Morrissey / I Am Not a Dog on a Chain

Por | 26 Mar 20, 12:32

Da toda la impresión de que en su decimotercer álbum de estudio, Morrissey ha apostado por dejar atrás las declaraciones grandilocuentes y controvertidas para que a la prensa musical no le quede otra que centrarse en sus canciones y valorarlas por lo que son. “Si vas a cantar, pues canta / No hables sobre ello” dice significativamente en la alegórica ‘Jim Jim Falls’ (sí, su teórica llamada al suicidio es solo metafórica) que abre el disco. Y, aunque no pueda ni quiera evitar morrissear aquí y allí con ciertos mensajes más o menos subrepticios, recaditos a sus detractores y auto-loas a su carácter rebelde contra la caterva (el corte titular, sin ir más lejos, es una suerte de contraataque a The Guardian, simultaneado con un elogio de las fake-news en sintonía con según qué personajes políticos), lo cierto es que ‘I Am Not a Dog on a Chain’ logra ese objetivo y destaca sobre todo por su música.

En este álbum, creado una vez más junto a su equipo habitual en los últimos años –Jesse Tobias, Gustavo Manzur, Mando Lopez… con el veterano productor Joe Chiccarelli a la cabeza–, Mozz abandona en muchos casos su zona de confort en lo sonoro. Y, lo creamos o no, sale bastante indemne del envite: los toques de electrónica –por momentos algo tosca pero sugerente y eficaz– en ‘Jim Jim Falls’, ‘Once I Saw the River Clean’ (bastante Jean-Michel Jarre), el aparente guiño a Yazoo en la intro de ‘Knockabout World’ o el estupendo single ‘Bobby, Don’t You Think They Know?’ (con la acertada participación de la soul-woman Thelma Houston), entre otros, están manejados con bastante gracia.

Su problema, quizá, es que no se hayan atrevido a llevarlo tan lejos como podría: al final resulta un recurso más puntual que generalizado e, incluso en los temas antes citados, esos arreglos terminan por dejar paso a otros más tradicionales, tomando decisiones tan dudosas como ese fiddle que corona “Once I Saw…” (justificado como guiño a las raíces irlandesas a las que alude la letra). Sobre todo porque, en algunos casos, los instrumentos más clásicos están tratados con una bisoñez impropias de artistas tan experimentados: en varios pasajes los vientos metales suenan tan artificiosos que dan casi bochorno y hacen decaer la calidad del conjunto. ¿Dónde está Tony Visconti cuando se le necesita?

Eso no evita que surja sobre todo la lucidez en muchas buenas canciones. Más allá de los singles “Bobby”, ‘Love Is on Its Way Out’ (puro clasicismo Morrissey, pese a las cajas de ritmo y coros sintéticos) o ‘Knockabout World’ (pese a sus horribles trompetas y una letra que parece dedicarse a sí mismo tras el supuesto linchamiento de los medios, a su entender injusto), sobresalen también el ácido ataque contra la mansedumbre de las clases medias de ‘What Kind of People Live In This Houses?’ (quizá la canción más redonda del disco, como pasando a The Smiths por el tamiz country de un slide guitar), las citadas ‘Jim Jim Falls’ y ‘I Am Not a Dog on a Chain’ (con ese explosivo final) o ‘My Hurling Days Are Over’, en las que se aleja lo bastante de sí mismo como para no caer en un mero cliché. Al igual que sucede cuando se va a un extremo tan alejado al resto del disco en el romántico y bonito vals ‘The Truth About Ruth’.

En esta acomete la historia de una persona trans-género (“Ruth is John”) en la que puede vislumbrarse un reflejo de la incomprensión que él, en parte con razón y en parte con excesos de celo y ego, padece por parte del Mundo. Una cuestión que subyace también en otros temas del disco, llevándose la palma una ‘The Secret of Music’ absolutamente gratuita en sus casi ocho minutos de duración: una experimentación vacua, como simple vehículo para hacer comparanzas de su carácter con instrumentos musicales (“me gustaría causar escándalo”, espeta al aludir a un Stradivarius) que fuerzan a entornar los ojos una y otra vez. No es el único tema estirado de más, pero sí el más claramente prescindible. Casualmente, la parte lírica mejora de forma ostensible cuanto menos se dedica a los circunloquios sobre su integridad personal y artística, y más cuando a aspectos más emocionales: el anhelo de un poco de ese amor en fuga (‘Love Is on Its Way Out’), del sexo víctima de una vida plácida (‘Darling, I Hug a Pillow’) o la reflexión sobre el paso del tiempo con una enternecedora mirada a la infancia (“El tiempo te enviará una factura / y pagarás con tu fuerza, tus piernas, tu vista y tu voz” canta en ‘My Hurling Days Are Done’) se digieren y disfrutan bastante mejor. A su manera, eso también contribuye a hacer de ‘I Am Not a Dog on a Chain’ un muy buen disco de Morrissey, tal y como prometió.

Calificación: 7,4/10
Lo mejor: ‘What Kind of People Live In This Houses?’, ‘Love Is on Its Way Out’, ‘Bobby, Don’t You Think They Know?’, ‘The Truth About Ruth’, ‘I Am Not a Dog on a Chain’
Te gustará si te gusta: el viejo Mozz, pero no te da urticaria cierta experimentación.

Etiquetas:
  • david

    Discazo. El mejor desde Ringleader of the Tomentors. Pues si, ojalá trabaje con Visconti.
    Este disco si no lo está, se acerca al top 5 de su discografía. Vuelve al mejor Morrissey de los 90.
    Las mejores : Jim Jim Falls, Bobby.., y toda la segunda cara a partir de Knockabout World.
    Gran instrumentación, detalles, producción, ha experimentado mucho en este disco y podíamos verlo en sus adelantos.
    Estoy en bucle con 3 canciones q son Jim Jim Falls, Darling.. y con My Hurling Days…
    Grande Mozz.
    8,5/10 y casi q pondría un 9 y tan ancho q me quedo.

  • Robichaux

    Que el personaje que es no impida apreciar que es un discazo muy bien parido.

  • I read †he bes†

    También concuerdo en que el disco es brutal y que se merece más nota, pues representa lo mejor de este año. La genialidad a menudo peca de excentricidad, pero es lo que hay…tetas y sopas…Mis favoritas: “Jim Jim falls”, “Love is on its way out”, “Bobby”, “Once I saw the river clean” y “The truth about Ruth”.

  • No soy millenial

    La gente se está volviendo loca con el disco y es natural, no tiene nada de relleno.

  • xabier

    El nivel de exigencia a los realmente buenos nada tiene que ver con [email protected] pachanguitas de turno.
    Esta entrega de Mozz es un 7,4 en un artista de 9. El trapero tuneado cantando como retrasado de turno es 7,4 en un artista de 2.
    Va así, no?

  • Avalancha

    La única canción que no me gusta es ‘The secret of music’ me parece que esos 8 minutos no están justificados, pero me encanta ese arreglo que parece un boomerang dando vueltas. Creo que no me gusta tampoco que comience con Jim Jim Falls, quizá hubiera preferido que abriera con el segundo corte, aunque la secuencia está muy bien conseguida, particularmente me gusta ese cambio radical de pasar de una canción como ‘Once I saw a river clean’ a ‘The truth about ruth’. Mi favorita de momento es ‘Darling I hug a pillow’. Y la portada también me encanta, con esa expresión tan encantadora como perturbadora. Bueno, creo que debo escucharlo más porque ahora estoy escuchando ‘The secret of music’ y creo que estoy conectando jajaja. Definitivamente, me parece que el álbum tiene una producción excelente y merece una nota por encima del 8, sobre todo viendo el nivel de los discos que habéis recomendado en lo que llevamos de año. xDD

  • Danicinexin

    Pues a mi el disco… Ni fu ni fa. Como fan irredento que soy de Mozz lo he escuchado varias veces y nada, no le veo genialidad ni grandes canciones que sumar a su repertorio clásico. Un poquitín más acertado que toda la retahíla de discos prescindibles que lleva grabando años pero con cosas que dan vergüenza ajena (“the secret of music”) y una producción cortita, vacía y mala. Que queréis que os diga, yo he terminado de oírlo y me he puesto “sing your life”, “why don’t you find out for yourself”, “boxers” y “the more you ignore me” y no encuentro ninguna de ese nivel ni parecido en este disco…
    Y desde luego decir que la portada es genial… Tela!!!

  • Jaime

    Morrissey entrega su mejor trabajo desde You are the quarry, y sin duda, el más atípico de toda su carrera, aunque esos tintes electrónicos no son ineditos, ya asomaban en Kill uncle (I dont mind if you forget me), en Malajusted (tema titular) o en Quarry (America is not the World), pero nunca con tanto peso.
    Creo que es un disco sin bajones ni temas flojos, al contrario que Low in High School o Low in High School, que tenían momentos menores (aunque en World… se compensaba con la edición que incluía un segundo CD con caras B, todas magníficas).
    Los fans de siempre estamos satisfechos de que haya tapado las bocas de sus detractores con un pepinazo a nivel musical y lírico, sin haberse apeado de la burra y continuando con su autoreivindicación ególatra y misántropa. Es Mozz, jodido, áspero y poético, y así es como nos gusta a muchos.
    Hoy he leído un artículo en un periódico británico en el que lo comparaban a nivel posicionamiento personal con Brett Easton
    Ellis y Michel Houllebecq, lo que me ha llamado la atención porque son dos escritores que me gustan mucho. Y hace poco, leyendo Serotonina y escuchando esos mismos dias California Son pensaba que el escritor y el cantante eran personajes parejos, que quizá me gustaban tanto porque no buscaban agradar ni caer bien, en un mundo políticamente correcto en que todos miden sus palabras por si alguien se ofende y no compra su libro, disco, peli… There is no point to be nice, canta Mozzer en el tema que da título a este último disco. Este dicho todo.
    Por cierto, las trompetas en Darling,…(puro Herb Albert), lejos de resultar vergonzantes (o a algo así dice la crítica) elevan la canción a los altares y The Secret of Music, arriesga como nunca en la senda del Scott Walker maduro.
    Discazo

  • Creo que es el primer disco de Morrissey al que le voy a prestar atención en condiciones en lo menos 15 año. Pero cada vez añoro más, cuando escucho algo suyo, aquellos años de los Smiths, en los que yo no tenía ni repajolera idea de inglés, y podía cantar alegremente sus canciones con la letra tipo wachuwachu sin entender un carajo. Porque la verdad, ahora que las entiendo perfectamente, me da a menudo bochorno la mera lectura de sus letras.

    Pero me alegra mucho saber que la música (que es lo que a mí me importa) parece buena, por esta y otras críticas que he leído, y también por el primer single, que fue lo mejor que le he escuchado en muchos años.

  • Avalancha

    Le he dado otra escucha y cada vez me gusta más. Tiene un punto bizarro pero a la par es el Morrissey clásico de siempre. Solo que me ha entrado la manía de que me gusta que el álbum comience con Love is on its way out, así que he colocado Jim Jim falls entre The Truth about Ruth y The secret of music y me gusta más como queda. My hurling days are done que en un principio era de las que menos me gustaban ahora se está convirtiendo en una de mis favoritas. En fin. un álbum muy entretenido y bonito de escuchar. Espero que siga con estas ganas de trabajar.

  • Avalancha

    Me flipa The truth about Ruth.

  • Jaime

    En cuanto a la portada, a mi me gusta ese plano corto, con esa sonrisa entre socarrona y desafiante y con ese título, como diciendo aquí estoy yo, con todo lo que le ha caído encima últimamente. Muy significativa. Además esta en la línea de portadas de muchos de sus admirados crooners.

  • Jaime

    My hurling days es una preciosidad y con una gran letra

  • Jaime

    Hombre, yo creo que hay un gran consenso sobre que las letras de los Smiths son, por lo general, muy buenas, de lo mejor que se ha escrito en el mundillo del pop. Puede que haya alguna más floja pero de ahí al bochorno me parece mucho decir. Repásate las de Rusholme ruffians, The Queen is dead o I want the one I cant have, por poner unos pocos ejemplos.
    A mi particularmente siempre me ha llamado la atención que un tío que debía tener en aquel momento 24 o 25 años, escribiera de esa forma.
    Aunque bueno, en una entrevista televisiva de cuando salió Quarry le preguntaron cuantos años tenía y él contestó que siempre había tenido 70.

  • david
  • Danicinexin

    Bueno Jaime… Respeto tu opinión, pero tanto como decir que Morrissey está a otra cosa… En este caso, un cantante y creador de canciones POP a lo que se supone que tiene que estar es a hacer buenas canciones, melodías irresistibles y estribillos memorables. Nada más. Y más cuando tampoco se puede decir que es que se haya tirado a la experimentación más salvaje ni nada de eso como para decir que está “a otra cosa”. Eso lo puede decir Nick Cave o gente así, que si que está haciendo otra cosa muy diferente a lo de sus inicios y aun así, siempre con canciones buenas (y ojo, no soy yo muy fan del australiano y desde luego a años luz de lo fan que puedo ser de Morrissey). Y todo esto, por supuesto, entendiendo y nunca comparando al propio Morrissey con The Smiths, error en el que cae muchísima gente y que creo que no es justo. Solo comparo a Morrissey con Morrissey…

  • Franciscus

    Es un gran disco. Comparado con el panorama tan flojo, es un Diamante. Un 7,4 es ridículo. Le tienes manía. Canciones con luz propia.

  • En este mundo moderno donde podemos reestructurar un disco nada más salir, me he creado una lista y simplemente he quitado “The Secret of Music” que tendrá un significado para él però no hay quien la escuche 2 veces. Y qué gusto, 10 pistas, 40 minutos redondos.

    Coincido con la crítica a pesar de que no me molesta tanto la producción, la verdad.

    Eso sí, la portada… madre mía, la portada. Hace buena la de California Son.

  • Jaime

    El respeto es mutuo, pero no comparto ese “a lo que tiene que estar..”
    No creo que un artista tenga que estar a lo que ha hecho antes y a la repetición. De hecho se agradece la falta de autocomplacencia y el situarse fuera de la famosa zona de confort, al menos en cuanto a sonoridad, pues la marca de la casa inconfundible sigue ahí (esas buenas canciones, melodías irresistibles, etc., a las que te refieres, de hecho un par de las nuevas, podrían haber estado en Vauxhall, mi favorito, por cierto).
    Que hay que comparar a Moz con el propio Moz y no con los Smiths me parece una buena reflexión, pero también es cierto que hace más de 30 años que está en solitario, y me parece perfecto que no se quede anclado siempre en el mismo sitio.
    Y cuando digo que está a otra cosa, no me refiero sólo a la producción (que te guste más, menos o nada, es innegable que es novedosa en su discografía), si no a nivel personal trasladado a las letras.
    En los 80 decía que se quería ir a casa a llorar (How soon is now) y ahora dice que si te vas a casa a llorar no le hagas perder el tiempo (Jim Jim Falls). Yo creo que aquélla vulnerabilidad irónica que sobrevolaba su producción de los 80 y 90, ha dado paso a la beligerancia amarga y cínica, que ya venía marcada desde la reaparición con Quarry, y que quizá en este disco resulte más atenuada que en los inmediatamente anteriores y que en el propio Quarry.

  • No me quería olvidar de comentar, por cierto, lo bien que canta.

  • Lillylooo

    Moz se ha marcado un gran disco y eso es así. Canciones como What kind of people, Jim Jim Falls, Darling I hug a pillow… es todo lo que necesitaba, y más estando de cuarentena. Este hombre no se cansa de salvar vidas?
    My hurling days are done la pasé de largo y ha acabado siendo de mis favoritas. Es tan preciosa y triste, confidente… tal y como me gusta Morrissey.

  • Los Smiths tuvieron grandes letras de Moz, ciertamente. Pero también grandísimas patochadas como Meat is murder. Si a eso le unes la deriva ideológica de Moz (bastante deleznable en mi modesta opinión), su tendencia a la autocompasión y su ego desmesurado que no cesa de desparramarse, creo que entenderás por qué, sobre todo últimamente, prefiero ni saber lo que escribe, para no cabrearme todavía más.

    Pero por si no quedara claro en mi comentario anterior: The Smiths fueron, y siguen siendo, una de mis bandas de referencia.

  • Jaime

    Yo creo que ese cierto extremismo político, la autocompasión y el ego desmesurado (que también puede verse como un total individualismo), gusten o no, son precisamente las notas que lo caracterizan y lo definen. De ahí esa eterna división de opiniones.

  • Avalancha

    Me encanta la letra de I Am Not a dog on a chain. Es toda una declaración de principios. Una invitación a pensar por uno mismo y atreverse a decir lo que piensas, a desconfiar de los medios generalistas y buscar tú mismo la información, porque están más interesados en desinformar para que pienses de determinada manera que en contar la verdad.

  • Jaime

    Ya iban por ahí los tiros en I spend the day in bed y en My love, I’d do anything for you, de Low in high school

  • Avalancha

    cada vez me gusta más, lo tengo en bucle. xDDD

  • Jaime

    Me gustan tus fotos, ahora Brando, la anterior la Crawford, en El caso de Lucy Harbin, de William Castle, un freak cachondo culmen del cine trash.👏🏻👏🏻👏🏻🤘🏻🤘🏻

  • Avalancha

    Sí, me alegro de que te guste. Me encanta el cine clásico y freak por supuesto.

  • Jaime

    Pues por si acaso no las viste te voy a recomendar dos pelis que además, al hilo del post, son de las favoritas del amigo Morrissey, “Billy Liar” y “Sábado noche, domingo mañana”. Estupendas.

  • Avalancha

    Pues muchas gracias por la recomendación. No las he visto y si son favoritas de Morrissey me interesa verlas, sobre todo ahora que ando confinado y tengo todo el tiempo del mundo. ;-)

Send this to a friend