Quantcast

‘El Camino’: ¿era necesaria una película de ‘Breaking Bad’?

-

- Publicidad -

‘El Camino’: ¿era necesaria una película de ‘Breaking Bad’?

‘Downton Abbey’, ‘Deadwood’, ‘Transparent’ y, ahora, ‘Breaking Bad’. Las películas como epílogos de series de éxito parecen ser el nuevo filón abierto por la industria del cine y la televisión. Lo que antes era una excepción, algo que se hacía de vez en cuando para capitalizar la popularidad de una serie en la pantalla grande –‘Expediente X’, ‘Sexo en Nueva York’, ‘Twin Peaks’-, parece que se va a convertir en tendencia, en una avalancha de universos ampliados al estilo Marvel. En solo unos meses se han estrenado estas cuatro. Y a juzgar por el (inesperado) exitazo de ‘Downton Abbey’, la única que se ha estrenado en cines en todo el mundo, habrá más. Muchas más. ¡Si hasta Camera Café va a tener su película!

En realidad, ‘Breaking Bad’ ya se había expandido en forma de spin-off con ‘Better Call Saul’. Planteada en principio como una precuela, la serie, tras cuatro temporadas, tiene ya una personalidad tan fuerte que no necesita apoyarse en su origen. Todo lo contrario que ‘El Camino’. La “película de Breaking Bad”, como reza el subtítulo, es una continuación estricta de la serie. Comienza donde ésta acaba. Contesta a una pregunta que, sin embargo, no creo que muchos fans de la serie se hayan hecho: ¿qué ocurrió con Jesse Pinkman tras ser liberado durante el tiroteo del último episodio? Aun así, Netflix sí se lo ha preguntado. Y el creador de la serie, Vince Gilligan, ha respondido.

- Publicidad -

Las crónicas desde Sitges, donde se pudo ver el último día de festival, han repetido que ‘El Camino’ es un epílogo innecesario de ‘Breaking Bad’. Y estoy de acuerdo, lo es. Pero, ¿cuántas secuelas, precuelas, remakes o reboots lo son? Las “necesidades” de estas continuaciones y expansiones casi nunca tienen su origen en un estímulo creativo, sino comercial. Son los creadores los que deben transformarlas en “necesarias” desde un punto de vista artístico. Por ejemplo, hay pocas películas más innecesarias que ‘Joker’. No hacía ninguna falta explicar por qué el archienemigo de Batman es así de malvado. Y, sin embargo, ahí está Todd Phillips realizando uno de los filmes del año.

¿Ha conseguido Vince Gilligan convertir ‘El Camino’ en un posfacio “necesario” de ‘Breaking Bad’? Más o menos. Lo primero que hay que decir es que, si no has visto la serie, va a ser complicado que disfrutes plenamente de esta continuación. No solo porque vayas a perderte un poco a nivel argumental, sino porque el director no pierde ni un segundo en presentar al protagonista. Da por hecho que sabemos quién es Jesse Pinkman y que nos importa lo que le ocurra. Lo segundo es que la película se centra exclusivamente en este personaje. Aunque, por cómo está estructurada la historia, podría salir Walter White perfectamente, éste apenas aparece. Y, claro, se nota su ausencia. A Jesse, por mucho que nos guste, le falta algo de carisma y peso dramático para sostener una película él solo.

- Publicidad -

Aun así, ‘El Camino’ es un epílogo muy disfrutable. Sobre todo para los fans de la serie. Un thriller vibrante, lleno de fuerza visual y tensión narrativa, a la altura de un buen (no un gran) capítulo de ‘Breaking Bad’. El director combina de forma muy eficaz dos líneas temporales. La principal narra la huida de Jesse (en un coche modelo Camino, de ahí el título), y sus intentos por rehacer su vida. La segunda, que interrumpe la primera como las cicatrices la cara del protagonista, narra su cautiverio por un grupo de traficantes neonazis.

La película, sorprendentemente modesta en sus pretensiones (no pretende ser una gran traca final de la serie sino una elaborada mascletá), incluye varias secuencias para el recuerdo: la búsqueda del dinero, el peculiar trabajo que le encarga Todd a Jesse, la conversación en la tienda de aspiradoras con el recientemente fallecido Robert Forster, el duelo al más puro estilo western… Escenas, personajes y diálogos (marca de la casa) que nos recuerdan, seis años después, lo mucho que disfrutamos viendo una de la mejores series de la historia de la televisión. 7.

Lo más visto

No te pierdas