Skins U.S.

Por | 23 Ene 11, 20:47

Son muy pocas veces -por no decir casi ninguna- en las que la copia supera al orginal. Y como era de esperar, ya prácticamente desde el trailer, la versión adaptada de ‘Skins’ (una de las mejores series de adolescentes de nuestros días, británica para más señas) al formato MTV y a la idiosincrasia americana no ha sido una excepción. De hecho, qué demonios: no le llega ni a la suela de los zapatos.

El equipo encargado de la adaptación ha contado incluso con Bryan Elsley, uno de los creadores de la original, pero ni siquiera eso ha servido mínimamente para mejorar un producto final totalmente descafeinado. Cercenar en una serie como esta los insultos, las palabrotas, los tacos, endulzar los juegos de palabras o incluso censurar las imágenes de desnudos es un grave error. Sobre todo cuando tu predecesor ha sido deliciosamente excesivo en estos temas.

Pero sin embargo, el mayor problema viene con la adaptación de los personajes. Todos son fundamentales a lo largo y ancho de la trama, pero dos de ellos son clave en la conexión con el público y en la química del grupo. El primero es Michelle, la protagonista con más recorrido y más evolución en toda esta historia, que pierde en su homóloga americana no solo el carisma, sino también la sensualidad que desprende April Pearson, la Michelle original.

Sin embargo, el mayor daño es el de Cassie, que ahora se llama Cadie, y que está interpretada por una actriz a la que el papel le queda totalmente grande. Es verdad que probablemente es difícil conseguir a alguien que iguale a Hannah Murray en ese brete de jugar, a partes iguales, con la candidez y la locura, con lo naif y con la perversión, pero la versión americana ha conseguido quitarle todo el atractivo a un personaje que es, básicamente, un caramelo en toda la serie. Que levante la mano quien no eche de menos los «wow» de la Cassie original.

Y hay más daños colaterales. Tony ya no es un guapifeo con pinta de dominar a todos sus amigos, Stanley no es ni de lejos tan genuino como Syd y Daisy ha dejado de ser la refinadísima Jal para pasar a un plano más cercano al de sus compañeros de reparto. Sin embargo, quizá uno de los personajes que más se echa de menos es Maxxie, sustituido ahora por Tea, una animadora lesbiana. Se le echa de menos precisamente porque se pierde la preciosa relación de amistad y aceptación que tenía con Anwar, siempre tan preocupado a la hora de presentárselo a sus padres, de estricta religión musulmana.

Al final lo que pasa es que surgen muchas dudas: ¿será capaz la MTV de desarrollar esas tramas en las que los jovenzuelos se ponen hasta las trancas de pastillas, si ahora se dedican a encubrir los insultos con pitidos? ¿Se tratará de igual manera la dificultad de adaptación de las culturas inmigrantes? Atención, SPOILER: Y lo que es más importante: ¿tendrán valor para contar la historia de Chris hasta el final o se harán un ‘Queer As Folk’? ¿Y la de Tony?

Calificación: 1/10
Destacamos: que por suerte el día 27 empieza la quinta temporada (y la tercera generación) de su homóloga británica.
Te gustará si: te gustó más el remake de ‘Funny Games’ que el original.
Predictor: los estadounidenses ya quieren prohibirlo, y han dicho que el programa es pornografía infantil encubierta (!)

Etiquetas: ,

La Tienda JNSP