Coldplay / Everyday Life

Por | 27 Nov 19, 0:26

Parece una evidencia ya que Coldplay van a vivir el resto de su carrera –con suerte, porque eso significará que siguen siendo relevantes– dividiendo al mundo entre los que les aprecian incluso en pasos de cuestionable calidad (‘Mylo Xyloto’, ‘A Head Full of Dreams’ y su epílogo ‘Kaleidoscope’), los que les repudian a pesar de que aún sean capaces de publicar discos notables (‘Ghost Stories’) o los que aún les respetamos en su condición de grupo de estadios que de vez en cuando nos sorprende y/o conmueve. Y, ya que este nuevo trabajo se vertebra en un espíritu cocacolesco de llamamiento a la unidad de todas las razas, clases y creencias, pueden estar satisfechos. Porque con ‘Everyday Life’ logran congregar a esas tres facciones y satisfaciendo plenamente las expectativas de todas.

Los primeros gozarán con la dosis de catarsis colectiva, presta para corear a voz en cuello e incluso bailar, innegable en varios de los temas del disco. La ya archiconocida ‘Orphans’ (bastante grower, a qué negarlo), ‘Church’ (con su caja de ritmos en plan breakbeat noventero y ecos de U2 en sus coros; dejaremos de mentarlos cuando ellos dejen de recordárnoslos) y la fantástica ‘Champion Of The World’ son, por más predecibles que puedan parecer, estupendos ejercicios de pop rock. A buen seguro funcionarán de perlas en sus mastodónticos conciertos que, si es que algún día vuelven a ofrecer, definitivamente no cabrán en recintos de medio-gran tamaño como el WiZink Center o el Palau Sant Jordi, donde les hemos visto hace no tanto tiempo.

El segundo grupo de reacciones hacia Coldplay ya habrá encontrado, con las canciones antes citadas y sumándoles cierta pretenciosidad ya inherente al grupo, el hueso donde roer: lo de los conciertos vía Youtube desde Ammán (ya que se ponen quisquillosos con la sostenibilidad de sus giras, ya hay estudios que señalan la huella ecológica de ver vídeos en streaming), la foto de portada en la que se integran en la Original Dixieland Jazz Band (considerado el primer grupo de jazz de la historia), la coartada literaria de los fragmentos de poemas en árabe o igbo recogidos en ‘بنی آدم (Children of Adam)’ (y que sus seguidores probablemente no leerán/leeremos), el impepinable tufo colonialista de cualquier privilegiado blanco que nutra sus canciones con folclore ajeno a su arraigo cultural… Un largo etcétera, vamos. Todos los argumentos que se enarbolen contra ellos en esos sentidos son comprensibles, pero también hay que pensar algo: dada su incontestable posición de privilegio, ¿es mejor que, a su manera, aporten un granito de arena a la convivencia y al entendimiento entre pueblos y culturas o que simplemente miren hacia otro lado y se dediquen a hablar de lo bien que les va todo como adinerados hombres blancos con problemas del primer mundo?

En cuanto al más escéptico tercer grupo de espectadores de la carrera de Coldplay, entre los que me incluiría, ‘Everyday Life’ es una muy grata noticia. Básicamente porque a estas alturas no creíamos que pudieran presentar un disco tan desenconsertado y libre: dentro no hay un disco experimental y otro comercial, como se especuló, sino que ambas cosas conviven en armonía (¿lo pilláis?) en toda su extensión. Es, sobre todo, una agradable sucesión de sorpresas que, lejos de esconderse, comienzan enseguida. El tercer corte del disco, sin ir más lejos, es una maravillosa ‘Trouble In Town’ que con delicadeza remite a una veta que, en lo melódico, podríamos identificar próxima a los mejores The Police. Mientras que en lo lírico Martin alude al racismo dejando un poso de tristeza en la escena final, una espeluznante outro que retrata una cruenta identificación policial a una persona de una etnia minoritaria. Y, seguidamente, ‘BrokEn’ es un liberador góspel (dedicado a su exproductor Brian Eno, por cierto) que busca cobijo en lo espiritual a las injusticias y el dolor.

Esto ya ha sucedido cuando apenas media la primera parte de la primera parte de ‘Everyday Life’ –la llamada “Sunrise”–, en la que también se engloba uno de los momentos más poderosos, y a la vez experimentales, del álbum. Hablo de ‘Arabesque’, con esa increíble coda arropados por el buen hacer de Femi Kuti y su banda. Y antes de ella, Martin nos había dejado absolutamente afligidos con la preciosísima ‘Daddy’: una canción que se dirige a sí mismo desde la perspectiva de su hijo, que lamenta que muchas veces no esté cerca de él por su trabajo y su situación personal. Pero que, a la vez, le abre sus brazos y le dice “está bien, no pasa nada”. Por naíf que resulte, hay que tener el corazón muy negro –al fin y al cabo todos somos hijos o padres, si no ambas– para que termine sin dejarnos con una enorme congoja.

La tónica es similar en “Sunset”. Si bien contiene la citada orgía de coros de ‘Orphans’, el precioso homenaje (y jugosa donación a sus herederos en forma de royalties, a qué negarlo) para Scott Hutchison que es ‘Champion of the World’ y un final de emoción desbordada como es el bonito tema que da nombre y cierra el disco (que además, curiosamente, comparte acordes con la apertura de ‘Church’), también contiene intríngulis inesperados. Por ejemplo, el folk blues de ‘Guns’ que, entre referencias explícitas a Dylan, cuestiona la segunda enmienda de la constitución de EEUU con ironía, llamando a fundir los trombones y trompetas porque, definitivamente, “necesitamos más armas”. En cierta sintonía, ‘Cry Cry Cry’ es una coqueta aproximación contemporánea al “oldie” de Garnett Mimms & The Enchanters, ’Cry Baby’ –aquel que años después, con mucho más éxito, versionó Janis Joplin–, con bonitos arreglos (y voz apitufada) del interesante Jacob Collier. Mientras que ‘Old Friends’ vuelve a recurrir a lo íntimo y acústico para sacarnos otra vez la lagrimita. Esta vez recordando a un amigo de la infancia de Chris Martin que, si es cierto lo que dice en su letra y entendemos la parábola, le salvó la vida una vez y ahora ha fallecido. Si andabais pensando en llamar a esa persona que hace tanto que no veíais, no lo dudéis.

Hay, por supuesto, algún momento supuestamente inocente hasta lo irritante en todo esto que desgrano y Martin es (o parece) excesivamente simplista en su enfoque. Por ejemplo en ‘Everyday Life’, la canción, habla de aferrarnos a la aburrida rutina para mantenernos enganchados a la vida… como si no hubiera “rutinas” que lo hacen todo infinitamente más fácil que otras. Del mismo modo, también nos cuelan boutades como la sacra ‘When I Need a Friend’ o una ‘WOTW / POTP’ presentada en formato demo e inacabada (en sus conciertos desde Jordania se presentó, “al fin”, la letra acabada) junto a cortes que son tan monos en lo estético como inanes en el fondo (‘Èkó’). Pero, siendo positivos, lo mucho bueno que contiene este trabajo supera con creces sus flaquezas y, aún más, estas también contribuyen, con sus vaivenes, a hacer de ‘Everyday Life’ un disco imperfecto pero icónico, de esos cuya secuencia recuerdas perfectamente con pocas escuchas. No duelen prendas en decir que estamos ante el disco más completo, honesto y sustancioso de Chris Martin, Will Champion, Guy Berryman y Jonny Buckland desde ‘Viva la Vida’.

Clasificación: 7,7/10
Lo mejor: ‘Arabesque’, ‘Daddy’, ‘Trouble In Town’, ‘Champion of the World’, ‘Orphans’, ‘Guns’, ‘Everyday Life’
Te gustará si: mantenías la esperanza de que recuperaran su mejor versión, o al menos si fantaseabas con ellos haciendo gospel, folk o música sacra.
Escúchalo: Spotify

Etiquetas:
  • El Humano

    Me gusta el CD pero, ¿música sacra? ¿Por qué? ¿Dios no había muerto? Mostrar compromiso con los desfavorecidos dulcificando a una Iglesia que apoya a los regímenes más conservadores y xenofobos de Europa se me antoja algo contradictorio, Chris.

  • MarTT

    a mí me sigue encantando

  • Angelfuck

    Un disco lleno de giros estilísticos de la banda que lejos de quedar mal parados sacan de la manga temas inspirados lejos de parecer una banda con un estilo lineal haciendo temas con el piloto automático.

  • xabier

    Son megamaxisupermainstream, pero al menos con una buena parte de buenas canciones.

  • bloom21

    Pero q dices si el papa es un progre socialista de tres cuartos

  • david

    Su mejor disco desde Ghost Stories. Sin ser fan de ellos, pero sí, seguir cada disco q sacan porque reconozco su trabajo y muchas buenas canciones desde el primer disco, creo que sé lo que escucho y opino. Sunrise, Church y Trouble Town, es lo mejor que han hecho a la hora de empezar un álbum. 3 joyas. Temas como Broken WOTW/POTP (no sé qué significan las siglas) y Cry Cry Cry, sobran. Las peores del disco. Es más, llevo estos tres o cuatro días escuchando el disco sin incluir estas tres canciones y el álbum queda de lujo. Después del bajón de Cry Cry Cry y Old Friends, remonta el vuelo con las magníficas Champion..y Everyday Life.
    Comparto la nota.
    Ya tengo mi trilogía. X&Y, Ghost Stories y Everyday Life. Me gusta esta cara de Coldplay.

  • Keroppi

    Sigo diciendo que le sobra medio disco… en general está bien pero no es ninguna joya…

  • David

    Muy de acuerdo en todo!! Yo también quitaría esas 3 canciones (incluso me puede sobrar Guns).
    Quedaría un disco de 40 minutos muy bien puesto!

  • Eclectic

    ¿También lo han sacado en edición física? Lo digo por los materiales no biodegradables. Aunque pensándolo bien, si el disco es tan bueno como el de Bad Bunny merece la pena el sacrificio…

  • El Humano

    Por eso dirige una institución retrógrada, machista, homofoba y clasista.

  • mardebering

    Le sobra bastante relleno y faltan singles destacados que en sus discos anteriores siempre había, flopazo mayúsculo este disco los separa.

  • Charlie

    50/100. * o – , no esta tan mal.

  • Cash.S.S

    Que visión más negativa de todo, yo no soy catolico, y la iglesia catolica ha hecho mucho mal y cometido crímenes utilizando a Dios como excusa, pero también ha hecho mucho bien, la iglesia ha dado de comer y ha ayudado a mucha gente, sobre todo antes, ahora menos pero sigue ayudando, es que acaso no son instituciones religiosas los que llevan la mayoría de comedores sociales y los que salen a dar cafe caliente, mantas y ropa a la gente de la calle, ¿que también hay gente con mucha maldad y que han abusado del poder?, si, pero no se puede meter a todos en el mismo saco, ¿es que todos los hombres somos maltratadores y violadores?, ¿o todo los blancos sois supremacistas?, creo que tienes una visión muy radical de casi todo.

  • Júpiter

    Música desechable , de usar y tirar nada memorable

  • El Humano

    Gestionar comedores sociales no te da derecho a violar niños, y desgraciadamente no se trata de casos aislados en la institución, sino a una norma en todos los países en los que están. Por cierto, ¿quién te ha dicho que yo soy blanco?

  • Cash.S.S

    Ves como mezclas cosas, hay pederastas y violadores, pero no todos lo son, estas llenos de prejuicios, que no me malinterpretes, todos lo tenemos, yo el primero, pero yo no soy católico y aun así puedo ver tanto lo malo como lo bueno, que la iglesia es una ”empresa hipócrita sacadineros que prostituye a la religión y a sus feligreses”, si, pero dentro de ella hay gente buena, en la iglesia de mi barrio, que es que ademas esta a 10 metros de mi casa, no se ha escuchado nunca ningún escándalo, todos tienen mucho respeto al cura, y ayuda mucho, no se , a lo mejor es que soy tonto o inocente, pero hay que judgar de manera individual a cada uno por los actos que cometa. Al final es lo mismo que cuando se dice que todos los inmigrantes son delincuentes, habrá unos que si y otros que no, no se puede meter a todos en el mismo saco.

  • El Humano

    No he dicho que todos los curas sean pederastas, he dicho que en todos los países en los que está la iglesia, comete pederastia. Además, cuando se ocupan de la educación, como en España, promueven la homofoba y la desigualdad de género, no son prejuicios, son hechos. Si yo quisiera ir de comprometido por el mundo, no es una estética a la que me acercaría, eso sí es una opinión mía.

  • Jesús Godoy
  • El Humano

    No tengo tiempo para responder a este montón de muerda, lo siento. La iglesia es una institución que comete y encubre pederastia reiteradamente, pese a quien le pese. Pero la crítica del último CD de Coldplay tampoco es el lugar para discutir esto.

  • Luis

    La verdad se escucha a medio terminar, como si fueran puras maquetas.

  • mardebering

    Coincido, muchas son poca cosa.

  • mardebering

    Con Bergo no te metas, por dios¡

  • mardebering

    Que sí que no se puede generalizar pero…..huele todo muy mal.
    http://www.rtve.es/alacarta/videos/documentos-tv/documentos-tv-monjas-esclavas/5453994/
    Por cierto pregúntate porque Ratzinger (mi papa preferido) se fue por patas…

  • Raskolnikov

    “Gestionar comedores no te da derecho a violar niños”. Hay que leer lo que se quiere para contestar eso. Precisamente te está diciendo que con todo el mal que han hecho, también hay un lado no tan jodido. Pero haces lo que dice… Meter a todos en el mismo saco y listo. Pues ok…

  • Raskolnikov

    En todos los países en los que hay profesores de gimnasia, también la hay

  • Zexion

    La reseña del de Hanna Diamond, por dior.

  • mardebering

    ¿Reflections?

  • lysang con g

    Qué tendrá que ver el canto coral con la Iglesia!

  • El Humano

    Cuando la primera canción del CD se llama Church, alguna relación le veo. En los primeros CDs sonaban místicos sin tener que recurrir a esto, casi les prefiero colaborando con chaismoker que esto.

  • El Humano

    La diferencia, además de la cantidad de víctimas, es que los profes de gimnasia van ala cárcel porque no tienen una institución todopoderosa que les tape el crimen

  • lysang con g

    Pero a ver, ¿te has leído la letra? Te quedas más con lo superficial que con el mensaje. No soy creyente ni defiendo a la iglesia pero creo que te equivocas juzgando tan a la ligera. Qué más da en qué crea o deje de creer el grupo. Chris Martin se ha definido a sí mismo como panteísta así que me da que no va por lo cristiano. Y no sé por qué me comentas lo del nombre de la segunda canción del disco cuando te quejabas de la música sacra, que al fin y al cabo, es música más allá de la finalidad que tuviera en el siglo XIII. Las barreras y las fronteras nos las ponemos nosotros mismos, hay que ser respetuosos con todos y creo que el mensaje que manda el grupo con todo este disco es de unión en estos tiempos en los que, a pesar de estar tan conectados, parece que estemos todos en contra de todos.

  • El Humano

    El respeto creo no habérselo faltado en ningún momento, pero tengo derecho a expresar por qué algunas canciones no me convenzan, como cuando Mumford and Sons se ponen a cantar sobre la fe, entiendo que venderán más discos en Navidad, pero yo prefiero sus versiones más laicas.

Send this to a friend