Baja la venta de vinilos en 2020 y en España todavía no supera al CD

Por | 16 Sep 20, 18:31

En días recientes hemos leído en la prensa internacional cómo el vinilo ha logrado por primera vez superar las ventas de los CD’s. Ha sucedido en Estados Unidos, donde de los 376 millones de dólares ingresados por el mercado físico, el 62% se corresponde con ventas en vinilo. Es la primera vez desde los años 80 que se da la vuelta a la tortilla y el CD deja de ser el formato predominante. Da la impresión de que es una buena noticia, parece querer decir que todo va viento en popa y que la gente es cada vez más melómana y entregada al formato fetiche por excelencia. Pero eso no es exactamente lo que está sucediendo. En España el vinilo no ha llegado tan lejos, de hecho sus ventas han bajado por la covid-19, según el informe que publicaba también hace unos días Promusicae, y del que podemos extraer las siguientes 6 conclusiones.

El mercado físico se hunde un 45%

El cierre de las tiendas físicas por la pandemia no ha hecho sino afianzar una tendencia que ya conocíamos: el mercado físico se hunde. Este año lo hace incluso por encima de previsiones, pues ve caer ingresos hasta en un 45%. Las ventas de álbumes en vinilo se contrajeron en un modesto 8%, desde los 7,8 millones del semestre inicial de 2019 a los 7,2 millones de 2020. Sin embargo, la contracción en las ventas de CD es la gran mala noticia: se pasa de 24,2 millones de ingresos a 10,6 millones: se trata de un desplome de casi un 57%. En pocas palabras, el CD agoniza.

El vinilo baja también, pero ya tiene un 40% de share

Que nadie se quede con la copla de que la venta de vinilos va viento en popa, porque no es cierto. Como decíamos en el punto anterior, la venta de vinilos ha caído un 8% en 2020. Lo que sucede es que el CD ha caído de manera mucho más drástica, por lo cual el porcentaje de mercado del vinilo sube hasta ser un 40% de las ventas físicas. El CD sigue líder con el 58% de la cuota, si bien cabe imaginar que pronto haya «sorpasso» del vinilo, como ha sucedido en Estados Unidos. Como curiosidad, el vídeo y los 7″ completan con el 1,3 y el 0,5 por ciento de share, respectivamente. La nota de prensa ni siquiera menciona el cassette, que si acaso se vende en lugares que no computan, como webs oficiales, Bandcamps, etcétera.

El streaming, verdadero rey: 88% de share

Mientras la prensa se entretiene titulando cosas como «el vinilo recupera su trono», el único rey de todo esto es el formato streaming, que genera el 88% de los ingresos totales obtenidos. Es el streaming el que no baja, sino que ha conseguido ver aumentados sus ingresos en 2020, manteniendo en vivo a la industria musical, al menos a las grandes compañías. Los ingresos del mercado digital de la música consiguieron dar en España un estirón del 19%, al pasar de 106,9 a 127,1 millones de euros. Como veis se multiplica por más de 10 lo que aportan CD’s (11 millones) y vinilos (7 millones). Eso sí, las descargas digitales siguen registrando caídas (del 11 y del 20%, respectivamente) y se sitúan en valores que a duras penas merece la pena mencionar.

Subida generalizada de un 4%

Sumando todo esto, si en el primer semestre de 2019 se ingresaron 139,5 millones de euros, este año han sido 145,1 millones: la subida es del 4% para la industria de música grabada, en general. En relación al streaming de audio, las suscripciones crecen en un 17% (de 77,1 millones en 2019 a 90,2 en 2020), y la gratuita y financiada mediante inserciones publicitarias se dispara por encima de los 55,7 puntos porcentuales: de 10,3 millones a 16,1. Se llama a la prudencia respecto a esto último porque cabe prever que con la crisis de la publicidad que vivimos, estos últimos ingresos se reduzcan en el segundo semestre. Como siempre, es importante recordar que si no estás suscrito mensual o anualmente a ninguna plataforma de streaming, no estás aportando prácticamente nada a la industria (y por extensión a los artistas que estás escuchando).

Youtube y los modelos gratuitos siguen sin aportar mucho

De paso se lanza un dardo a Youtube por la pobreza de sus ingresos pese a lo escandaloso de sus streamings millonarios: tan solo se ha pasado de generar 14,1 millones en el primer semestre de 2019 a los 16,3 millones actuales. Tantos millones de visualizaciones para que los CD’s generen muy poquito menos dinero que Youtube, incluso cuando están a punto de desaparecer…

Llamada a la prudencia

Antes de lanzar las campanas al vuelo, los ingresos de los años dorados de la industria permanecen a años luz aún, y de hecho ni siquiera se mantiene el porcentaje de subida del 20% que se estaba viendo en los últimos años. Realmente sorprende el aire optimista que encontramos en la nota de prensa de Promusicae, que celebra que la industria musical sobreviva frente a otros sectores. Y es cierto, pero cabe recordar la verdadera millonada de streamings que has de producir como artista en un país como España para vivir de tu música. Hay que celebrar que la industria suba un 4%, por supuesto, y que se abandonen los discursos victimistas, pero hay que recordar que el 99% de los artistas vive de sus conciertos, de acuerdos con marcas o colaboraciones con otras áreas como la televisión o el mundo editorial, y que en absoluto va a ser un buen año para ellos.

Por suerte, Antonio Guisasola, director de Promusicae, concluye al final del informe que “es absolutamente importante situar estas cifras positivas en el contexto general de la industria de la música, porque el ligero crecimiento de nuestra industria en este semestre no debe restar valor a la magnitud de la crisis a la que nos vamos a enfrentar en la segunda mitad del año, especialmente intensa para el sector del directo, con efectos devastadores para los artistas y todos los que participan en la creación de valor».

Etiquetas:

La Tienda JNSP