5 cómics que leer antes de que acabe el verano

Por | 06 Sep 15, 15:52

Furillo / Nosotros llegamos primero

llegamosprimeroPrimer trabajo del zaragozano Ignacio Murillo “Furillo”, que apunta muy alto desde el arranque al mezclar humor, ciencia ficción, costumbrismo y política. ‘Nosotros llegamos primero’ está ambientado en la España de los años 60, bajo la premisa de que Franco sea el primero en enviar una nave espacial a la Luna, sin faltar el destape de la época, la moral nacional católica, las suecas en intrigas de espionaje o las ansias conquistadoras a caballo entre Cristóbal Colón o Pizarro. Lo más llamativo es el desarrollo de un humor singular, encarando risa y escatología con sagacidad. El dibujo en blanco y negro, con claras referencias a la obra de Robert Crumb, es impecable, plagado de detalles que funcionan al no andarse con sutilezas. 7,8/10.

Santiago Valenzuela / Las Aventuras del Capitán Torrezno. Babel

babelLa saga de la historieta más ambiciosa de nuestro país es un clásico desde la primera parte. Con ‘Babel’, llega la novena aventura del Capitán Torrezno, de nariz puntiaguda y pelo cardado, que en ‘Plaza Elíptica’ supuso para Santiago Valenzuela ganar el Premio Nacional de Cómic en 2011. La serie desarrolla contiendas épicas en un submundo de miniatura, logrando un poder narrativo tan afilado como el ímpetu arquitectónico de sus dibujos. Un escenario en el que su autor va descargando críticas profundas, velando la acción entre lo cotidiano. En esta ocasión nos encontramos con el asalto a la Torre de Babel, la estrategia militar para lograrlo en un tiempo de cañones y flechas, pero a la vez introduciendo tecnología… ¿o por qué no un avión? Valenzuela obliga al lector a adentrarse en tramas que se agilizan unas a otras, gracias a la sofisticación que se topa con la cercanía de su protagonista, El Capitán Torrezno. 8/10.

Jules Feiffer / Matar a mi madre

Matar-a-mi-madreJules Feiffer, dibujante y autor estadounidense principalmente de libros infantiles, ganador de un premio Pulitzer en 1986 por su tira cómica en ‘The Village Voice’ y de un Óscar por el corto de animación ‘Munro’ en 1961, ha decidido a sus 85 años hacer su primera novela gráfica. Una puesta de largo que, a estas alturas, podía parecer complicada a pesar de toda esa vida dedicada a la ilustración. Su trazo en el dibujo es casi como de boceto, con líneas nerviosas que sirven para plasmar la atmósfera tensa en la que se desarrolla esta historia próxima al cine negro: el argumento ata a cuatro mujeres a un destino en los años 30. No faltan los ingredientes básicos del género: el detective, el alcohol como acompañante, el ritmo del swing y el claqué, y unos tiros a la primera de cambio. A Feiffer se le ve propenso a extenderse en los diálogos, exigiendo cierto esfuerzo del lector, pero recupera con buenos bríos un género que parece estar en vías de extinción. 7,8/10.

Miguel Brieva / Lo que (me) está pasando. Diarios de un joven emperdedor

loqueestapasandoLa explosión de la crisis aporta grandes titulares, pero ir más allá es la tarea que el sevillano Miguel Brieva (1974) aporta en este diario ilustrado. Un cometido que tiene la agudeza de estampar -con la contundencia que la letra pequeña esconde detrás de cualquier contrato de trabajo actualmente- la decepción de una generación que ahora está en torno a los 30 años. Brieva es también autor de ‘Dinero’ y ‘Bienvenido al mundo’, en los que igualmente mezcla realidad con fragmentos que se salen de ella. Sin llegar a ser surrealistas y con los tonos salmón de la prensa económica, las viñetas en ‘Lo que (me) está pasando’ cementan ese puente entre los dos mundos, el real y pesimista y el alucinógeno como evasión, plataforma que se está convirtiendo en el trampolín para su autor. 7,8/10.

Alfonso Zapico / La balada del norte. Tomo 1

labaladadelnorteParece que la obra de Alfonso Zapico está encaminada a centrarse en momentos o personajes históricos conocidos. Si en ‘Dublinés‘ (Premio Nacional de Cómic 2012), nos sumergía en la compleja vida del escritor James Joyce, y en ‘El otro mar’ se acercó a Vasco Núñez de Balboa, en ‘La balada del norte’ acomete la caída de la monarquía y la Revolución minera de Asturias en 1934. Zapico se ha empleado a fondo, apartándose de tendencias y realizando previamente un trabajo minucioso de documentación. Un ejercicio que, junto a ‘Los surcos del azar‘ de Paco Roca, parece querer acabar con el desinterés generalizado hacia una etapa reciente de nuestra historia. Al igual que este, también utiliza el recurso de construir dos relatos en paralelo, tratando ‘La balada del norte’ el romance entre dos jóvenes. A la espera de la segunda y última entrega para el desenlace, podemos asegurar que la evolución de los dibujos de Alfonso Zapico es formidable, tanto por la expresividad de los personajes, como por la flamante presencia arquitectónica de edificios de Madrid o Asturias. 8/10.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR