Lo que todos le debemos a Duffy

Por | 26 Feb 20, 21:00

“Aunque pienses que siempre estoy sonriendo por dentro / estoy preguntándome cuál será mi destino (…) Cuando las cosas se complican / y siento que ya he tenido bastante / me aferro a una estrella lejana”.

Con la preciosa ‘Distant Dreamer’, sobre una “soñadora” aparentemente feliz, pero de “destino” incierto y aun así “aferrada a un sueño lejano”, se cerraba el primer disco de Duffy. ‘Rockferry’ (2008), escrito por la artista junto a unas pocas personas, especialmente Bernard Butler, Eg White y Steve Booker, era un álbum de sonido neo-soul y estética retro que contenía canciones de desamor tan bonitas como ‘Warwick Avenue’ o ‘Stepping Stone’. Sin embargo, decidía cerrarse con esta canción tan marcada por la esperanza, incluso melódicamente. Duffy soñaba literalmente con un mañana “lejano al día de hoy”, mientras las cuerdas y el desarrollo de la canción apuntaban con tesón en esa dirección. ‘Distant Dreamer’ sabía contener tanto optimismo que prácticamente hacía llorar de felicidad. Su letra también decía: “Incluso cuando me veas fruncir el ceño, mi corazón no me decepcionará, porque sé que hay cosas mejores por venir”.

Desgraciadamente, por mucho que todos los que hayamos acabado en esta web amemos y vivamos por la música, no creo que haya canción en el universo capaz de sacarte un mínimo del calvario que ha tenido que vivir Aimee Anne Duffy durante los últimos años, tras haber sufrido una violación y un secuestro, como acaba de contar en Instagram, que la han tenido apartada de la vida pública. Lo que sí sé es que en dicho texto ha pedido que “la apoyemos” para hacer de esta confesión “una experiencia positiva” y que tengo la certeza de que ese apoyo se lo debemos millones de personas, todas las que escuchamos aquella maravilla llamada ‘Mercy’, su gran clásico, cuyo vídeo estaba protagonizado por una serie de bailarines de northern soul, tan entregados a la causa que generaban fuego con sus pies.

Puede que Duffy simplemente no sea capaz de volver a cantar esta canción, pues su letra suena hoy como una dantesca premonición imposible de digerir (“te suplico misericordia / libérame”, conforma su estribillo), pero ese vídeo era uno de los mejores momentos de lo que llevamos de siglo. Después vendrían más clásicos. Pese a que su segundo disco fuera recibido con tibieza, las canciones, ahora escritas junto a Albert Hammond -padre- como para sacar lustre a su poso sesentero, llegaban a ser tan bonitas y atemporales como ‘Endlessly’, un villancico perfecto que nunca fue; tan emocionantes en su súplica como ‘Don’t Forsake Me’; o tan concretas como ‘Too Hurt To Dance‘. Sí, ‘Well Well Well’ no era el hit que pretendía ser, pero quizá toda la especulación posterior sobre la deriva de la carrera de Duffy sobró en una industria llena de juguetes rotos; y también un cúmulo de comparaciones con Adele que hoy causarían sonrojo con la era de la sororidad.

Los medios nos apresuramos a preguntarnos qué pasaba con Duffy, en medio de lo que han resultado especulaciones peregrinas y sonrojantes. Hay que decir en favor de aquellos que nos lanzamos al vacío de la elucubración que si algún día nos preguntamos dónde estaba era porque la echábamos de menos, porque intuíamos que en ‘Endlessly’ su estrella no había dejado de brillar, y porque en cierta medida ella misma aseguró que grababa un tercer disco -en parte en España- y ese disco no terminaba de llegar. En 2011 se informó de que Duffy se tomaba un descanso de un par de años, se dieron un par de pistas sobre ese hipotético tercer álbum, pero tan sólo nos llegaban un par de versiones y canciones que no lograban mayor atención. Para colmo, ‘Endlessly’ desaparecía de las plataformas de streaming sin dejar rastro -y hasta hoy-, como muestra de que algo no estaba yendo como debía. The Guardian recupera ahora unas declaraciones suyas para Esquire en 2013 en las que decía: “He dado un paso atrás, me he dicho que voy a ir más despacio, todo es tan complicado (…) De repente era un producto, una empresa, una mujer de negocios y todo lo que quería ser era un ser humano”.

Duffy decidirá qué quiere contar del quién y del cuándo de esta historia -dejaremos para otra vida intentar entender por qué- en la búsqueda de, en sus propias palabras, una “liberación”. Una sensación de liberación muchas veces ansiada en su música en los momentos más revitalizantes (‘Mercy’, ‘Well Well Well’ y ‘Rain on Your Parade’) e incluso en muchas de sus letras más tristes. Muchos la hemos sentido durante este tiempo recuperando sus canciones, mientras tristemente ella no era capaz de utilizar su trémula voz como vía de expresión, como ha explicado. Hoy tengo la sensación de que debemos algo a Duffy, sencillamente porque su música nunca ha dejado de acompañarnos en muchos de los malos momentos que todos hemos vivido a lo largo de este decenio. Si ‘Distant Dreamer’ no ha podido ser un apoyo para ella cuando ha pasado el mayor bache de su vida, sí lo ha sido para nosotros en muchas ocasiones en que hemos necesitado ver la luz. Porque ‘Stepping Stone’ sirvió para reafirmarnos cuando no quisimos seguir siendo el segundo plato de una persona que solo sabía hacernos daño, ejerciendo de refugio y bálsamo para hacernos sentir mejor. Porque todos hemos sido esa persona que no puede parar de llorar en la parte trasera de un taxi en el vídeo de ‘Warwick Avenue’, hoy debemos a Duffy seguir estando ahí.

Etiquetas:
  • jesper

    Bravo Sebas

  • david

    Felicito a Sebas. Gracias por este especial.
    Duffy: 🔝 ♥

  • Chloë

    Precioso artículo a la par de triste por lo que le ha pasado a Duffy.
    “Warwick Avenue” es parte de la BSO de mi vida, por decirlo de alguna forma.

  • Riot Berry

    Este artículo era justo y necesario, Duffy abrió camino a varias artistas de la actualidad…”Stepping Stone” es una de mis canciones favoritas ❤❤

  • gabo de neon

    que bien les ha quedado el artículo, si como dicen Duffy esta en nuestra banda sonora , esas comparaciones que le hacían con otras cantantes que mal, siempre he tenido la idea que ella en sus canciones era mas emocional, escuchar esas canciones me dicen que salen de su sinceridad, yo en este mes volví a escuchar sus disco y por ahora tengo esta canción de favorita https://www.youtube.com/watch?v=_RnoDEjSu8I

  • Yex Brown

    Más bien ella apareció en escena por el gran éxito de Amy Winehouse. No creo que abriera el camino a nada, su impacto fue pequeño y 10 años después muy poca gente se acuerda de ella. No creo que merezca mucho la atención detenerse en su corta obra.

  • JoeCarioca

    “Mercy” es uno de los momentazos musicales en lo que llevamos de siglo XXI, y ese vídeo con el rollo Northern Soul muy molón (por cierto hace buena pareja con el de “Familiar feeling” de Moloko).

  • Justipop

    Artículo oportunista en busca del aplauso fácil…

  • Zabala.G

    Usted hace parte del grupo de personas que creen que talento, arte y magia dependen de cuántas semanas haya estado en el #1.

  • Pablo Van De Kamp

    Precioso artículo!
    Nunca he dejado de escuchar a Duffy, incluso “Endlessly” que lo tengo en formato físico.
    Me ha acompañado siempre y siempre lo hará y no he dejado de googlear su nombre todos estos años.
    Qué rabia, qué pena y qué impotencia verla ahora en todos los medios por una noticia tan nefasta y no por el comeback por todo lo alto que se merecía.

    En fin… gracias por el artículo, me he visto muy identificado en él.

  • Zabala.G

    “Rockferry” es una joya y un álbum perfectamente hecho de principio a fín; Duffy hace parte de esas artistas de los 00’s que siempre sonarán en mi cabeza, junto a Dido, Nelly Furtado, Amy Winehouse y Macy Gray.

  • Vuffy

    Enhorabuena, Sebas. Éste es el tipo de artículo más pertinente en estas situaciones.

    No sabía que Albert Hammond coescribó el segundo disco. ¡Quién iba a decir que Luz Casal y Duffy estarían conectadas por el coautor de ‘Entre mis recuerdos’! Voy a escuchar ‘Endlessly’ detenidamente; seguro que no me decepciona.

    Me alegro de que Duffy se haya recuperado y de que cuente lo que le pasó como lo cuenta. Una violación ya es una experiencia lo bastante desagradable como para que encima las convenciones sociales te impidan recuperarte de ella. No hay por qué llevar esa cruz de por vida. No podemos cerrarle la puerta a la cura.

  • Bitch155

    No le debemos absolutamente nada. Fin de la historia.

  • Bitch155

    Absolutamente.

  • Bitch155

    Totalmente. Salió a rebufo del éxito de Amy (otra sobrevalorada) o Adele y ya está. Ni que fuera Aretha Franklin por dios!!! Es una one hit wonder y punto pelota. Artículo mas bien absurdo.

  • Mingie Noriega

    criticais todo, que pesados sin necesidad

  • Jose Pizarro Music

    Llevo años leyendo esta web, no había sentido la necesidad de expresarme tanto como ahora, únicamente para decir GRACIAS, por ese artículo, por esas palabras que tan bien describen a Duffy, larga vida a Duffy, se lo merece! Gracias por este artículo :)

  • Cash.S.S

    A mi de adolescente Duffy no me llego mucho, y la canción Mercy la escuche tanto en la radio que la llegue a aborrecer, como me pasó con Rehab de Amy, aunque a Amy si me termine engancho, pero si quiere volver a la musica nunca es demasiado tarde mientras saque algo decente.

  • Marco

    Te has lucido, querido Sebas, qué hermosas palabras. Lo de Duffy me dejó sin palabras, solo sentía que quería abrazarla; a mí la canción que me da hasta las lágrimas es Rockferry, es un TEMAZO, ese piano todavía resuena y apenas le escucho siento que algo de mí se desmorona

  • Jorge López

    Warwick avenue es su clásico.

  • Puertourraco

    Estáis seguros de que ese secuestro y violación no es una manera figurada de hablar? Una metáfora del calvario que ha pasado por culpa de la industria?

  • Ding Dong

    Pues yo aborrecí “Mercy”, sonando en todos lados.

  • theboy

    Hasta en un artículo bonito y de cariño los hay que no pueden retener su veneno.

  • santiago velardez

    Excelente nota!

  • Bitch155

    No me extrañaría. O una llamada de atención.

  • david israel

    Pues que bueno que esta bien y recuerden amigos…. Ka Me Ha Me Haaaaaaaaaassssaaaaaaaaaaaaaaaaa!

  • david israel

    Si? A quienes?

  • SONNY Bono

    gran artículo
    Quisiera rescatar en esta ocasión la canción “Smoke Without Fire” perteneciente al soundtrack de “An Education”.
    Me parece que la voz de Duffy es muy versátil y que encaja en muchos posibles géneros y que sería una candidata perfecta para una canción de 007 en alguna oportunidad.
    La canción en sí esta interpretada de forma intensa, es tan elegante por lo demás, y tiene una oscuridad que refleja la traición reclamada.
    Vuelve Duffy !!!
    https://www.youtube.com/watch?v=9rHNOTtShwM

  • Morphkieus

    Que épocas aquellas en que sonaba en todos lados, buena música comercial.

  • juniper0

    Obviamente los dos maricones derechones de la web iban a venir a soltar su veneno y a demostrar la mierda de personas que son.

  • Supervago

    De eso nada. Necesidad absoluta de decir algo aunque no tengan nada interesante que aportar . Tengo la consulta llena de individuos de este perfil. Dales un teclado y conexión WiFi y a disfrutar de sus miserias

Send this to a friend