El feliz cumpleaños de Elbow

Por | 21 Nov 11, 12:23

Otro de los aciertos del ciclo Imperdibles San Miguel tras exitosas actuaciones como la de Explosions In The Sky, fue la parada de Elbow, que han actuado este fin de semana en Madrid y Barcelona, como parte de la gira de presentación de su último y notable disco ‘Build A Rocket Boys!‘. La sala de cervecero nombre, dentro del Palacio Vistalegre, volvió a ser la elegida para alojar el evento, y gozó de una asistencia más que aceptable, con mucho público extranjero (y suponemos que eminentemente británico).

La majestuosa ‘The Birds’ abre ‘Rocket’ y también fue la elegida para dar comienzo a la actuación, cuyo repertorio estuvo revoloteando entre lo más granado de sus últimos lanzamientos, destacando ‘Grounds For Divorce’, ‘Mirrorball’, ‘The Bones Of You’, ‘Lippy Kids’, ‘Neat Little Rows’ o ‘The Night Will Always Win’. El dicharachero Guy Garvey intentaba calmar al exaltado público guiri, recordándoles (y recordándonos) que en esta ocasión eran nuestros invitados, y ya que no se prodigan mucho por estas tierras, había que dejar escuchar sus delicadas composiciones, las cuales, dicho sea de paso, se habrían disfrutado más y mejor en un entorno distinto, sentados y no de pie, solo por poner una pequeña pega.

Y es que pocos peros cabía poner al estupendo concierto que Elbow (con sección de cuerda incluida) ofrecieron: Garvey, todo carisma, posee una fuerza vocal que dejaba boquiabierto al respetable, cómplice en todo momento con los mancunianos, jaleando o guardando silencio según lo que pidiera la ocasión. Tras ‘Weather To Fly’, la cual iniciaron con una intro de piano y voz, el frontman pedía a los presentes que les cantaran el cumpleaños feliz, ya que en 2011 cumplen veinte años como banda. Con ‘Open Arms’ hicieron la primera retirada, a sabiendas de que tenían más ases guardados en la manga. Un excelso bis formado por ‘Starlings’ (genial el momento de las trompetas a coro), ‘Station Approach’ y la final y emotiva ‘One Day Like This’ puso el punto final a una hora y tres cuartos de recital para quitarse el sombrero. Sólo queda un deseo final: si, como bien afirmaba Guy, nos visitan en pocas ocasiones, con un recibimiento así, deberían volver muchas más. Enormes. 8,5.

Otros que también presentaban disco, los australianos (aunque afincados en Gran Bretaña) Howling Bells se despedían de la gira conjunta con Elbow en un concierto en el que, como siempre, la voz y presencia de Juanita Stein es lo más destacable. Con temas como ‘The Faith’, perteneciente a ‘The Loudest Engine’, su reciente tercer LP, cumplieron en mayor o menor medida con la función de teloneros. 6.

Foto: Rockzoom.de.

Etiquetas: ,
  • Gran concierto, y grande Guy Garvey increpando a los ruidosos fans de Manchester; “Shut the fuck up. You are embarrasing us”
    A mi me sobra un poco todo el rollo de mover las manos y cantar todos juntos, que es muy 40 principales, pero por lo demás el concierto fue una pasada. Y estos en un sitio como Circo Price, sentados, tienen que ser espectacular verlos, esperemos que vuelvan pronto.

  • edupremia

    En BCN a un güiri le solte lo del “shut up” …que pesadez de gente, no todos son iguales pero cuando vacian los barriles de cerveza son para enviarlos a Gibraltar.
    a todo esto, conciertazo en el Apolo.

  • jandepora

    los vi en el FIB y la crónica se podría resumir con un sonoro bostezo

  • Owen_Palletto

    El concierto estuvo lleno de trompicones, parones innecesariamente largos (en ocasiones bochornosos) entre canción y canción. Gran sonido, buena ejecución, algunas canciones mejores que otras, pésimos (una vez más) teloneros y la sensación de un concierto bastante regular.

  • Quark

    Lo disfruté, vaya que sí. Quizás fue cosa mía, pero juraría que el sonido era algo mejor que en los conciertos de Explosions In The Sky y Mogwai. Al menos pude distinguir a las chicas de las cuerdas. Como notas negativas, la actitud de ciertos guiris y la insistencia de la animación del bueno de Guy: entre las palmadas y los brazos en el aire, por momentos pensaba que estaba en un concierto de Green Day o 30 Seconds To Mars. Por lo demás, fue un más que correcto concierto. Incluso no me hubiera importado hacer una colecta para pagarle la multa de la Guardia Civil a Howling Bells.

Send this to a friend