El físico importa: el de Amaia no es el típico timo de «vinilo azul»

-

- Publicidad -

El físico importa: el de Amaia no es el típico timo de «vinilo azul»

Estas Navidades reseñaremos las ediciones físicas de algunos de los mejores discos de 2019, como hacíamos ayer con The Divine Comedy, en esta sección llamada «El físico importa». El vinilo de Amaia de su debut, ‘Pero no pasa nada‘, es azul, lo cual hace temblar las piernas de cualquier aficionado al formato. De un tiempo a esta parte se ha puesto de moda hacer vinilos de colores y anunciarlo a bombo y platillo. No se especifica si se ha fabricado el vinilo a partir de una grabación analógica, sino que lo que se hace en la mayoría de los casos es plantar la misma grabación en el vinilo que se ha hecho en el CD o en la edición digital. Eso sí, con bien de colorines.

Así, en los últimos años se han vendido unos vinilos «preciosos» pero con un sonido nefasto, con especial mención a los vinilos exclusivos de Urban Outfitter de artistas de primera línea como Halsey o Charli XCX: su sonido es tan terrible que simplemente no se pueden poner. ¿Alguien cree que la gracia del sonido vinilo es tal cantidad de ruido molesto gratuito? Pero no es el caso de ‘Pero no pasa nada’: los pianos y mandolinas no respiran como en los vinilos de los años dorados de la industria, pero el sonido es al menos correcto.

- Publicidad -

El vinilo en este caso es el mejor formato -el más grande- para disfrutar de esta icónica portada, un desnudo de Amaia luchando contra la ley de la gravedad, que ha realizado su mano derecha para estas cosas Paloma Wool. La carpeta se abre para mostrar las letras. Aparecen los créditos correctamente frente a aquel desastre inicial de Spotify, una dedicatoria de la artista y una minúscula foto suya haciéndose un selfie (quizá un guiño a la letra de ‘Todos estos años’).

La edición es algo austera, dejando lo mejor para la galleta del vinilo: por la cara A vemos a Amaia con los ojos abiertos y por la cara B vemos a Amaia con los ojos cerrados. No está muy claro en cuál de las dos fotos está diciendo «Pero no pasa nada», pero sí que el disco se pensó desde el principio para este formato exactamente: cada cara se abre con uno de los singles principales (‘Quedará en nuestra mente’ y ‘Quiero que vengas’) y se cierra con una balada (‘Nadie podría hacerlo’ y ‘Porque apareciste’). Hay quien dirá que la pista 1 es en realidad el «popema» ‘Última vez’, de 1 minuto, pero es que hasta para eso este disco es «muy vinilo»: Jonston nos explicó en cierta ocasión que, tradicionalmente, por razones técnicas, la pista que mejor suena de un vinilo es la pista 2. Por eso tantísimos singles han sido la pista 2 a lo largo de la historia.

- Publicidad -

Recordad sus palabras hablando de su disco ‘Taller de memoria’ porque sirven, estructuralmente, para definir el disco de Amaia: «Lo de poner en un disco el single como segunda canción y como última de la cara A o de la cara B canciones más lentas suele deberse a razones técnicas. La primera canción suele saltar o dar problemas y la segunda ya presenta un sonido mejor. De la segunda hasta la penúltima canción es cuando más volumen hay, mientras que en la última de cada cara, el volumen cae y ahí aprovechas para poner la lenta».
El vinilo de Amaia está agotado en Amazon, disponible en 8-10 días bajo pedido en Fnac.

Lo más visto

No te pierdas

El homenaje de Kid Cudi a Kurt Cobain tiene más miga de lo que parece

El rapero Kid Cudi ha actuado este fin de semana en el programa estadounidense Saturday Night Live para presentar...

‘CALLE’ de Lola Indigo se inspira en el primer reggaetón, sin ser tan divertido

La ristra de singles publicados por Lola Indigo en los últimos meses no dan una idea demasiado clara de...