lykke dejaría la música. Al día siguiente –ayer jueves– Li subía una foto con un revelador texto en el que aclaraba que no va a dejar la música porque es imposible para ella, pero sí que su enfoque va a cambiar radicalmente. Dice así: “Quería decir algo porque ha habido algunos malentendidos. No abandono la música, es decir, la abandono cada día pero es imposible. La música es la única razón por la que aún soy capaz de reír, correr, llorar, bailar, entender qué coño es la vida y porqué el amor en particular es tan difícil. Nada me llega más, me sana más, me mata más que la música. La necesito y necesito seguir haciéndola. Pero sí, dejo (LOL lo intentaré, ¡intentaré!) de intentar ser alguien o algo o conseguir un tipo de éxito que con toda honestidad no me importa nada en realidad. (…) Todo lo que digo es que quiero volver a mi cueva y únicamente hacer cosas que quiera o realmente me emocionen. Pero, por supuesto, probablemente volveré a hacer alguna movida que en realidad no me guste o importe porque también es importante intentar, equivocarse, colorear fuera de los márgenes, como recordatorio de dónde están tus límites. Porque es un proceso y así es como es la vida. ¿No es como eso que dijo Bob Dylan: “la vida no trata de encontrarse a uno mismo, sino de crearse a uno mismo”? No lo sé, ¿qué pensáis? Discutamos. Quiero decir, por supuesto que no “abandono”. Solo intento librarme de la vieja ambición/expectación”.

De todo esto se puede asumir que, en cierto, modo, no está especialmente orgullosa con el enfoque estético que ha tenido ‘so sad so sexy’, más orientado al hip hop y el R&B, a mostrarla como una diva pop. Y que, quizá, ella estaba más satisfecha con el enfoque hippie de aquel proyecto colaborativo, LIV, cuyo álbum quedó en un limbo. O incluso con el melodrama exacerbado de ‘I Never Learn‘. En todo caso, parece que los desencantados con esta última etapa –que los hay, pese a que nos ha dejado maravillas inapelables como ‘hard rain’, ‘deep end‘, utopia‘ o ‘two nights’– estarán de enhorabuena cuando regrese Lykke Li. Sea cuando sea.

Ver esta publicación en Instagram

hej mina hjärtan. i wanted to say something cause i think there has been some misunderstandings. i’m not quitting music, i mean, i quit everyday but it’s impossible; music is the sole reason i’m still able to laugh, run, cry, dance, understand wtf life is and why love in particular is so difficult. nothing touches me more, heals me more, kills me more then music. i need it and i need to keep making it. but yes i think i’m quitting ( lol i’ll try, try!!! ) trying to be somebody or something or achieve some type of success that in all honesty i actually don’t care about. it’s a really complex thing when you start living of your art cause all the sudden it becomes a case of economy, streams, demand, value etc etc etc. who cares? as soon as you start thinking of all that, god walks out the door. and it can sometimes be hard to not be affected by all this in this day and age. all i’m saying is i want to go back into my cave and only do things i want or truly excite me. but of course i will probably again sometimes do some shit i don’t really like or care about because it’s also important to try, fail, color outside your own lines just as a reminder of where your boundaries are. cause it’s a process and that’s what life is. isn’t it kinda like bob dylan said: life is not about finding yourself it’s about creating yourself? i don’t know, what do you think? let’s discuss. i mean, of course i’m not “quitting”. i’m just trying to let go of some old ambition/expectation.

Una publicación compartida de Lykke Li (@lykkeli) el


Etiquetas:
  • Sin Ser Nada de Eso Yo

    Me recuerda a la crisis por la que hace poco pasó Roisin Murphy. Es comprensible su frustración al tener talento que tienen, y ver que las que triunfan son unas mamarrachas ensalsadas por la industria.

  • ZeRaLoGe

    Gracias, el último álbum fue horrendo.

  • eumesmo

    Pues si tiene una estabilidad económica que se lo permita, me parece genial que se dedique a hacer lo que le apetezca, cuando le apetezca. Y vaya por delante que yo creo que “so sad, so sexy” no es tan mal disco (aunque los remixes me sobran bastante).

  • CRL

    Con lo bueno que es so sad so sexy.

  • Frikomid

    Dejando lo musical aparte; espero equivocarme pero a juzgar por lo que leo aquí de Lykke Li está pasando por un momento personal pésimo, se nota pura desazón y desencanto en todo lo que dice.

    Ojalá no sea nada y dentro de poco vuelva a estar bien, ya sea para componer o hacer lo que la de la gana.

  • Avalancha

    so sad so sexy me encanta y creo que ha sido poco valorado pero es cierto que me gusta más la Lykke que hace canciones como Sadness is a blessing o Love me like i’m not made of stone, así que si se aleja del pop y se centra en hacer canciones más emocionales pues yo que me alegro.

  • Gass

    Pues líricamente el último álbum era un truño. En general lleno de repeticiones y letras más bien básicas y simplonas que no transmitían nada. Sonoramente no estaba mal pero era muy random porque, literalmente, es el estilo que todo el mundo está haciendo ahora. Esperemos que se deje de los writting camps y componga ella solita la música como ha hecho anteriormente. Siempre le ha ido muy bien así.

  • rombo

    Esperemos. Me gustaba la trayectoria que llevaba pero el último álbum fue una mierda como una casa.

  • Tranny

    Desde que los traperos, muy cool todos ellos, empezaron a usar el calco anglicista “hacer dinero”, cada vez lo usa más y más gente. Se dice GANAR dinero. Los únicos que “hacen” dinero son organismos estatales especializados, como aquí la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre (aunque, en realidad, sólo hacen billetes y monedas, no dinero, pero eso es otra historia).

    https://uploads.disquscdn.com/images/9f62db988b3de7dc7c57f08da5bc0b704c14f65294dff6189197d20465eb5163.gif

  • Avalancha

    pues a mí so sad so sexy me encanta y me ha gustado esta faceta más pop pero me gusta más cuando hace canciones como sadness is a blessing o love me like im not made of stone. así que si se aleja un poco de intentar agradar a un público más mainstream y hace canciones más personales y centradas en las emociones pues yo que me alegro, al fin y al cabo es la Lykke que más me gusta.

  • David Fernández Núñez

    Lykke Li lleva dos discos poco destacables más allá de algunas canciones sueltas. Normal que haga estas reflexiones. La diferencia es que es muy sincera, y lo que otras se callan, ella lo dice. Pero una pena que reniegue de esa forma de la música pop. En fin…

  • ThePhantom

    Que bien te expresas 😊

  • Carvey

    Qué honesta, la adoro. Seguro que sigue con el buen trabajo. A mí me gusta todo lo que ha hecho, evolucionando lo suficiente y a la vez lo justo para no perder su esencia. Eso sí: Wounded Rhymes es su obra maestra difícilmente igualable.

  • mardebering

    Todo esto fijo son problemas sentimentales, un “mecago en el mundo” de libro sumado a que no asume sus limitaciones ni sus prioridades artísticas, o acaso no sabe que nunca va ser Beyoncé ni Adele por decir alguna de su quinta, o será también que le dicen (o lee) que su último disco era lo más y luego no vendió un pimiento, cuando su último disco tiene más o menos 4 canciones buenas y todo lo demás es prescindible.

  • Tranny

    Jajajajaaj… Estoy en plan coña. Quiero decir, lo digo en serio y es verdad, pero también es coña sabionda. Gracias de toas maneras :)

  • Carabiruri

    Roisin desde que dejó Moloko se alejó de lo comercial. Le lleva 10 años, no 50.

  • Carabiruri

    El trap tiene toda la pinta de que en cinco años será recordado como una moda hortera. Una vez que todo lo que sale es la copia de la copia de la copia, y que hasta hay traperos que afirman eso… lo que me temo es que otra moda lo hará bueno y todo :s

  • Carabiruri

    Pues oye, debe estar quemada porque su último disco es muy bueno, y yo hasta la fecha no había sido capaz de escuchar uno entero de ello. Deep End para mí fue el temón del año pasado, y eso que ese rollo normalmente no me suele emocionar, pero cuando algo es bueno es bueno. Por otra parte, como dice ella viene del país del pop, pero al hablar de pop habla de un género musical no de la música que más lo pete en el momento que es como usa el término siempre jnsp y las listas de venta. Yo espero cosas buenas de ella a partir de ahora, sinceramente.

  • ᗰᗋᗰᗋԌしᗋᗰԱГ

    Bah, no me creo nada, lo mismo busca atención mediática.
    Eso si, el talento no se lo niego, junto a Grimes, es de las que más me gustan últimamente…..

  • Tranny

    Cuando se pase la moda del autotune (que a mí no me disgusta, pero lo de ahora ya es abuso), volverá a ponerse de moda que los CANTANTES CANTEN BIEN.

    Es que flipo con la soberbia de los traperos. El otro día Bad Gyal diciendo en mitad de un concierto: “me da igual que digan que canto mal, yo lo doy todo”. Vamos a ver, imaginemos, por ejemplo, que vas a una peluquería a que te corten el pelo, te echen unas mechas y te peinen, y de pronto el peluquero te suelta: “me da igual que digan que no sé usar las tijeras, yo lo doy todo”. Pues mira, yo lo siento mucho, pero con las mismas levanto el culo y me piro, y a esa peluquería no vuelvo a entrar. No quiero trasquilones en mi melena.

  • Chris

    Entiendo tu punto de vista! Personalmente prefiero ver un concierto que tenga baile, visuals, espectáculos y poder moverme un poco en vez de uno del rollo Adele (que está genial igualmente e iría a verla). Ahora veo mucho que en la música se considera artista solo al que sabe cantar y Bad Gyal no tiene mucha técnica vocal pero es súper entretenida de ver, no necesita de técnica vocal para hacer lo que hace, no sé, a ver si un día sale un Mariah feat. Bad Gyal y ya puedo estar contento con todas mis ramas de fag a la vez ♥

  • Tranny

    A mí me gustan los conciertos de todo tipo. Pero normalmente, las artistas pop que se marcan coreografías, visuales, luces, etc, también saben cantar o, al menos, saben afinar. Beyoncé, Lady Gaga o Xtina bordan todo eso a la vez. Luego están, por ejemplo, J Lo, Madonna, Janet, las Spice o Britney, que no son grandes cantantes, pero bueno, afinan, entonan y le ponen emoción. Pero joder, es que Bad Gyal o C Tangana sin autotune provocarían otro diluvio universal. Seguro que Bad Gyal es super entretenida de ver, no lo dudo, pero ¿es entretenida de escuchar? No sé, ya que cantas, hazlo medio en condiciones.

    De todas formas, aunque la ponga a ella como ejemplo, pienso que casi ningún artista de todo este movimiento del trap latino sabe cantar, y no me refiero a la técnica sino a un mínimo de talento vocal. Hay muchos ejemplos de grandes cantantes que no han pisao una academia de canto hasta que ya llevaban muchos años en la música, o que directamente no la han pisao nunca (les pasa factura en las cuerdas vocales, pero eso es otra historia).

    Lo que quiero decir, resumiendo, es que el en el pop siempre ha habido unos estándares mínimos de talento vocal y, desde que el trap es el nuevo pop, esos estándares se han bajado tanto que han acabado desapareciendo.

  • Carabiruri

    Yo creo que seguirán teniendo su nicho de mercado, pero dentro de un par de años posiblemente la gente ya no les reirá las gracias tanto. El pop y el rock como lo conocíamos tendrá que reflexionar y reiventarse también, porque últimamente ideas había pocas. Por eso de pronto cosas como el trap han pegado el pelotazo y miedo tengo a lo que le suceda sea peor… espero que no.

  • Tranny

    ¿Peor que cantar mal, escribir mal y bailar regular? Sólo se me ocurre que tus amigos productores te den la espalda.

  • Nouveau Surlaterre

    Yo pensaba lo mismo del Reggaeton al comienzo de los dosmiles y mira…

  • Nouveau Surlaterre

    Me gustaría leer que a Lykke li le gusta algo de lo que ha hecho… en su día leí que se avergüenza de su primer disco.

  • Eclectic

    Hay mucha gente que hace música pero no la conoce nadie y es feliz trabajando. A veces ser reconocido no te da mas trabajo, mira los triunfitos..

  • Carabiruri

    Perdona, pero el Reggaeton lo petó a principios de la década pasada pero decayó del foco mediático, y hace relativamente volvió a ser representativo. No dudes que otra moda le pasará por encima. De todas formas el reggaeton de hoy en día poco se diferencia de la pachanga de toda la vida, dentro de poco hasta Bisbal hará uno. Al tiempo.

  • Carabiruri

    Puff, no subestimes al género humano. Es capaz de lo peor y de lo mejor xD

  • funambulista

    Pues el ataque al pop es capítulo 1 del manual de dramatismo egocéntrico. No me parce honesta.

Send this to a friend