Frank Ocean / Blonde

Por | 31 Ago 16, 18:14

frank-blondCuando escribía por primera vez sobre ‘Nikes’ minutos después de que fuera mostrada al gran público, desde la excitación y no poca euforia, me pareció ver en su trap narcotizado y su Autotune extremo el sonido de 2017, el sonido del presente que marca el futuro. Quizá lo sea, pero ese single solo es una pequeña parte, y ni siquiera la más representativa, de lo que hay dentro de ‘Blonde’, el segundo álbum de Frank Ocean que tanto ha dado que hablar durante un par de años. En realidad, el sonido de 2017, si está aquí, sería más una involución que una evolución.

Apenas ese primer single, además de la brillante ‘Pink + White’ (de producción elegante y clásica a cargo de Pharrell) y, en menor medida, la compleja ‘Nights’ (¿una nueva ‘Pyramids’?) y ‘Futura Free’ (cierre y reverso trippy de la inaugural ‘Nikes’), encajan en el sonido que cabría predecir del autor de ‘channel ORANGE’. Muy al contrario, lo más común en este disco son canciones delicadas, evocadoras, que se presentan en una forma esquelética, sutil y cruda. ‘Blonde’ suena, en buena parte, con apenas un instrumento analógico, dos a lo sumo (generalmente teclado o guitarra, eléctrica -envuelta en trémolo- o acústica), como escueto acompañamiento a la deslumbrante voz de Frank, que se deja la vida cantando, rapeando ocasionalmente con versátil y personal flow. Las bases percusivas, de haberlas, a menudo son una mera sugerencia. La producción, o la cuidada ausencia de la misma, se esmera sobre todo en la creación de ambientes y delicados detalles, pero no tiene un papel protagonista. Escucharlo es como si observáramos una escultura abstracta construida por un niño usando lo que tiene a mano, palos, hojas, piedras y arena. Rudimentaria pero, de tal pureza, que hace su belleza inigualable.

Enseguida ‘Ivy’ da cuenta de esa faceta dominante en ‘Blonde’, y la inconmensurable ‘Solo’, con el sonido de un órgano de iglesia inundando el espacio, confirma que no estamos ante el disco que imaginábamos. Porque ‘Blonde’ supura soul, un soul intimista, puro sentimiento con escasos pero medidos aditivos. Como los trazos de psicodelia de ‘Skyline To’, los arreglos orquestales de ‘Self Control’ (un extraño pero magnético crossover con el joven trapero sueco Yung Lean y las bonitas guitarras -no acreditadas- de Austin Feinstein, del grupo Slow Hollows) o los arreglos mutantes de ’Pretty Sweet’, que los llevan a expandirse y elevarse hasta la estratosfera. Así, yendo arriba y abajo, nos sostiene Frank a unos centímetros del suelo durante la hora exacta que dura este viaje. Pero estos territorios de la cercanía y la desnudez están lejos de ser anecdóticos, cuando a ellos pertenecen también los momentos más sobrecogedores del disco, capaces de derretir al más cínico: el trío monumental que en la recta final del álbum conforman ‘White Ferrari’ (¿una metáfora sobre la cocaína?), ‘Seigfried’ (que parece citar su affair con el modelo Willy Cartier) y ‘Godspeed’ (una especie de carta escrita a su yo adolescente).

‘Blonde’ se aleja así de la última tendencia en el R&B, el rap y el pop, que viene basándose en la hiperproducción, una a veces grotesca acumulación de autores y productores para hacer de cada canción un fulgurante monstruo de Frankenstein. Es cierto que, tal y como el autor ha listado, ‘Blonde’ también recurre a numerosos de colaboradores, pero no son tantos como aparenta. Algunos de esos nombres (The Beatles, Elliott Smith) aparecen citados porque Ocean usa frases (cuando repite incesantemente “This is not my life / It’s just a fond farewell to a friend” en ‘Seigfried’ suena aterrador) o samples de algunas canciones suyas, evidentes guiños más allá de la mera cita. Y otros, como David Bowie, son una inspiración o modelo. La contribución de otros cuantos (Kanye West, Brian Eno, Antony Phillips -de Genesis-, Jonny Greenwood) es aún poco clara, se refiere a canciones de ‘Endless’ o a su ya agotada revista ‘Boys Don’t Cry’. Apenas destacan (o se acentúan de alguna manera) las intervenciones de Beyoncé (que canta en ‘Pink + White’), Kendrick Lamar (que apenas desliza algunas palabras sueltas en ‘Skyline To’, producida sigilosamente por Tyler, The Creator), Rostam y Jamie xx (que, se dice, producen ‘Ivy’). Y sólo resultan claramente reconocibles la voz de James Blake (por más que parezca la de Justin Vernon) al final de ‘White Ferrari’, la de la solista de gospel Kim Burrell en ‘Seigfried’ (sic) y la de André 3000 en el (audaz, por otra parte) skit ‘Solo (Reprise)’.

Todo esto viene a que ‘Blonde’ es un álbum en el que la firma y la sensibilidad del cantautor de Nueva Orleans está por encima de todo. La sensación es que los intervinientes, que suelen ver sus nombres destacados en grandes letras, sabían que estaban trabajando en un material de alto calado emocional y artístico, muy personal, y que la mejor manera de contribuir a ello era dejándose el ego en casa. Hasta en ese aspecto, ‘Blonde’ es un álbum interesante y poco común, con unos no-créditos en una lista alfabética que invitan a ser desentrañados. Incluso resulta enriquecedor dar con otras influencias no explicitadas pero evidentes como King Krule o Francis and the Lights. Tampoco cabe afear su profusión de interludios o (aparentes) cortes menores. Cada uno de ellos, como la historia explicada por SebAstian sobre una novia que le dejó porque él no quiso aceptar su amistad en Facebook (‘Facebook Story’) seguida de (un fragmento especialmente elegido de) la adaptación de la versión que Stevie Wonder hizo una vez de ‘Close To You’, la legendaria balada de Bacharach y David, alberga algo sobre lo que reflexionar o disfrutar.

Y es que, como decía, estamos ante una obra conmovedora, en la que Frank se ha dejado el alma. Y no, no es una frase hecha. Su personalidad, sus miedos, su dolor, su felicidad, sus anhelos, están impresos en estas canciones. Unas veces de forma más explícita que otras, pero siempre con una singular capacidad poética, las constantes referencias y metáforas a su pasión por los coches y la velocidad (herencia y símbolo, dice, de una adolescencia heterocéntrica), las evidentes alusiones a unas relaciones complicadas en su temprana juventud que cambiaron para siempre su forma de ver el amor (tanto ‘Ivy’ como ‘Pink White’ parecen referirse a la persona a la que escribió aquella desarmante carta abierta en su Tumblr, 2012), el uso de drogas como método evasivo de la realidad o su huida de los focos, las alfombras rojas y todo lo que implica la fama en general alimentan estas canciones.

Parece obvio que la opción tomada por Ocean en lo musical, liberando las canciones de exuberancia y apariencia hedonista, tiene como objeto poner énfasis en sus letras. Resulta un deleite leer unos textos que, de forma evidente, están extremadamente cuidados en el uso de metáforas e imágenes, slang y cultura popular. Dejando atrás el sobado “poesía callejera” atribuido al rap, Ocean trabaja una poesía contemporánea que retrata la desazón post-millenial (¿acaso es distinta a la de otras generaciones?), reflexiona sobre la futilidad de la cultura de la imagen, desdramatiza las drogas, acentúa lo absurdo del racismo y la homofobia, coquetea con la idea del suicidio o se burla de la rigidez de roles sexuales. Apela a lo espiritual (que no a la religión) como una opción vital (“Mind over matter is magic”, canta en ‘White Ferrari’) y a la generosidad de observar al pasado sin rencor para crecer, como un aprendizaje de lo que hoy somos.

“Acid on me like the rain, weed crumbles into glitter. Rain, glitter”. ¡BAM!
“We didn’t give a fuck, back then. I ain’t a kid no more. We’ll never be those kids again”. ¡BAM!
“You showed me love. Glory from above. Regard my dear, it’s all downhill from here”. ¡BAM!
“Maybe I’m a fool. Maybe I should move and settle, two kids and a swimming pool. I’m not brave”. ¡BOOOM!

Muy por encima de la forma esquiva y confusa con la que Ocean ha elegido envolver el lanzamiento (aún intentamos entender qué es y qué pretende ‘Endless’), muy por encima de la catarata coloreada que anuncia los invitados y referentes detrás de esta obra, ‘Blonde’ es una obra musical llena de pasión y apasionante, que invita a detenerse sin prisa en los centenares de detalles sonoros y líricos que permanecen en sus rincones. Y, sobre todo, invita a deleitarse repetidamente en su interpretación, un grito, mitad rabioso, mitad eufórico, de un autor superdotado que ha tenido que superar el pánico de no alcanzar las altas (¿quizá inalcanzables?) expectativas puestas en él. Al final, para mantener la cordura, no ha tenido más remedio que vaciar sus propias entrañas y disponerlas cuidadosamente para nuestro deleite. “Te deseo suerte, la gloria. Habrá montañas que no podrás mover, pero aún estaré ahí por ti” (‘Godspeed’).

Calificación: 8,8/10
Lo mejor: ‘White Ferrari’, ‘Solo’, ‘Nikes’, ‘Ivy’, ‘Seigfried’, ‘Nights’, ‘Pink + White’, ‘Godspeed’
Te gustará si te gusta: Sam Cooke, Kanye West, Bill Withers, Kendrick Lamar
Escúchalo: iTunes

  • ¿Lo puedo decir ya?

    DISCO DEL AÑO <3

  • Jur

    blond

  • Jurlen

    Sam Cooke son palabras mayores para comparar a Ocean…

  • Sobrevalorado ya.

    ¿De verdad soy el único que lo piensa?

  • Isotiazol

    Gran crítica para gran disco.

  • llamamebritney

    ¿Mejor que Kanye? NO FUCKING WAY

  • Jaimecín

    Otro disco adormidera para las listas de lo mejor del año. Vaya muermo.

  • No xd

  • Yo tampoco entiendo la -e

  • Macp

    En mí opinión es MUUUUUUUUUY superior a Kanye, pero es mi opinión.

  • Ricardo Babooshka

    Olé por la crítica ! blond es un disco alucinante.

    Puede q haya a quien no le guste Ocean, pero este disco es una de las obras más personales y audaces q vamos a escuchar este año

  • karliiiitos .

    Inmenso.

  • Coronel Genial

    No x2

  • Dirrty Boy

    La verdad es que Franco Oceano ha hecho un álbum decente, ‘Pink + White’ es un temazo, mi favorita sin duda alguna, con todo y la pesada de Beyoncé haciendo coros y los interludes con todo y que a veces son innecesarios, no son para nada aburridos (en mi opinión)

    A pesar de las colaboraciones de lujo, el “hype”, la revelación contra su discográfica y la negativa contra las exclusivas de los servicios de streaming, siento que le ha faltado algo.

    (BTW: Nunca he entendido si es “Blond” o “Blonde”)

  • un/do

    nunca terminé de cogerle el punto a “chanel:orange”. me pareció aburrido exceptuando por un par de temas y uno de esos albumes incomprensiblemente pitchforkizados. pero este… joder, que discazo, collons! hacía mucho tiempo que no ponía un disco en repetición. y así llevo una semana ya. me corro vivo, vamos

  • BearVigo

    Coincido con la crítica, aunque solo un apunte: lo acongojante que es Be Yourself. Todo lo que le dice su madre en una conversación telefónica, recogida en un corte apenas acompañado por unos sintes, es tremendo y precioso a la vez. Anticipa mucho de los temas de los que hablará después el disco y es un mensaje lleno de amor. Me parece fundamental para entender tremendo álbum.

  • Marvin Andres Murillo Cabezas

    Te entiendo perfectamente Frank, todos ellos solo ven fama y quieren dinero.

  • llamamebritney

    Muy bien. En la mía NO.

  • +1000000

  • paninaroh

    sobrevalorado no…………………..lo siguiente jajajajajajaja

  • james

    Pues mi opinión es que aún falta tiempo para valorarlo en su justa medida. Es un disco complejo. Y lo que llevamos leyendo durante días es el hype.

  • james

    A ver qué hacía Kanye sin su horda de productores.

  • paninaroh

    peñazo,coñazo,bobada pretenciosa, sopor y muermo en cantidades industriales con el tipo mas SOBREVALORADO de la música de pose y bobada que se gastan algunos………….además en que cabeza entra, que discos de + de 15 canciones no estén plagados de rellenos, relleno tras relleno, y si queda algo pues relleno…………aún no me saco de la cabeza esa Nikes jajajajajaja candidata del año a la tomadura de pelo ………………voz de ardilla pitufera jajajajaja
    y que decir de White Ferrari jajajajajajaja otra tomadura de pelo de mucho cuidado copiando al West descaradamente y poniendo voces transcendentes jajaja o esa Futura free otra tomadura de pelo, eso es la no música, la idiotez directamente y Good Guy jajajaja pura mierdicia…………….quien no quiera perder un tiempo valioso de su vida no escuche esta bobada pretenciosa y aburrida de este señor por mucha crítica pomposa que lea de algunos…………..parece que las canciones hoy en día no interesan y lo importante es lo que te cuenten del disco las colaboraciones y si compuso tal canción a la pata coja, eso es lo importante……….¿y las canciones? para alguno es otro tema………………

    DISCO MIERDA DEL AÑO………a unir a otras mierdicias sonoras como el Blake, Cagalanches, etc…..jajajajajajaja

  • pablooscarzine

    Me ha gustado muchísimo la crítica. Y la comporto plenamente. Disco del año junto a Blackstar en prácticamente todas las listas que salgan al final de año.

  • Zexion

    Me ha gustado, aunque no tanto como Channel Orange. Debo mirar a fondo la líricas.

  • paninaroh

    uff ya no vas dormir con semejante duda jajajaja..es blogggggg (de vómito)

  • paninaroh

    si este muermo lleno de bobadas y rellenos es disco del año Romeo Santos es Frank Sinatra

  • encima lo llaman CANTAUTOR JAJAJAJAJAJAJ

  • paninaroh

    cantante en el peor sentido de la palabra

  • paninaroh

    pomposa crítica para un aburrido disco

  • Zexion

    Tampoco te pases, en tu opinión.

  • paninaroh

    jajajajaja aquí a los “Cagalanches” uno los comparó con Henry Mancini jajajajajajaja es como comparar mas o menos un Twingo con un Maserati……………es de coña fijo

  • paninaroh

    Inserso

  • Lucas eme a

    Que insufrible eres repitiendo letras como si tuvieras doce años. Si Dios existe, que se encargue de ti por favor.

  • Lucas eme a

    Dejo este mensaje por aqui para que la pasiva odiosa de paninaroh escriba algo.
    BLOND – OBRA MAESTRA

  • karliiiitos .

    ¿Eso qué es?

  • paninaroh

    será un placer, obra maestra del tedio tienes razón

  • paninaroh

    después de ti LucaSemen up y tengo + tengo 15

  • paninaroh

    HOVRA MAEZTRA

  • Dirrty Boy
  • Vespertine

    Creo que tanto súper hypear a Frank Ocean como ser hater a muerte, son actitudes que van igual de modernas, así que ni una ni otra.

    Si no supiéramos que “Blond(e)” es el segundo álbum de Frank Ocean, las opiniones estarían más dirigidas hacia una sola dirección: Que éste es un gran álbum. Ocean dejó de lado este RnB empalagoso que antes podía llamarse alternativo y que ahora ya suena en todos lados (“Make me” ejeemm). “Blonde”, es lo suficientemente personal como para identificarte en las letras; lo suficiente experimental como para no querer dejar pasar ningún detalle: simple, por momentos casi abstracto, para escucharlo de corrido. Que si es mejor o no que “Channel Orange” quién sabe, pero de que éste es un gran segundo álbum, eso sin dudarlo.

  • adrianco

    Veo mucha bilis contra este hombre.
    Como el disco ha sido “hypeadísimo” y a mí no me ha gustado nada, me voy a hacer el guay poniéndolo a parir. En fin…
    Sin haber leído esta crítica y sin querer dar sentencia con esta opinión, me parece un discazo que salva el hype de largo (por lo que he podido leer no he descubierto América con mi opinión).
    Yo venía a preguntar si sabeis CÓMO O CUANDO SE PUEDE CONSEGUIR EL DISCO EN FÍSICO, pero he querido dar mi opinión al ver algunos comentarios.

  • Natasha

    8,8???? Que les está pasando a la gente JSP? Seguramente se fumaron un porro y una cerveza al momento que estaban escuchando este disco. Lo “inflaron” mucho,demasiado para mi gusto.

  • Inc.

    Mas que un porro, tal vez lo escucharon cuando andaban bajo los efectos de medicamentos sin receta medica, el disco tiene un par de temas buenos (dos o tres, no mas), pero de ahí a que este mas valorado que otros, pues no, hubo algunas canciones que no terminé de escuchar de tan aturdidas que resultaban (y se quejan de la voz de Britney jajaja), quizá es el disco que Kanye West no quiso sacar, yo no le daba ni la mitad de lo que le pusieron aquí, pero el gusto se rompe en géneros, y no dudo que al final del año tenga bastantes reconocimientos, así como el de Beyoncé (que a ella si le he perdido el interés desde hace 3 discos)

  • Dumblonde/Forever BØY

    Super inflado.

  • Dumblonde/Forever BØY

    Si Kanye saca algo asi lo dejo de seguir xD

  • Dumblonde/Forever BØY

    Jajajajajaja no.

  • Dumblonde/Forever BØY

    Kanye es mejor que Franca Oceano

  • paninaroh

    ¿y este disco que canciones va dejar para la posteridad? que pasados años sigan sonando en algún sitio………………..0 canciones? alguno con detritus fecal en los oidos dice que es una obra de arte, no se cual es mas malo el de Drake el de Rihanna(sin contar Kiss It Better) o el de Ocean……….ufff menudo año de mierdas sonoras

  • oddie

    Una delicia de principio a fin. Te transporta. Un 10 de 10.
    “…a bull and a matador dueling in the sky…”

  • Adrian

    Te pagan por comentar?. En cada comentario tuyo que veo, vas perdiendo cada vez un poco mas de credibilidad. Al menos fundamenta un poco tu opinion. No me extraña nada viniendo de alguien al/a la que le gusta Britney Spears…

  • Paco Jou

    La influencia de Pitchfork es demasiado grande en las revistas europeas y aquí más todavía. Si lo mejor del año van a ser Ocean, Beyoncé, Avalanches…uff que aburrimiento de año. Vaya paliza soberana, R&B de ascensor para señoritos/as acostumbrados a las radio fórmulas de los últimos paliza-años. Me quedo con Kiwanuka y Adamson, por decir dos que no hacen temblar los cimientos de la música, pero que me parecen mucho, mucho, pero que mucho más interesantes.

  • paninaroh

    Pitchfork ES UNA PESTE luego de ahí hacen un copia y pega jajajajaja

  • Me encanta la portada. Dice claramente “¿En qué estaba pensando cuando decidí ponerme el pelo verde?.

Playlist del mes

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Send this to a friend