‘The Big C’, la comedia que ‘Mi vida sin mí’ no quiso ser

-

- Publicidad -

‘The Big C’, la comedia que ‘Mi vida sin mí’ no quiso ser

the big cLa temporada de series está a punto de comenzar de nuevo en Estados Unidos tras la pequeña brecha veraniega, y las cadenas de televisión ya están completamente focalizadas en ir presentando sus apuestas para esta nueva temporada de otoño / invierno. Una de las primeras series en aparecer ha sido ‘The Big C’, que ahonda un poco más en un género no demasiado explotado: la comedia mortuoria. Y avisamos: para quienes vieran ‘Mi vida sin mí’, ‘The Big C’ no les va a resultar desconocida en cuanto al argumento al menos. Sí en cuanto a la forma de tratarlo, claro.


Un cáncer terminal está a punto de acabar con la vida de Cathy Jamison, interpretada por una increíble Laura Linney (‘Love Actually’, ‘El show de Truman’), que se desenvuelve generosamente en el papel de ama de casa perfecta y ordenada. Tras una visita rutinaria al doctor descubre que tiene melanoma, un cáncer incurable. Totalmente devastada, decide iniciar una nueva vida, probar lo que no ha probado nunca y disfrutar más de lo que tiene a mano y en lo que no ha reparado hasta el día de hoy.

- Publicidad -

En este proceso tendrá tres ayudantes fundamentales: su marido Oliver Patt (‘Nip/Tuck’, ‘The West Wing’), con quien está pasando una crisis; su hermano el hippie y su vecina, cuya única actividad en la vida desde hace años ha sido, precisamente, esperar a la muerte para escapar de la soledad.

‘The Big C’ huye de forma bastante acertada (especialmente al comienzo de su piloto) del melodrama, centrándose en la comedia (aunque los productores no se resisten a su poquito de lágrima, todo hay que decirlo). Pero la emoción es tan contenida y Laura Linney está tan soberbia en su papel de madre-de-familia-que-se-lo-traga-todo-con-una-sonrisa que el momento no desentona en absoluto, y más sabiendo por las fotos promocionales que no va a ser la tónica general.

- Publicidad -

Queda por ver por dónde respira y cómo sigue la cosa, pero es bastante probable que -aunque la serie no se convierta en un icono o en una reconocida producción televisiva-, sí gane los suficientes adeptos como para mantenerse en pantalla. La historia, si se explota bien y huye del victimismo y el maniqueísmo que pueden arrastrar este tipo de guiones, es muy disfrutable. Y es que, seamos sinceros: ¿quién no ha pensado alguna vez en todo lo que haría si, en un momento determinado, le dicen que le queda poco tiempo?

Calificación: 7/10
Destacamos: A casi todos los actores adultos, que están francamente bien en sus papeles.
Te gustará si te gusta: el humor negro y la falta de prejuicios.
Predictor: Desafortunadamente, su protagonista tiene ya fecha de caducidad, y habría que tener cuidado con alargar la serie demasiado (podría resultar ridículo).

Lo más visto

No te pierdas

Todos los gatos somos grises: 40 años de ‘Faith’ de The Cure

Recordamos el tercer álbum de la banda británica.

DELLAFUENTE «moderniza» a Niña Pastori… ¿o no tanto?

Niña Pastori es una de las artistas españolas más exitosas de los últimos 30 años, por lo que no...