Viva Suecia: “Mola no tener miedo a un estilo que por ser indie parece que no se puede hacer”

Por | 12 Dic 19, 15:00

Viva Suecia están alcanzando el mayor éxito de su carrera de momento con un tercer disco que mantienen entre lo más vendido y lo más escuchado de las listas oficiales en España, incluso cuando se acercan los competitivos tiempos de la Navidad. El grupo murciano triunfa con ‘El milagro’ y tras reventar La Riviera, su próximo concierto en Madrid será ya en el IFEMA para un público mucho más amplio. Será el 19 de junio y las entradas están disponibles aquí. Hace unas semanas hablábamos con Rafa Val (voz), Alberto Cantúa (guitarra) y Fernando Campillo (batería), y este es el resultado de la variada conversación.

Se dice mucho que un tercer disco es el más difícil. El primero es tu debut, es lo que tienes; con el segundo asientas tu sonido, pero con el tercero es como “¿qué hacer?”. ¿Ha sido el más difícil para vosotros?
Rafa: “Desde que sacamos el EP, cada disco ha sido el más difícil. El primero es tu primer largo después de un EP. Un segundo disco siempre es muy difícil. Y este ha sido, en cuanto a trabajo, el más difícil y también el más bonito. Hemos tenido más tiempo, más recursos, más medios… y lo hemos hecho en medio de una gira, como siempre. Es el mejor que hemos hecho, desde mi punto de vista”.
Alberto: “En los anteriores compaginábamos los discos con otras actividades, es otro tipo de presión. Nosotros trabajamos bien bajo presión y en esta presión nos hemos rodeado de un equipo que es familia. Lo hemos coproducido con Carlos (Hernández), y antes de hacer nada nos sentamos a hablarlo, porque queríamos que sonara de una manera determinada, contar una serie de historias… y hemos hecho el disco que queríamos. Hay una presión al haber más recursos, pero esa presión nos motiva, no nos paraliza”.

¿Desde cuándo os dedicáis profesionalmente a la música?
Varios: “Desde enero-abril del año pasado”.
¿Y entonces teníais ya las canciones del tercer disco hechas?
Alberto: “No. Empezamos a componer en junio del año pasado. Niños Mutantes nos dijeron: “hacedlo u os vais a arrepentir toda vuestra vida”. Es importante mirarte a un espejo dentro de 10 años y decir “por lo menos lo intenté””.

Pues es arriesgado dar el paso sin tener las canciones. Oasis evidentemente tenían ya la vida resuelta, pero mirad su tercer disco…
Rafa: (risas) “Yo soy fan y estoy totalmente de acuerdo”.
Alberto: “Cuando apuestas por algo, es en todos los sentidos. Somos casi familia, casi hermanos. Jesús (bajo) dice que somos 4 novias, que tenemos 3 novias. Haber hecho algo de menos calidad habría sido un fracaso. Hemos dejado todo por el camino, personas, trabajos…. Habría sido defraudarme a mí mismo si no nos hubiera gustado el disco”.
Rafa: “No lo habríamos sacado”.

¿Cómo ha cambiado vuestra vida como personas?
Fernando: “En mi caso yo me he creado una rutina, toco la batería, tengo un profesor, voy al gimnasio. Y hay mucha burocracia de la que no es la música en sí…”
Alberto: “Nos repartimos las tareas. Fernando hace producción. Parece que si no grabas o tocas no tienes nada, pero mañana tienes un montón de curro, pasado, al otro y al otro…”

Pero Subterfuge os echará un cable…
Alberto: “Sí, pero queremos cuidarlo todo al milímetro. Tenemos que delegar cosas, y hay personas de confianza en el sello. Podríamos dedicarnos a tocar la guitarra y componer, pero para que algo tenga éxito, tienes que estar muy encima de todo. Nosotros somos así, por lo menos. Parte del éxito es porque venimos de otros trabajos muy exigentes y hemos introducido rutinas. Exigimos tener un Google Calendar: o miras el calendario o no sabes ni dónde estás durmiendo. Hacemos videollamadas…”

“Trabajamos bien bajo presión. La presión nos motiva, no nos paraliza”

¿En qué medida este disco representa asentar vuestro sonido y en qué medida hay algo nuevo?
Rafa: “En un 50% o algo más. Creo que hay más cosas nuevas que de asentar el sonido de la banda. En ningún momento hemos perdido la cabeza. No queríamos hacer una ruptura total, pero nos hemos permitido transitar caminos no transitados nunca. Tenemos más tiempo y medios y hemos jugado con un montón de cosas”.

Habladme de la incorporación de cuerdas.
Rafa: “Algunos arreglos los traíamos compuestos y el arreglista (Carlos Martín Jara) hizo un trabajo increíble con las cuerdas. Le dijimos dónde iba cada cosa, pero también “siéntete libre” y no hemos cambiado ni una coma”.

¿Teníais algún referente?
Rafa: “Oasis es un referente, una canción mira un poco a Oasis en el disco, ‘El milagro'”.
Alberto: “La otra que lleva cuerdas es más de banda sonora cinematográfica, hablamos mucho sobre ellas y el tío entendió lo que queríamos. Te puedes meter en un fregao aunque pases un boceto con los teclados o con la guitarra de lo que quieres hacer, pero él entendió que una canción es más emotiva y la otra más épica”.
Rafa: “Supo entender lo que era nuestra canción y además ampliarlo”.

“Somos 4 novias, (estar en Viva Suecia) es como tener 3 novias”

¿Qué me decís de la iconografía del disco?
Rafa: “Es cosa del diseñador (Yamandú Pazos), pero ya nos rondaba la cabeza crear una iconografía propia que podamos usar en el disco, en la escenografía y en el merchan. Cada canción tiene un nombre y un símbolo asociado. Y hay un montón de símbolos más. Hay muchas referencias a Murcia, a la Catedral, a la Cruz de Caravaca. Y ya que el disco se llama ‘El milagro’ aunque ninguno seamos especialmente creyentes, queríamos aprovechar de alguna manera toda la iconografía que tiene la religión”.

¿Por qué recalcas que no sois creyentes?
Rafa: “Casi todo el imaginario religioso, todo el argot, las palabras y las frases hechas de la religión cristiana se han ido adaptando a los tiempos. Todos decimos “gracias a Dios”, el creyente y el que no. Un milagro puede ser que se aparezca la virgen o encontrar curro cuando estás en paro. Todos los conceptos se han vuelto polisémicos y nos hacía ilusión jugar con todo eso. La iconografía del disco es religiosa porque es muy potente. Y en ‘Algunos tenemos fe’ la fe no es estrictamente algo religioso, sino un millón de cosas más”.
Alberto: “El diseñador quería hacer algo más abstracto pero, ¿por qué? No hay que tenerle miedo. Es tu cultura. Sales a la calle y está esa iconografía, no solo en España sino en Europa en general. Forma parte de nuestra cultura, no tenemos un problema con eso”.

“Hay que delegar cosas, pero para que algo tenga éxito, tienes que estar muy encima de todo”

¿En algún momento del disco hay resquicios de canción social?
Rafa: “Es inevitable que te influencie, a través de algún familiar o amigo. Es complicado escribir un disco con 11 canciones y que no se cuelen cosas de esas. Está implícito, como en otros discos. Pero tiene muy poco sentido explicar canciones. Lo que yo piense de una canción es joderle a otra persona lo que piense de esa canción”.

Lo decís mucho los letristas. Lo que pasa es que hacéis entrevistas y hay que preguntar cosas.
Rafa: “Me parece genial (risas) Con ‘El nudo y la esperanza’, un amigo que estuvo fuera viviendo me dijo que le sugería el tiempo que ha estado fuera. Y otra amiga con la que iba andando, me dijo que le recordaba a su hermana que había fallecido. Si yo doy una explicación personal, les jodo su explicación. Me parece mucho más bonito eso a que yo dé una explicación. Intento escribir lo más abierto posible para que tenga varias lecturas”.

“Un amigo me dijo que ‘El nudo y la esperanza’ le sugería el tiempo que había vivido fuera. Y otra amiga que le recordaba a su hermana fallecida. Intento escribir lo más abierto posible para que la canción tenga varias lecturas”

Las letras son bastante abiertas, hasta el punto de que a veces es… “¿qué ha dicho?”.
Rafa: “Sí, total”.

¿Das muchas vueltas?
Rafa: “A cada jodida palabra”.

Una de las frases que me parecía algo social es “antes vuestra cruz, que nuestra pena”. Es colectiva.
Rafa: “En ‘El milagro’ hay bastantes frases así. Esa es “para que lo pase mal yo, que lo pases mal tú” (risas).

¿Cómo es que habéis hecho ahora una canción llamada ‘La fuerza mayor’ después de un disco llamado así?
Rafa: “Es una coña, tenemos un grupo de amigos que se llaman Kracauer, como el filósofo alemán. Han hecho una canción donde metieron la frase “la fuerza mayor”, y me pareció gracioso retomarlo ya que teníamos un disco llamado así”.

“El diseñador quería hacer algo más abstracto relacionado con la religión pero, ¿por qué? No hay que tenerle miedo. Es tu cultura”.

¿Cómo llegasteis a meter campanas en ‘Qué querías ser de mayor’?
Fernando: “¡Las campanas más caras de la historia! (risas) Parece fácil, pero se lleva años sin hacer, como desde Blondie”.
Rafa: “Es lo que te decía de que somos meticulosos. No podía ser cualquier campana”.
Alberto: “Nos pasamos un día de entero sampleando. Son cuatro golpes, pero era esencial para la canción. Por cabezonería. Me recuerda a Texas, Blondie… El disco es muy viajero. Sales a correr, te lo pones de fondo y te lleva a distintos lugares. Por mi parte hay guitarras de Brit pop, de música negra… y las campanas son eso”.

En esta canción decís “nosotros vamos tarde pero fuimos los primeros”, ¿os referís al grupo?
Rafa: “No, habla de dos personas que tuvieron tiempos mejores”.

Ya sé que no te gusta explicar las letras, pero…
Rafa: “Perdona si te ha dado esa impresión, me encanta hablar de las letras, de los textos. Pero es que si doy mi visión personal, te jodo la canción”.

¿Cómo surgió esa influencia de la música negra?
Alberto: “Fue cabezonería de los cuatro. En ‘Algunos tenemos fe’ puedes decir “se les ha ido la olla”, pero a mitad de la canción ya dices “Es Viva Suecia”. Hemos oído mucho cosas como Michael Kiwanuka…”
Rafa: “Danger Mouse”.
Alberto: “Veníamos de esa onda, yo al oír algunas guitarras grabadas dije: “eso no es mío”. Mola no tener miedo a afrontar un estilo que por ser indie parece que no se puede hacer. Intentas darle tu sello”.

Bueno, es que termináis vuestros conciertos con Abba… ¿por qué?
Alberto: “Por qué no”.

No se parece mucho a lo que hacéis.
Alberto: “Mi madre tenía hilo musical en toda la casa, en vez de ir de habitación en habitación quitando y poniendo, pone esa música a todo volumen por toda la casa, y pensamos: “¿por qué no cerramos con Abba?”. Es divertida, para que la gente se vaya bailando”.
Fernando: “Es una época, en este disco quizá terminaremos con otra”.

¿Tú eres el más integrista?
Rafa: “Sí…”
Fernando: “Soy el mas retraído”.

El más conservador.
Fernando: “Abba se acabará” (risas)

Eres más de los viejos clásicos.
Fernando: “Más clásicos no, todo lo contrario. Quizá un poco más ambiental, más sentido, más atmosférico. Un concepto más serio de la música”.
Alberto: “Pero luego es un cachondo”.
Rafa: “La intro que usamos en los conciertos fue idea suya”.

Hicisteis una canción con Elyella, siempre que hay algo de electrónica, el batería es el que se siente más agredido…
(risas) Fernando: No, pero fue una canción. Nos pasaron una propuesta, dijimos que la queríamos llevar por el rollo discotequero, y yo estoy muy orgulloso, salió lo que queríamos. Lo pasamos muy bien tocándola, de verdad”.

“Hemos tenido mucho cuidado en este disco de sacar luz”

Hacéis estribillos que llegan rápidamente a la cabeza y al corazón. ¿Al escribir tenéis cuidado de no ser muy pesados, intensos… o no sé cómo decirlo?
Rafa: “¿Muy solemnes?”.

Creo que el disco evita eso acabando con dos canciones de pop en lugar de con largos desarrollos.
Alberto: “Es una representación de cómo somos. Somos personas serias por dentro, solemnes para ciertas cosas, pero también echadas pa’lante. Nunca decimos “somos un grupos de rock”, pero en México lo eres por el directo que tienes. Tenemos un sentido del humor que nos une mucho a los cuatro. Habrá canciones intensas y alegres, pero este disco es más luminoso. No hay que tener miedo. Si la canción sale más luminosa, no hay que oscurecerla porque sí. Y hemos tenido mucho cuidado en este disco de sacar luz”.

¿Dónde podemos encontrar el sentido del humor de Viva Suecia?
Rafa: “‘Algunos tenemos fe’ tiene algo de picaresca”.
Alberto: “Hay guiños, baterías ochenteras, algún arreglo un tanto ochentero que tampoco nos pega mucho”.
Rafa: “‘Te prometo’ tiene percusión ochentera. Para nosotros es sacar sentido del humor a la vez que hacer un homenaje”.

O lo de las campanas.
Alberto: “Nos apetecía que sonase a Texas”.
Fernando: “¿No te gustan las campanas?”.

Yo soy muy pro-campanas. Pondría campanas por todas partes.
(risas) Alberto: “Pues se lleva sin hacer 20 años, hubo que encontrarlas, afinarlas, los técnicos de sonido llamándose entre ellos… Hay un hilo armónico, y ahí estaba el productor, todos… buscando campanas, hasta que dimos con la campana exacta. Pero fue un acierto”.

“Llamar un tema ‘Fóllame’ puede suscitar la opinión de que le hemos puesto ese título porque la canción no es lo suficientemente buena y para mi gusto es de las mejores”

Habéis llamado una canción ‘Fóllame’. Y parece que se esquiva la palabra pero no…
Rafa: “Fue primero la frase antes que el título. Estamos divididos en dos sectores. No me parecía la mejor idea (llamarla así), pero no me negué en rotundo”.
Fernando: “Era un riesgo, pero lo asumimos”.
Rafa: “Creo que puede suscitar la opinión de que le hemos puesto el título porque la canción no es lo suficientemente buena y para mi gusto es de las mejores. Poner un título así le quitaba algo de peso”.
Alberto: “A mí no me molestaba. Por qué no. Parece que no lo va a decir, como tú dices, y cuando lo dice ya te ha pegado la hostia definitiva”.
Rafa: “La palabra la metiste tú” (a Fernando).
Fernando: “Es muy diferente, la canción es el mayor riesgo del disco”.
Rafa: “No da la sensación, pero la canción va con loops: la batería es un cacho de batería repetida, las guitarras casi todas, hay una parte electrónica de Joe Crepúsculo, y luego suma unas voces en segundo plano”.
Alberto: “Hay un fallo de edición, Carlos hizo un cortapega y dijimos “mola mucho”. Es una canción nerviosa, genera ansiedad”.
Rafa: “Es la primera canción en la que no he tocado una sola guitarra. Toqué un piano pero no la guitarra”.
Alberto: “Tiene un estribillo que empieza con una acústica. Tiene cosas muy chulas esa canción”.

¿Cómo surgió lo de Joe Crepúsculo?
Rafa: “Nos encanta, hemos metido unas colaboraciones pero no para ganar más escuchas sino por una relación natural, nos llevamos bien, nos entendemos, teníamos un hueco, le llamamos y de la forma más natural le dijimos: “tienes este trozo para hacer lo que te dé la gana”.
Alberto: “Es un toque de humor, a priori no nos pega pero lo admiramos un montón. Juega con la ironía, aunque esa canción tiene un arreglo elegante, no es nada frío”.

Y luego está Amparo Llanos de Dover, también en un lugar muy discreto…
Rafa: “Le gusta mucho el grupo y somos superfans de ella. Nos apetecía una voz femenina, pero ha quedado demasiado oculta”.
Alberto: “Es un tema que no le pega nada, es un coro superbonito”.
Rafa: “Es una canción que lleva vientos, teclados…”
Alberto: “Quizá la canción con más pistas”.

Por eso su voz está tan baja.
Rafa: “No está más baja pero es que esa canción tiene menos hueco. En ‘Algunos tenemos fe’ hay momentos de bajo, guitarra y batería. En ese sentido esta otra canción es más “Principios” en cuanto a capas”.

¿Qué esperáis de este disco? ¿Pasar a sitios cada vez más grandes, tipo WiZink Center?
Alberto: “Por nosotros habríamos seguido haciendo 70 conciertos en El Sol, pero desde el sello nos empujan. En Murcia no habíamos tocado hace tiempo y hemos buscado que fuera el momento adecuado, se tocó y fue un concierto bonito”.

Te preguntaba qué esperáis de este disco.
Alberto: “¡Tres WiZink Center! (risas) Se va a hacer más grande el montaje, estamos trabajando a destajo con el montaje, tiene que caber en una logística. Intentamos estar pendientes de todo, hasta del peso de lo que se puede meter en una furgoneta. Lo que viene por delante es bien complejo, igual que no podemos llevar algo como U2, sí algo acorde a lo que es el disco”.

¿En qué grupos os fijáis en cuanto a montaje?
Rafa: “León Benavente siempre es una referencia, a nivel espectáculo, como personas son gente increíble”.
Alberto: “Intentamos aprender mucho, miramos mucho a Vetusta Morla. Siempre toman decisiones meditadas, con mucha elegancia, todo en su momento, asumen su riesgo…”
Rafa: “Miramos mucho fuera, para este montaje se han cogido ideas de fuera. Two Door Cinema Club…”
Alberto: “De DJ’s tú cogiste ideas… Tienes que diferenciarte y hemos dado muchas vueltas”.

A nivel internacional, ¿qué estáis escuchando?
Rafa: “El disco de Liam Gallagher, el último de Black Keys. Pero también Cory Henry y Billie Eilish”.
Fernando: “Yo más oscurete, Ólafur Arnalds y I Am Dive”.
Alberto: “Mi banda favorita es The National, una banda seria pero cañeros, y si los sigues en redes, te partes el culo, son unos payasos. También Bon Iver y estoy con lo nuevo de Wilco, en los singles han seguido la senda de Jeff Tweedy de hacer más canciones”.

Etiquetas:
  • Justipop

    Qué mediocridad de grupo… solo sirve para ser telonero de otros grupos aún mas mediocres como Vetusta Morla en cutre festivales de verano… No entiendo como la gran Amparo Llanos ha querido colaborar con esta mierdecilla de grupo… me imagino que por hacerle un favor a Sufterfuge porque sino no me lo explico….

  • JoeCarioca

    La verdad es que después de leerles se queda uno
    bastante frío, no apetece hacerles caso.

  • bart_os

    Viva Suecia, La Habitación Roja, Lori Meyers, etc, etc, etc, son todos el mismo grupo, ¿no?. ¿Alguien los diferencia?.

  • Rodorolfo

    Qué grandes, y ver rabiar en los comentarios a la peña los hace todavía más admirables. <3

  • Rodorolfo

    Lo que no entiendo es lo de que las campanas lleve 20 años sin hacerse, cuando es un recurso muy típico de La Oreja de Van Gogh, La niña que llora en tus fiestas por ejemplo es de 2011, aunque desconozco si LODVG usaba campanas de verdad o electrónicas.

Send this to a friend