Lykke Li no dejará de hacer música, pero sí cambiará su enfoque: «el pop es horrible, me da dolor de cabeza»

-

- Publicidad -

Lykke Li no dejará de hacer música, pero sí cambiará su enfoque: «el pop es horrible, me da dolor de cabeza»

En las últimas horas Lykke Li ha puesto a algunos de sus fans al borde del colapso, después de que el pasado miércoles el diario británico The Telegraph publicara una entrevista con ella. La entrevista tenía lugar en Londres el pasado 13 de julio –días después de su actuación en Mad Cool 2019–, poco antes (y poco después) de que la artista sueca se subiera al escenario de Hyde Park para telonear a Florence + The Machine ante 60.000 personas. De manera curiosa, el periodista Neill McCormick detalla cómo su hijo de tres años, Dion, pulula nerviosamente por el camerino, y cómo Li le explica que el día antes en Barcelona presenciaron el asesinato a sangre fría de un hombre en el Poblenou barcelonés.

Ya después de la actuación, más relajada, la autora de ‘so sad so sexy‘ ofrece a McCormick una charla sobre el punto de su carrera en el que se encuentra. Lykke parece asumir que, pese a haber cosechado grandes críticas, nunca va a lograr lo que se entiende por éxito. «Nadie sabe quién soy, pero me parece bien», dice. Y es que, con «indiferencia» (en palabras del periodista), Li parece asumir que el pop no es lo suyo. “El pop es horrible. Me da dolor de cabeza» suelta, regalando al plumilla el titular de su reportaje. «Si no tiene buenas letras, ni siquiera puedo escucharlo», prosigue. «Me gusta el oficio de componer canciones, Bob Dylan, The Beatles. Siempre parte de un piano o guitarra. Pero estoy en la era de los ordenadores y estoy haciendo algo de mi tiempo. Me emociona crear un paisaje sonoro, algo que no es la realidad. Yo escucho 400 capas y, en mi mente, me imagino ser Angelo Badalamenti. Pero soy sueca y adoro a ABBA, así que como por accidente se convierte en música pop», concluye con sorna.

- Publicidad -

Su diatriba prosigue, poniendo el acento en que ella ni siquiera es buena cantante –»apenas puedo hacerlo», dice antes de recordar el embarazoso momento en que no casi no es capaz de afinar mientras grababa ‘Songs of Innocence’ con U2– y que para ella su gran talento es que sabe transmitir emociones, aunque ni siquiera las sienta en sus propias carnes –asegura ser muy feliz ahora, pese a que desliza que su relación de pareja con el también músico y productor Jeff Bhasker, padre de Dion, ha terminado–. Pero de todo esto lo que más está dando que hablar es el final de su entrevista, cuando habla de su recién estrenado EP ‘still sad still sexy‘, apéndice a su último trabajo de estudio con remezclas, un par de inéditos y dos versiones desnudas de ‘deep end’ y el tema titular. Lykke se muestra especialmente orgullosa de las dos últimas y dice “eso es lo que prefiero hacer, (enfocarme) más en el sentimiento (…). Ese tipo de música me rompe el corazón y lo cura al mismo tiempo. Estoy segura que es el fin de mi carrera, pero no pasa nada. Voy a tener (cada vez) menos y menos fans. (Pero) si tengo 10 personas que aún creen en mí, estaré bien», remata con un tono que McCormick no sabe interpretar si es broma o no, ya que antes decía que le preferiría escribir para otros, pasar a otro plano. Luego añade «es un gran privilegio y un accidente hacer dinero de la música. Esa nunca debería ser la razón por la que la haces. Ya tengo mi pequeña casa. Recortaré mis gastos. Mientras pueda pagar las facturas, estaré bien».

Quizá esto no hubiera dado tanto que hablar si no hubiera sido porque la propia artista subió a su perfil de Instagram la entrevista a doble página del diario británico y destacó precisamente esos titulares que ni siquiera aparecían destacados por el periódico. La alarma cundió en algunos fans, que interpretaron que Lykke dejaría la música. Al día siguiente –ayer jueves– Li subía una foto con un revelador texto en el que aclaraba que no va a dejar la música porque es imposible para ella, pero sí que su enfoque va a cambiar radicalmente. Dice así: «Quería decir algo porque ha habido algunos malentendidos. No abandono la música, es decir, la abandono cada día pero es imposible. La música es la única razón por la que aún soy capaz de reír, correr, llorar, bailar, entender qué coño es la vida y porqué el amor en particular es tan difícil. Nada me llega más, me sana más, me mata más que la música. La necesito y necesito seguir haciéndola. Pero sí, dejo (LOL lo intentaré, ¡intentaré!) de intentar ser alguien o algo o conseguir un tipo de éxito que con toda honestidad no me importa nada en realidad. (…) Todo lo que digo es que quiero volver a mi cueva y únicamente hacer cosas que quiera o realmente me emocionen. Pero, por supuesto, probablemente volveré a hacer alguna movida que en realidad no me guste o importe porque también es importante intentar, equivocarse, colorear fuera de los márgenes, como recordatorio de dónde están tus límites. Porque es un proceso y así es como es la vida. ¿No es como eso que dijo Bob Dylan: «la vida no trata de encontrarse a uno mismo, sino de crearse a uno mismo»? No lo sé, ¿qué pensáis? Discutamos. Quiero decir, por supuesto que no «abandono». Solo intento librarme de la vieja ambición/expectación».

- Publicidad -

De todo esto se puede asumir que, en cierto, modo, no está especialmente orgullosa con el enfoque estético que ha tenido ‘so sad so sexy’, más orientado al hip hop y el R&B, a mostrarla como una diva pop. Y que, quizá, ella estaba más satisfecha con el enfoque hippie de aquel proyecto colaborativo, LIV, cuyo álbum quedó en un limbo. O incluso con el melodrama exacerbado de ‘I Never Learn‘. En todo caso, parece que los desencantados con esta última etapa –que los hay, pese a que nos ha dejado maravillas inapelables como ‘hard rain’, ‘deep end‘, utopia‘ o ‘two nights’– estarán de enhorabuena cuando regrese Lykke Li. Sea cuando sea.

Ver esta publicación en Instagram

hej mina hjärtan. i wanted to say something cause i think there has been some misunderstandings. i’m not quitting music, i mean, i quit everyday but it’s impossible; music is the sole reason i’m still able to laugh, run, cry, dance, understand wtf life is and why love in particular is so difficult. nothing touches me more, heals me more, kills me more then music. i need it and i need to keep making it. but yes i think i’m quitting ( lol i’ll try, try!!! ) trying to be somebody or something or achieve some type of success that in all honesty i actually don’t care about. it’s a really complex thing when you start living of your art cause all the sudden it becomes a case of economy, streams, demand, value etc etc etc. who cares? as soon as you start thinking of all that, god walks out the door. and it can sometimes be hard to not be affected by all this in this day and age. all i’m saying is i want to go back into my cave and only do things i want or truly excite me. but of course i will probably again sometimes do some shit i don’t really like or care about because it’s also important to try, fail, color outside your own lines just as a reminder of where your boundaries are. cause it’s a process and that’s what life is. isn’t it kinda like bob dylan said: life is not about finding yourself it’s about creating yourself? i don’t know, what do you think? let’s discuss. i mean, of course i’m not “quitting”. i’m just trying to let go of some old ambition/expectation.

Una publicación compartida de Lykke Li (@lykkeli) el


Lo más visto

No te pierdas