Gustavo Cerati y Soda Stereo: Cuando pasó el temblor

Por | 06 Mar 11, 10:52

Mi contacto inicial con Soda Stereo fue en el primero de mis viajes a Argentina. Eso fue en el año 1992. En plena efervescencia olímpica llegué en el día de la fiesta nacional, el 9 de julio, ya con una oscura, fría y lluviosa noche invernal. Con la voracidad musical que caracterizaba mi adolescencia, además de las cintas que llevaba (‘Nevermind’, ‘Out of Time’, ‘Ten’, ‘Pump’…) escuchaba mucha radio musical y comencé a quedarme con algunos de los nombres importantes de la música del país, a grabar canciones de la radio o a comprar cassettes de gente como Charly García, Los Fabulosos Cadillacs, Ataque 77 o Los Pericos. En esas cintas grabadas de la radio había algunas canciones de Soda Stereo como ‘Te hacen falta vitaminas’, ‘Nada personal’ o ‘Persiana americana’. La voz de Cerati era un poderoso imán paraa canciones que podían pasar de la despreocupación new wave a la cavernosidad post-punk, pero siempre con la mirada puesta en el pop. A ello contribuían otros dos músicos extraordinarios, muy imaginativos con sus instrumentos, como eran el bajista Zeta Bossio y el batería Charly Alberti.



Escuchando su carrera de adelante hacia atrás, el primer disco que viví esperando su lanzamiento y todo lo que rodeaba a una novedad fue su último de estudio, ‘Sueño Stereo’, de 1995. Depuración elegante de todo el trabajo anterior, permanece como una de sus cumbres por lo sólido y conjuntado del sonido, la mezcla entre clasicismo y gotas de experimentación, las melodías perfectas, las imágenes de las letras más oscuras y explícitas a la vez. El extraño videoclip que acompañaba al primer sencillo, ‘Ella usó mi cabeza como un revólver‘, me reafirmó en mi condición de fan. 
 
El llegar primero a las obras de madurez de Soda Stereo hizo que, en una época en la que me excitaba escuchando a My Bloody Valentine o a Disco Inferno, sus primeros trabajos me los tomase con una displicencia que sólo puede achacarse a la estupidez de esa enfermedad que es la adolescencia. Por eso yo amaba a Soda Stereo, sí, pero a los Soda que jugando al mismo tiempo y con las mismas armas habían hecho un disco mejor que ‘Achtung Baby’ de U2 como era ‘Dynamo’. O los orfebres del pop de ‘Canción animal’, culminación perfecta de todo lo ensayado durante los 80 por el trío. 



Nombrar a U2 no es baladí. Como ellos a nivel mundial, Soda eran el grupo más poderoso no ya de Argentina, sino de toda Hispanoamérica (sólo Mecano es comparable en éxito multitudinario en el pop en español), y usaban ese poder para dar a la masa la música que sonaba en el subsuelo. Que el grupo más vendedor de todo el subcontinente, un grupo que llenaba estadios de 50.000 espectadores en varios países, entregase en 1992 un disco como ‘Dynamo’, en el que la mayor influencia era por un lado el sonido shoegaze del ‘Loveless’ o Ride, y por otro una reinterpretación rioplatense del sonido Madchester, era, como poco, sorprendente y como mucho osado. 


O no tanto. No para ellos. El grupo había jugado desde años antes con expandir las estructuras de la canción pop entregada a la radiofórmula con un lenguaje personal e intransferible, y ya en 1991 había editado ‘Rex-Mix’, un disco que incluía electrónica y remezclas muy groovies pensadas para bailar. Algo nada frecuente en el mundo del rock en español.

Podría decir que a Soda llegué tarde (en la parte final de su carrera creativa), pero a la vez en el instante adecuado porque en ese momento ellos estaban haciendo la música que a mí me interesaba y que me impidió desecharlos por mainstream por mucho que fuese el grupo en español más vendedor y famoso del mundo. El grupo decía que ‘Dynamo’ era tomar su disco anterior, ‘Canción animal’, el que los encumbró definitivamente como mitos y aclamado como un clásico desde el minuto después de ser publicado, destruirlo y sumergirlo bajo agua. Es el único de sus discos que se puede considerar un fracaso comercial. Y más viniendo de su mayor éxito.



‘Canción animal’, de 1990, es un disco obsceno, ridículo, que da la risa porque todas las canciones sin excepción son magistrales. Como un grandes éxitos sin desperdicio pero confeccionado de temas originales. Aquí, como en tantos discos míticos a lo largo de la historia del rock, se esconde su canción más conocida, ‘De música ligera’, un inapelable trallazo rebosante de electricidad, imposible que envejezca; pero también están ‘(En) el séptimo día’, ‘Hombre al agua’, ‘Entre caníbales’… nombrar alguna es difícil porque todas se lo merecerían. Lo que no está de más es darle cierto crédito al trabajo de Daniel Melero, en parte responsable del crecimiento sónico en este trabajo. Sólo un pero: la portada es horrible hasta superar los límites del mal gusto. Siempre que se hace un listado de los mejores discos hispanoamericanos desde una visión no “españocéntrica” este disco aparece por méritos propios entre los 10 primeros lugares. No es de extrañar.

Hay que tener en cuenta que un año antes ya habían probado texturas y nuevas formas de afrontar sus canciones en el EP de remezclas ‘Languis’, que sirvieron para abrir nuevas vías. En 1988 su disco ‘Doble vida’ había dejado de lado de manera definitiva los ecos iniciales a los The Cure, Blondie o Police más desenfrenadamente pop, para encarar composiciones mucho más adultas, con pequeños toque psicodélicos en temas como ‘Corazón delator’, aunque aún con rastros de los 80 más característicos como es el uso del saxo. Sin ser tan distintivo como su disco anterior, significaba otro paso adelante tras culminar una primera etapa con ‘Signos’.

En 1986, con su tercer trabajo, ‘Signos’, ya no tenía sentido perfeccionar un modelo de pop desenfrenado, divertido, pero lleno de intensidad. Aquí la cosa se pone seria y el paso es de gigante. Canciones dominadas por sonidos de guitarras poderosas mezcladas con sintes muy de la época y un marcado sentido de lo rítmico, conforman varios de los clásicos más grandes de su discografía, como ‘Prófugos’, ‘Persiana americana’ o una canción tan emocionante como ‘Signos’. Mucho más oscuro, introspectivo en las letras, y mirando a bandas como Echo and The Bunnymen o los primeros New Order como modelo, su cierre ‘Final caja negra’ puede batirse con cualquiera de los clásicos de estos y no perder. Un disco con capacidad para oscurecer el día más soleado si te dejas sumergir en él. Por emparentarlo con algo reconocible podría decirse que sería su propia ‘De un país en llamas’ de Radio Futura, significando algo similar en la carrera de ambos grupos. Y culminaba el trabajo emprendido a disco por temporada de los dos años anteriores.

En 1985 ‘Nada personal’ limaba muchos de los defectos del debut y se quedaba con todos los aciertos. Aun con un sonido muy en la línea de las producciones de la época tipo Thomas Dolby, Soda Stereo son capaces de dar un zarpazo de originalidad e introducir arreglos andinos en una canción abocada a no pasar la prueba del tiempo por su producción tan del momento pero que, de manera sorprendente, sigue vigente como una de las cápsulas emocionales más profundas de la música hecha en nuestro idioma. Me refiero a la irrepetible ‘Cuando pase el temblor’, canción asimilable en su mensaje tanto al temblor del deseo como a una metáfora política sobre las dictaduras que asolaban en esos momentos el continente. Lo críptico de la letra (una constante en la carrera de Cerati) la convierten en un joker emocional para lo que se necesite en cada momento. 


Y no era fácil adivinar que cada disco iba a significar un gran paso respecto al anterior y que ninguno sería continuista cuando en 1984 habían publicado su debut homónimo, que a día de hoy se hace muy coyuntural: pop desenfadado, comercial, colorido, con la sombra de los Police más ska, y con divertimentos críticos sobre la vida contemporánea y al hedonismo despreocupado en canciones como ‘Sobredosis de TV’ o ‘Te hacen falta vitaminas’. Ases en la manga de carga sensitiva retardada como ‘Trátame suavemente’ avisaban de que no eran unos meros fantoches de peinados extravagantes, como fueron tratados por parte de una sociedad incapaz aún de sobreponerse al shock de las Malvinas (1982), aún reciente.


Pero volvamos al principio. Al particular. Tras ‘Sueño Stereo’, se publica en 1996, con sólo un año de diferencia, un artefacto extraño pero fascinante. La MTV los llama para protagonizar uno de sus tan de moda en aquel momento “Unpluggeds”. Ellos aceptan con una sola condición. Su ‘Unplugged’ sería… eléctrico. ‘Comfort y música para volar’, que así denominan el resultado, es un resumen y epílogo perfecto a la carrera de la banda. Música planeadora, efectos de distorsión, detalles electrónicos, texturas y sonidos sin constreñirse al formato canción pero respetándolo como el lenguaje supremo. El disco era además de las pistas de sonido un CD-ROM, formato ahora en desuso pero con extras jugosos tanto visuales como sonoros muy sorprendentes en el momento. No en vano el grupo es pionero en cuestiones tecnológicas y, desde mediados de los 90, usa Internet para asuntos relacionados con la banda, como dar un concierto a través de la red en ese mismo año 96.

La personalidad del grupo queda demostrada cuando elige como sencillo de difusión la versión de ‘En la ciudad de la furia’, su brillantísimo homenaje a una Buenos Aires poblada de un bestiario de seres mitológicos, referencias a Icaro y criaturas nocturnas que caen sobre las calles para tomar la ciudad al anochecer. Acompañados para la ocasión por Andrea Etcheverry de Aterciopelados, publican una pequeña opereta de Space-rock psicodélico con ecos a Spacemen 3 y largos desarrollos instrumentales. Si siempre se ha comentado la osadía de Radiohead de presentar “OK Computer’ con un tema de más de seis minutos, qué podemos decir de estos argentinos un año antes proponiendo como single una canción que se va casi a los 9 minutos llena de efectos, reverb y riffs de guitarra interminables. En el cielo debe sonar algo parecido a esa canción. El disco es la perfecta entrada a la banda porque es a la vez accesible pero complejo y un atípico grandes éxitos sin relleno o más inéditos a la altura, pero con la energía de un trabajo nuevo (la postproducción a pesar de ser un directo fue compleja y minuciosa).

Por sorpresa la banda se disuelve en el año 1997 para emprender cada uno carreras en solitario. Ya en 1993 Cerati había editado su debut autónomo en el disco de bajo perfil ‘Amor amarillo’. A pesar de no poder compararse a las grandes obras de la banda es verdad que contenía algunas de las canciones más brillantes de toda su carrera, como ‘Te llevo para que me lleves’, ‘Lisa’ (en honor a su hija recién nacida en ese momento, a día de hoy una “it girl” aspirante a celebrity local vía Twitter) o ‘Pulsar’, en la que experimentaba en su amor por la mezcla entre el rock y el uso de elementos como el sampler, con el que ya había trabajado poco antes tanto en ‘Dynamo’ como en su disco compartido con el pionero de la electrónica hispana que es Daniel Melero en el disco ‘Colores Santos’, a nombre de ambos.

Este interés en la electrónica le lleva a formar desde mediados de los 90 junto a músicos chilenos el proyecto Plan V, que edita varios discos, uno de ellos junto al mito de la IDM y del sello Warp, Black Dog. Más tarde tendrá otro efímero proyecto de electrónica llamado Ocio.


La vuelta al redil pop viene con ‘Bocanada’ en el año 1999, un disco robusto, que fue saludado de manera entusiasta por la crítica, pero que no pasa de ser un buen disco, con momentos de belleza refulgente como el sencillo ‘Puente’, pero que se queda en mucho menos de lo exigible para el talento de Cerati. Parece que los estragos de la madurez le pasan factura y tiene un tropezón en el indigesto ‘Once episodios sinfónicos’, reinterpretación en clave orquestal de los éxitos de Soda Stereo junto a una orquesta de 65 músicos de la que apenas se salva ‘Corazón delator’, que casa bien con el aliento romántico de la letra (inspirada en el cuento de Poe de igual título). El enérgico ‘Siempre es hoy’ de 2002 y el más rockero y exitoso ‘Ahí vamos’ de 2006 lo convierten en esa clase de músicos que se pueden permitir el lujo de hacer buenos discos sin ya tratar de sorprender en cada uno de sus pasos. Siempre serán disfrutables, objetivamente “buenos” pero no sirven para explorar nuevos territorios como hizo durante 20 años. 

Un regreso crematístico tan a la moda con los grandes mitos de la música en 2007 en una gira a diez años de la separación en la que actúan por todo el continente americano arrasando ante varios millones de personas y de los que se editan unos discos en vivo, aporta poco más que la constatación de que el directo de Soda Stereo era tan arrollador como su trabajo en estudio.

Un nuevo trabajo en solitario en 2009, ‘Fuerza natural’, es un nuevo éxito de público y crítico y en medio de la gira de presentación de este trabajo, en mayo de 2010 en Venezuela, Cerati sufre un desvanecimiento tras salir del escenario. Es trasladado de urgencia a una clínica por un accidente cerebrovascular. Tras estabilizarlo se lo llevan un mes después a Buenos Aires, donde permanece sin evoluciones significativas sin saber si algún día despertará del coma aunque con la seguridad de los médicos de que, de hacerlo, el deterioro sería extremo. Un tristísimo punto final para una de las personalidades más fascinantes, inquietas, creativas, visionarias y necesarias en la historia del pop y el rock en español.

Playlist en Spotify.

  • ANGORA

    ¿?

  • sagitarioaem

    Que alegría que le dediquen un articulo, ya comenzaba a pensar que nunca lo mencionarían. Fuerza Cerati!!!

  • juany

    SOLO UN DECEO, QUE DESPIERTE Y SE RECUPERE BIEN, LO DEMAS YA ES HISTORIA Y CERATI HA SIDO LO MEJOR DE LO MEJOR QUE HA DADO ARGENTINA PARA EL MUNDO DEL ROCK EN ESPAÑOL NO HAY NADIE COMO EL, ES MI MAXIMO IDOLO Y LO VERE VOLVER.

  • momo

    Siempre había leído con atención los comentarios de Nuclear Sí. No sabía que escribía en esta página.

    ¿Fichaje?

  • MM

    Increíble!! Olé por esta entrada y ke emocionado estoy de leerla!!
    Ke injustos ( por ignorarlo) hemos sido en España con este grandísimo genio ke tiene tantos temazos ke asusta. “Fuerza natural” es la demostración de ke el talento de este tío es inagotable: me parece un discazo y por eso la noticia de su coma me dejó KO. Ke gran, gran pena.
    Me sorprende ke no te guste ‘Once episodios sinfónicos’; a mí me parece uno de los mejores discos en directo ke he escuchado jamás.
    La versión de “El rito” sigue poniéndome los güevos en el galillo:

    http://www.youtube.com/watch?v=IOn5d6QnPp0&feature=fvsr

  • Clicli

    Entradas como esta se agradecen de vez en cuando!

  • Es increible que Soda Stereo no haya tenido la más mínima difusión en España mientras se ha dado tanta cuerda al “bluff” Calamarro.

    Será por eso, porque no es el argentino prototípico, osea la mierda que se vende como oro.

    Yo los descubrí en Estados Unidos y pensé, coño, será un grupo nuevo porque no se le oye en España. Y mi sorpresa fue mayúscula cuando de metí en un tienda de discos y vi que tenían una discografía tan extensa. Sólo puedo pensar que el encargado de mover sus discos en España era “el primo” (o el mismo) del cerebro que no quiso que Manolo Tena grabase el “Sangre Española” que luego le grabaron en USA:

    Esa falta de interés aquí en este grupo es también la posible razón de que sea hoy la primera noticia de que Cerati estaba en coma. Buena suerte, chaval.

  • Electric Youth

    Gracias por recordarme el temazo que es “cuando pase el temblor”. Cerati es muy grande.

    Aprovecho para rescatar la joya de disco que Cerati le produjo a fines de los noventas a la chilena Nicole y que llevó a Madonna a ficharla para Maverick (con catastróficos resultados).

    http://www.youtube.com/watch?v=lFsM2tcyJjw

  • Daniel

    A mí también me pena que Soda Stereo no tuviera reconocimiento en España… pero como siempre, el océano es un obstáculo insalvable para los grupos de allá. Cuestión de costes.

    Como anécdota, nosotros pusimos “en la ciudad de la furia” en un walkman mientras el avión aterrizaba en Buenos Aires en nuestro primer viaje a Argentina, mientras mirábamos como idiotas por la ventanilla… pecadillos de juventud.

    Y la primera canción que sonó en el taxi que nos llevaba a la capital era “jet set”. Cerati, Melero, Bosio… pusieron la BSO a nuestro viaje por esa parte del mundo.

  • Teen

    Es absolutamente triste que grupos como estos pasen desapercibidos en España y que luego nos tengamos que comer toda la mierda rollo Quinta Estación, Maná y otros sucedáneos chungos.

    A mí me descubrieron unos amigos este año Soda Stereo y caí totalmente prendido.

    Es Grande de cojones.

  • elias r

    Gracias Jenesaispop.

  • vvs

    Sin duda un gran grupo que tuve la suerte de ver actuar en Sevilla en aquel 1992 de la Expo, concretamente actuaron en la plaza Sony el dia que la Expo dedico a Argentina y desde entonces cai rendido a los pies de esta genial banda.

  • Paula

    cuando vi el título pensé que Cerati se había muerto, si no cómo se podrían a hablar de Soda. Muchas gracias por estos artículos sobre música pop latinoamericana que sacan últimamente, muy bien ilustrados, informados y ponderados, llevo 10 años aquí y siempre me ha parecido inexplicable que este y otros grupos no se conociesen aquí, a mí con el Cerati me pasa lo que con Bono, me parece un gran pelotudo, pero sin duda Soda (al igual que U2 en su ámbito) son grupos fundamentales de la música en español. Estaría bien también que de vez cuando se hicieran eco de los conciertos que hay en Casa de América, que cada día programa más música contemporánea (por ejemplo el jueves pasado tocaron los Aterciopelados)

  • Lulo

    Seguid en la línea de informar sobre música latinoamericana, es muy interesante.

  • Caulfieldvd

    Ya iba siendo hora! Qué penilla lo de este hombrecillo. Al menos nos quedarán sus canciones, que son muchas y muy buenas!

  • Ya 10 meses, que rapido pasa el tiempo, que lastima lo de Cerati demasiados cigarrillos y mucha presión, pero bueno el hombre era asi, ojalá se recupere no solo pronto sino que con todas sus facultades porque si regresa del coma pero casi que en estado vegetativo lo mejor seria que se muriera no, acuerdense que el asunto no es algo facíl al contrario su problema es super complejo.

  • le puli

    Sin dudas de lo mejor que dio el rock argentino jamás. Una pena que no sean conocidos en España. Y las comparaciones con Mecano solo pueden ser a nivel popularidad y ventas, porque para empezar…Mecano no es rock y Mecano no tiene ni el 1% del riesgo y el talento lírico de Don Cerati. Mecano es una sucesión de letras pedorras entonadas por una cantante amateur que ni siquiera sabe como respirar en los momentos adecuados. Corta las frases para respirar! (como bjork, que tampoco debe haber tomado una clase de canto en su vida).

  • le puli

    No puedo dejar de mirar hacia ambos lados.

  • Madge

    Vaaaaaaaya, que sorpresa me acabo de llevar. Me acuerdo el año pasado el revuelo que se armó por aquí cuando internaron a Cerati. Yo todavía mantengo la esperanza de que va a salir de ésta. Prácticamente toda mi vida escuché Soda Stereo.

    Ya que estamos, hagan un articulo sobre Los Abuelos de la Nada.

  • Ocaw

    Qué buen artículo. Felicidades.

  • Planeador

    Muy buenas estas “nuevas” reviews de los sonidos de estos lados. Ni se imaginan lo importante que ha sido SS y GC para muchos en latinoamérica. Wake UP!!!

  • afterhours

    Que bien que hagais estos articulos. Existe la música fuera del circuito anglosajon y aqui no hemos aprendido ha disfrutarlo.

  • Lelush

    un artículo muuuuuuuuuuuuuuuuuy Soda Stereo… para mí, Cerati como solista es infinitamente más rico ke encasillado en el trío legendario…
    Por otro lado, no hay punto final porke él sigue akí con ganas de vivir: lo demuestra su curación de una neumonia hace escasos días… habría ke ver si alguien en las condiciones en las ke él está podría superarla… yo sé ke lo voy a volver a ver bien y componiendo las maravillas ke ya están naciendo en su interior…

  • Imprescindibles Soda Stereo de Canción Animal en Adelante. Signos y Doble tienen sus grandes momentos.

  • cery

    ya era hora!

    cerati es lo más de lo más

    y el rock argentino… mucho mejor que el español… ni hablar del público

  • Patatus

    ¡Enhorabuena por este artículo!
    Soda Stereo son magnéticos, arrebatadores.

  • arcano

    muy bueno Nuclear Si



Playlist del mes

Send this to a friend