Copiloto / El inicio, el desencanto y el círculo de confianza

Por | 16 Jul 11, 10:57

Cuando a principios de año escuchamos el single ‘El modelo de Watson y Crick‘ supimos que, en el nuevo trabajo de Copiloto, su líder Javier Almazán había encontrado el sonido que parecía haber estado buscando tanto tiempo. De la oscuridad insatisfecha de ‘Defensa del artista que no existe’ (2007) hasta la alegría de la superación de ‘Un segundo luminoso‘ (2009), tiramos porque nos toca y llegamos a ‘El inicio, el desencanto y el círculo de confianza’, álbum en el que la trilogía se completa y Copiloto inaugura una nueva fase con madurez y frescura evidentes.

El álbum arranca con ‘Prêt à porter’, con unos coquetos arreglos de viento, anticipando la luminosidad que vamos a encontrarnos en el resto de pistas. A continuación ‘Dotes innatas’, uno de los temas estrella del álbum, plantea una peculiar visión de los fracasos personales. ‘Salvar el día’ es otra gran canción de corte clásico y melodía efectiva, pegadiza y atemporal que, seguida del tándem que forman ‘El modelo de Watson y Crick’ y ‘Ayuda internacional’, encabeza una de las secciones más interesantes de el disco.

Ana Muñoz, de la banda también aragonesa Louisiana, cuenta que una de las primeras conversaciones que tuvo con Copiloto fue sobre Sylvia Plath, por lo que no es de extrañar que Javier Almazán contara con su voz para ‘S.P.’, un pequeño cuento de escenas cotidianas y aires bucólicos con referencias a la escritora norteamericana.

Para el single ‘Se lo tengo que decir’, el cineasta Orencio Boix (autor del documental ‘Los chicos de provincias somos así’) dirigió este divertido clip de escenas rurales en el municipio de Santolarieta (Santa Eulalia de la Peña, Huesca).

Grabado en los estudios La Cafetera Atómica de Zaragoza por Rafa Domínguez, Copiloto ha contado para ello con El Círculo de Confianza, es decir, sus músicos habituales (Javier Polo, Jorge Pérez y Javier Tafalla). Se nota que Almazán ha ido adquiriendo cada vez más seguridad para hacer lo que se le antoja y tal vez por eso ‘El inicio, el desencanto y el círculo de confianza’ ha resultado un muy buen disco que se disfruta como probablemente se haya disfrutado del proceso de creación. Otro gran acierto de Grabaciones en el Mar.

Este sábado 16 de julio Copiloto ofrece en Zaragoza un concierto de sobremesa en El Poeta Eléctrico a las 16:00h. La entrada incluye un cóctel de café.

Calificación:7,75/10
Lo mejor: ‘Dotes innatas’, ‘Salvar el día’, ‘Se lo tengo que decir’
Te gustará si te gusta: el pop en español desde Los Brincos a Tachenko.
Escúchalo: Spotify, Bandcamp

Etiquetas:
  • llamamebritney

    Silvia Plath era americana. Y Ana ES AMOR y ES ARTE.

  • Corregido, gracias.

  • llamamebritney

    ;)

  • Juanpa
  • raul g.

    me encanta este disco, de lo mejor del año.

  • De lo mejor del año, muy grande Copiloto y sus influencias de los Beatles y los Pixies.

  • J.

    ¿Influencias de los Beatles y los Pixies? Vamos, más de los mismo… Como que paso.

  • a.

    Grande, COPILOTO!
    Tú nos llevas!!!

  • Klong!

    ¿Pixies en Copiloto? ¿Dónde?

  • v.

    Escuchando en bandcamp. Me gustaría ver cómo suenan en directo… Se pega.

  • Daniel Precoz

    Este tío es grande. Y este es un gran disco a descubrir.

  • @klong, que se me ocurra ahora en “jornada de reflexion” del 2º disco por ejemplo, el final no puede ser más doolittle.

    Ya veo que decir que tiene influencias de los beatles y los pixies no mola. Diré entonces que tiene toques de lady gaga y el último hipster que ha salido en la portada del NME. ¿mejor?

  • Mar

    Muy buen disco.
    Y es verdad lo de la referencia a Pixies en Jornada de Reflexión

  • Daniel Precoz

    A “Debaser” de Pixies o a “Good Idea” de Sugar. Que para el caso es casi lo mismo.

  • Klong!

    a Birubao: Pues no. Lo mejor sería que no dijeses sandeces, pero algo me dice que no puedes controlarlo. Para empezar se está hablando del último disco, cuyas influencias son Beatles, Beatles, Beatles, Beach Boys y Big Star. De los Pixies… ni rastro chato. Dios te conserve la vista, el oído está perdido.

Send this to a friend