Delaporte / Las montañas

Por | 18 Oct 20, 19:37

Entre los 2 EP’s de 6 pistas cada uno, el último de los cuales incluía nada menos que ‘Un jardín’ y ‘Cariñito’, y por supuesto ‘Como anoche‘, no tengo muy claro si ‘Las montañas’ es el segundo o el cuarto disco de Delaporte. Sí es mucho más evidente que es un álbum post-éxito: parece influido por esos primeros conciertos en los que la energía deja de estar a punto de desbordarse para salirse totalmente de madre, dando lugar a un álbum en varios momentos mucho menos contenido, mucho más asalvajado.

Se aprecia muy bien en alguno de los singles de adelanto, como el agresivo ‘De dónde vienes’ que estrenaron hace unos meses junto a PUTOCHINOMARICÓN; en la desafiante ‘La Bestia’, con retazos experimentales de jungle; y en otra de las muchas colaboraciones que contiene el álbum, ‘Bang Bang’ con Ginebras. El cruce imposible entre ‘I Love It’ de Icona Pop con Charli XCX, el clásico ‘Pena, penita, pena’ de Lola Flores y el rap de Daddy Yankee para ‘Despacito’ podía existir. Igualmente, cuesta creer que tanto ‘El volcán’, un cruce de trance con Raffaella Carrá, como ‘Boom’ y su estribillo «me descontrolo», no sean sendos desfases influidos por los conciertos que dieron o creían que este año iban a dar. Por otro lado, a su vez, el dúo formado por Sandra Delaporte y Sergio Salvi no se ha conformado con añadir sonidos extremos, y explora otras vías, como el medio tiempo, la canción viaje y lo latino.

Sólo a alguien muy negacionista del talento español puede sorprender que Sandra Delaporte se meriende una balada: tiene una voz preciosa y si fuera británica la tendríamos en el mismo altar que a Jessie Ware. El disco se acaba de presentar con el tema titular y un vídeo dirigido por Eduardo Casanova, que en la secuencia se ha reservado para el final. Como el resto del largo tiene un poso místico, sobre encontrarse a uno mismo («La madera quemará / Todas tus heridas / La tierra te arropará / Hasta entrar el día»), mientras la producción va introduciendo una tormenta de sintetizadores oscuros de la escuela ‘Homogenic‘ y Purity Ring. ‘Las montañas’ cierra el álbum después de una balada a piano llamada ‘Universo’, de la que Sandra sale viva tras aproximarse a los territorios melódicos de Kate Bush. No todo el mundo puede decir lo mismo.

Que Delaporte se defienden muy bien en ese registro espiritual se aprecia desde el primer corte, ‘El refugio’. Su estribillo repite «me aterra no ser yo» y los sintetizadores juegan ciertamente con la sensación de «terror». Por su parte, ‘No’ se va acelerando mientras lucha por salir de un momento de bajón («déjame llorar, déjame estar mal (…) soy una niña más, que solo quiere saltar»). Lo que no impide que los Delaporte rompepistas, los que nos conquistaron con ‘Un jardín’ y ‘Ni un beso’, aparezcan también. Soy incapaz de atender a nada de lo que dice la letra de ‘Clap Clap‘: su ambiente celestial levita a la altura del mejor Caribou, siendo definitivamente uno de los mejores temas de 2020.

Si The Knife jugaron a ser un poco latinos en los ritmos de ‘Pass This On’, Delaporte exploran esa vía con un tema que parece producido por los suecos, si bien añadiendo la sal de Ximena Sariñana en ‘No dirás’. Es otra de esas canciones suyas que pueden pitar en cualquier momento si son promocionadas por los canales adecuados, como ‘Rica rica’, que pasa de sonar a Melanie Martínez a añadir raps de Arkano; o ‘Se va‘, una canción que empieza en plan pastoral y después se convierte en un petardo medio italo medio electro: te gustará si te gustan Goldfrapp, lo mismo los de ‘A&E’ que los de ‘Supernature’.

Calificación: 7,5/10
Lo mejor: ‘Clap Clap’, ‘Las montañas’, ‘Se va’, ‘Rica rica’
Te gustará si te gusta: Yelle, Purity Ring, Underworld, GusGus
Escúchalo: Youtube

Etiquetas:

La Tienda JNSP