- Publicidad -

L kan / ¡Viva la farsa!

Te gustará si te gustan: Ojete Calor, Las Bistecs, Hidrogenesse
Lo mejor: 'Yo ya no (Coronavirus)', 'Como yo soy tan rara', Animal en extinción', 'Ay Marie Kondo'
Escúchalo: vídeo de 'Esta ciudad no existía'

¿Cuántos años hace desde que saliera el último disco de L kan? Dejando a un lado el Supergrupo junto a sus colegas Aviador Dro y La Monja Enana (2015) y el recopilatorio ‘Lo nuevo y lo viejo’ que editaron en 2016, hay que retrotraerse hasta 2007 para encontrarse con ‘Somos otra cosa‘. Un disco que brillaba sobre todo en sus denominadas canciones «emo»: el medio tiempo adulto ‘Todo lo que no’, a la postre su mejor composición, y más ahora que Stereo Total ya no podrán existir más; y la adaptación de una canción perdida maravillosa, ‘Normas de equivocación’, de unos que se llamaban Esmeralda Tuk y Los Perros de la Luna.

13 años después, el grupo liderado por Belén y Olav ofrece otra cosa muy diferente a lo de aquellas dos canciones. Consciente o inconscientemente revitalizados por el éxito progresivo de proyectos afines como Joe Crepúsculo, Ojete Calor o Las Bistecs, que llegaron después de ellos y han actuado repetidas veces en el club de Belén y Luis (y David, DJ Smart), el OchoyMedio; han continuado haciendo de la observación de lo superfluo y lo cotidiano, su bandera. No hay ansia de «madurez» en sus canciones, pues eso iría radicalmente en contra de la filosofía de los autores de ‘Humor idiota’ y ‘La más fané’. La nota de prensa de su sello Subterfuge no duda en calificar al grupo como «estrafalario».

- Publicidad -

Cuales traperos o cuales artistas de la farándula sesentera y setentera, L kan se han mantenido vigentes a lo largo de todo este tiempo sin disco gracias a la edición de singles sueltos, uno de los cuales ha terminado siendo el gran hallazgo de su carrera: ‘Marie Kondo‘, dedicado a la sargento del orden que tanto se ha viralizado en los últimos años. ‘¡Viva la farsa!’ puede ser entendido como un disco de electro que parte de esa piedra angular para realizar otras observaciones similares: lo denostada que está la profesión de cartera (‘Animal en extinción‘), el vicio de comer hidratos (‘Para con el pan‘) o el consuelo de las pequeñas cosas (‘Mira a tus cosas’).

Esta última aúna el synth-pop ochentero con un teclado a medio camino entre Camela y alguna folclórica, sin que el tema desentone en el conjunto. También se las han arreglado para encajar la orquestación sintética de la rococó ‘Conversación monumental‘ o la adaptación de una cumbia del colombiano Gildardo Montoya, que les viene al pelo. ‘Como yo soy tan rara’ les sirve para hacer los pertinentes guiños/parodias al portugués y al género no binario. «Como yo soy tan rare», dice ahora esta canción a diferencia de lo que sucedía en la original.

- Publicidad -

Como un guión del genial ‘El intermedio’, L kan tienen sus días, y la intromisión de ‘Como una ola’ en ‘Yo quiero follar’ ha de ser una broma interna. Sin embargo, el disco contiene algunas de las paranoias sobre la actualidad más significativas que ha dejado el pop español. A ‘No es una crisis, es una estafa‘ y ‘Esta ciudad no existía’, para la que acaban de realizar un vídeo con la ayuda de la prestigiosa compañía Voadora; hay que sumar la versión con letra actualizada de ‘Yo ya no’. Siempre fue una de las canciones más divertidas de L kan, y ahora lo es más todavía a pesar de que Olav parece haber grabado su parte realmente confinado en un sitio muy cerrado. En todo caso, su narración y la de Belén de lo que fue el confinamiento más estricto, aquellos momentos en que no nos atrevíamos ni a sacarnos un moco, y las orgías desaparecieron de nuestras vidas, engancha por lo que tiene de insólito. Así fue nuestra vida en marzo de 2020, y sólo ellos podían hacernos reír rememorándolo.

L Kan presentan ‘¡Viva farsa!’ el día 11 de marzo en Bravo Madrid.

Discos recomendados