‘The Big C’, la comedia que ‘Mi vida sin mí’ no quiso ser

Por | 18 Ago 10, 11:11

the big cLa temporada de series está a punto de comenzar de nuevo en Estados Unidos tras la pequeña brecha veraniega, y las cadenas de televisión ya están completamente focalizadas en ir presentando sus apuestas para esta nueva temporada de otoño / invierno. Una de las primeras series en aparecer ha sido ‘The Big C’, que ahonda un poco más en un género no demasiado explotado: la comedia mortuoria. Y avisamos: para quienes vieran ‘Mi vida sin mí’, ‘The Big C’ no les va a resultar desconocida en cuanto al argumento al menos. Sí en cuanto a la forma de tratarlo, claro.


Un cáncer terminal está a punto de acabar con la vida de Cathy Jamison, interpretada por una increíble Laura Linney (‘Love Actually’, ‘El show de Truman’), que se desenvuelve generosamente en el papel de ama de casa perfecta y ordenada. Tras una visita rutinaria al doctor descubre que tiene melanoma, un cáncer incurable. Totalmente devastada, decide iniciar una nueva vida, probar lo que no ha probado nunca y disfrutar más de lo que tiene a mano y en lo que no ha reparado hasta el día de hoy.

En este proceso tendrá tres ayudantes fundamentales: su marido Oliver Patt (‘Nip/Tuck’, ‘The West Wing’), con quien está pasando una crisis; su hermano el hippie y su vecina, cuya única actividad en la vida desde hace años ha sido, precisamente, esperar a la muerte para escapar de la soledad.

‘The Big C’ huye de forma bastante acertada (especialmente al comienzo de su piloto) del melodrama, centrándose en la comedia (aunque los productores no se resisten a su poquito de lágrima, todo hay que decirlo). Pero la emoción es tan contenida y Laura Linney está tan soberbia en su papel de madre-de-familia-que-se-lo-traga-todo-con-una-sonrisa que el momento no desentona en absoluto, y más sabiendo por las fotos promocionales que no va a ser la tónica general.

Queda por ver por dónde respira y cómo sigue la cosa, pero es bastante probable que -aunque la serie no se convierta en un icono o en una reconocida producción televisiva-, sí gane los suficientes adeptos como para mantenerse en pantalla. La historia, si se explota bien y huye del victimismo y el maniqueísmo que pueden arrastrar este tipo de guiones, es muy disfrutable. Y es que, seamos sinceros: ¿quién no ha pensado alguna vez en todo lo que haría si, en un momento determinado, le dicen que le queda poco tiempo?

Calificación: 7/10
Destacamos: A casi todos los actores adultos, que están francamente bien en sus papeles.
Te gustará si te gusta: el humor negro y la falta de prejuicios.
Predictor: Desafortunadamente, su protagonista tiene ya fecha de caducidad, y habría que tener cuidado con alargar la serie demasiado (podría resultar ridículo).

Etiquetas: ,
  • Acojona la obsesión con la fatalidad y la muerte que tienen las series actuales.

    Intentaré echarle un ojo a la serie de todas formas.

  • Yo quemaría mi colegio con los curas dentro.

    Yo creo que la muerte era, después de la violencia y el sexo, el último tabú que le quedaba por romper a la comedia. A mí lo que me da miedo es que, el día que rompan todos los tabúes, ya no nos va a hacer gracia nada.

  • Es Oliver Platt, supongo.
    Lo que empieza ya a acojonar y mucho es la calidad de los actores de cine que se van a la Tv, y la escasísima calidad de los actores jóvenes de cine de ahora.

    Hablando de series, “Último aviso” (Burn Notice) en la 4 me parece de lo mejor y menos publicitado desde mucho tiempo. Una serie que arrasa en EE.UU. y aquí la ponen a las doce de la noche en tandas de 2 episodios, y así y todo me la trago hasta las 2 de la mañana…

  • Hombre, yo me sigo partiendo el culo con el slapstick, así que no creo que sea cuestión de novedad, sino de hacerlo bien.

    Saludos dándome en la cabeza con el palo de la escoba al pisarla.

  • Tiri No Se Adapta

    Pues más o menos como la genial “Breaking Bad”… solo qu esta es menos comedia y más mafias. Pero en resumen, gente con cancer que lo oculta y quiere dejar una mejor vida a sus seres queridos…

  • jenny boy

    A ver qué tal..

    Más que el contenido de la serie, espero con más ganas la reacción de las masas españolas, si es que llega..

    A ver si se le quita ya hierro superfluo a la C mayúscula!

  • Warp

    No entiendo por qué cuando alguien tiene cáncer tiene que salir en los medios diciendo “tengo cáncer”.

    Cuando Serrat dijo que tenía cáncer, corrieron ríos de tinta de articulistas y gentes de todo tipo “apoyándolo”, “admirando su valentía”, “deseándole lo mejor” y otras soplapolleces. ¿Qué pasa, es que sólo te desean lo mejor o te apoyan cuando vas a palmarla?

    ¿Qué tiene el cáncer que no tienen las demás enfermedades? Nadie sale diciendo “Tengo SIDA”, o “tengo diabetes”, “tengo Alzheimer” o “tengo Parkinson”. Bueno, vale, sí salen algunos, pero poquísimos comparados con los del cáncer.

    ¿Es que el cáncer tiene algún tipo de glamour malsano que las demás enfermedades no tienen? Sí, la quimio y la radio son tremendas, yo lo he visto, pero hay muchos otros tratamientos horrendos de los que nadie habla.

    Como dice Jenny Boy, la gran C no debería ser tan dramática. Eso es algo que hasta cierto punto se ha conseguido más con el SIDA que con el cáncer.

    I don’t understand.

  • null

    Ufff… a mí es que Laura Linney me molesta. Reconozco que es buena, pero no me gusta nada, nada, nada. Le daré una oportunidad, a ver qué tal, pero también me estoy cansando de tanta tragedia con humor negro, sinceramente. Cuando les da por algo son cansinos, cansinos…

  • null

    Yo creo que lo que tiene el cáncer es que es muy común (quién no conoce a alguien que lo está pasando o lo ha pasado?), y da más la sensación de que le podría pasar a uno, por eso da más miedito. A mí al menos.
    Lo de que el artisteo proclame su frágil estado de salud cuando le encuentran algo tampoco lo acabo de entender. A lo mejor es para recibir más cartas durante la convalecencia y estar entretenidos leyéndolas.

  • Warp, yo me imagino que el cáncer es, precisamente una enfermedad no estigmatizada (cosa que, por ejemplo, no puede decirse del SIDA, que sigue injustamente estigmatizada).

    Y además, que se trata de una enfermedad con un número de casos muy grandes, que no tiene patrones obvios (el cáncer te toca o no te toca, porque anda que no hay casos de gente sanísima y jovencísima). Es decir, la gente de verdad la ve como una enfermedad de “me podría haber pasado a mí perfectamente”. Que las otras también, pero no hay tanta conciencia al respecto.

  • we are the pigs

    Laura Linney es Dios

  • El primer episodio vale mucho la pena y transmite buenas vibraciones. A ver por dónde andan los tiros…

  • Laura Linney es una de las mejores actrices de la actualidad, sólo por verla a ella esta serie me resulta interesante (aunque el argumento tampoco es que me entusiasme, la verdad).

    La muerte ya lleva un tiempo siendo desmitificada en series como “A dos metros bajo tierra”, “Tan muertos como yo” o “Pushing Daisies”. Lo que me parece “atrevido” es hacer humor con el cáncer, que es una enfermedad que más o menos a todos nos acaba tocando de cerca.

    Sobre el tema de los famosos y las enfermedades, yo creo que si da la impresión de que hay muchos de ellos que dicen tener cáncer es porque es una enfermedad mucho más frecuente que las otras. Pero vamos, tanto de Alzheimer como de SIDA o Parkinson hay casos entre personajes populares.

  • “A mí lo que me da miedo es que, el día que rompan todos los tabúes, ya no nos va a hacer gracia nada.”

    Superflicka, darling, siempre nos quedará Justin Bieber.

    :-D

  • Warp

    Bieber aún no ha dicho su última palabra.

    Ni se ha dado su último hostión con un cristal.

  • La primera comedia televisiva sobre el cáncer es Breaking Bad.

Send this to a friend