Quantcast

L.A.: “La gente no está preparada para que cambiemos de rumbo con cada disco”

-

- Publicidad -

L.A.: “La gente no está preparada para que cambiemos de rumbo con cada disco”

Con ‘Dualize’ llegó la apuesta por nuevas sonoridades, más sintes y sonidos más orgánicos. Luis Albert Segura, cantante y guitarrista de L.A., cree que su último disco es la mezcla de los dos anteriores, una evolución natural sin romper del todo con el pasado. L.A. actuarán el 3 de mayo en Palma de Mallorca, el 4 en el SOS, el 10 en Madrid, el 11 en Zamora, el 17 en Barcelona, el 24 en Valencia, el 12 de julio en el Festival BBK Live, el 2 de agosto en el Santander Music Festival y el 17 en el Sonorama Ribera. Hablamos con él.

Diez temas en menos de cuarenta minutos. Parece que teníais muy seguro lo que querías contar y lo que no. ¿Cómo ha sido trabajar de nuevo con Richard Swift?
Un placer. Nos hemos ido viendo desde la grabación de ’Slnt Flm’. Grabar con él fue como irme a su casa de vacaciones. Tiene ese punto que me cala enseguida y sabe lo que quiero. Estuvo una semana en Mallorca y hablamos un poco de cómo íbamos a llevar el disco. Cuando yo fui a su estudio, él ya sabía por dónde ir. Construimos el disco por orden.

- Publicidad -

Entonces, el orden final coincide con el del proceso de grabación, ¿no?
La primera canción que se grabó fue ‘Dualize’ y la última fue ‘After all’. Es una forma de trabajar que yo nunca había hecho y mola porque es construir una película a tiempo real. Creo que da una frescura que hasta ahora yo no había transmitido. Creo que se nota que el disco entra muy fácil y puede que sea por eso.

¿Has hablado con él para alguna colaboración más?
Desde que grabamos lo nuestro, ha producido tres discos, ha hecho dos giras, acaba de grabar su disco y ahora está preparando una exposición de cuadros. Y todo esto en cinco meses. El año que viene hacemos muchas cosas en EE UU y nos encantaría que viniese.

- Publicidad -

Has vuelto a los primeros tiempos y has editado el disco con tu sello Dreamville Records ¿Qué te llevó a romper con Universal?
Hay muchos motivos. Principalmente el querer controlar el 100% de la película. No ha sido una ruptura dramática sino un entendimiento entre las dos partes. Ellos tienen una forma de trabajar que para la inmediatez que quiero ahora -como grabar dos canciones y editarlas el mes que viene- es inviable. Se rigen por unos planes de marketing y estudios de mercado que ralentizan todo. Nosotros en el tema internacional necesitamos inmediatez. Es muy cómodo si quieres delegar todo en una multinacional.

¿Buscáis con ‘Dualize’ estableceros en EEUU?
Sí, de hecho durante la grabación eso estaba muy presente. Nuestra intención es irnos con este disco fuera. Elegir un producto en americano o buscar un sonido internacional son cosas que están presentes. No se acaba en España todo. Cantamos en inglés, damos el pego… Vámonos fuera. Y más si nos brindan oportunidades como lo están haciendo. Sí que hay planes de irse con ‘Dualize’.

¿Ves este disco como una mezcla de los dos anteriores?
Sí, has dado en el clavo. A lo mejor el feeling que te queda cuando acaba el disco es como más el de un viajecito relajado. En directo es diferente porque le metemos otro sentimiento. Ves parte de ‘Heavenly Hell’, en el que cada canción te llevaba a un sitio y tiene el punto más crudo de ‘Slnt Flm’. Ese punto de delay, más cincuentero, más guarrete. Tiene mucho de ambos y, obviamente, Richard ha tenido que ver mucho ahí.

A excepción de temas como ‘Outsider’, las canciones de ‘Dualize’ son más lentas.
El disco quedó como nos pedía el cuerpo a Richard y a mí. A lo mejor sí que estaba en un momento más tranquilo. Richard fumaba mucha marihuana y supongo que eso hacía que estuviésemos más relajados. A lo mejor influyó eso en la grabación.

También vemos nuevas texturas, menos guitarras y más percusión. ‘Mirrorball’, por ejemplo, con ese juego de teclados, coros y batería. ¿Os habéis dado vía libre para experimentar?
Veníamos de ’Slnt Flm’, que era muy rudo. Guitarra, batería, bajo, piano, coros y un poco de percusión. Hay muchos sinte, muchas atmósferas, ruido de fondo, momentos muy orgánicos y mucha percusión. Esto ha sido parte del secreto del disco. No hay nada que sobre. Sí que nos dimos rienda suelta sobre todo en los sinte. Basta ver las atmósferas que Richard crea y los teclados que mete. Me apetecía oír ese Richard en el disco. Por eso le dije: “Richard, haz lo que quieras”.

¿No crees que este juego de efectos pueda perder ese sabor original y americano de ‘Heavenly Hell’?
Sí y no. Yo creo que está. La canción ‘Under Radar’ es muy americana en plan «vámonos con la Harley» pero también tiene un momento muy ochenta europeo horterilla. La canción la toco con la acústica y suena muy americana. Aunque le meta los teclados, sigue sonando muy americana. No creo que le reste ese punto yankee porque lo hemos grabado allí, mi acento tiende a ser más americano que inglés, el productor es americano… Creo que todo eso hace un colchón muy americano.

¿Vais a respetar ese sonido más experimental en los directos?
Hay muchos teclados que emula el guitarrista. Ya en ‘Heavenly Hell’ no me gustaba que el directo sonase igual que el disco. El ‘Dualize’ del disco es diferente al del directo. Para más inri, Carlos Pilán, la persona que más tocaba el teclado en el grupo, se ha ido. Esto nos pone un nuevo reto que es emular toda la artillería del disco con cuatro miembros. Llevamos iPads, teclados y con los pedales intentaremos emularlo.

Hablando del grupo. Tú empezaste como batería en otros proyectos. ¿Qué te llevó a coger la guitarra y liderar una banda?
Estuve muchos años de batería con cuatro bandas. Llegó un momento en que necesitaba más. Necesitaba soltar cosas que no podía sacar aporreando la batería. Hasta que me quité el miedo, cogí una guitarra y estuve como tres años tocándola en un garito de Palma. Veía que la gente venía y que podía funcionar. Era el proyecto paralelo a mi grupo fuerte con el que me iba de gira como batería. Acabó siendo mi proyecto único y mi carrera.

Definías ‘Over and over’ como la canción más difícil de ‘Slnt Flm’. ¿Cuál sería la más complicada de ‘Dualize’?
La canción que yo quería que fuese el single era ‘Rebel’. Para mí es la más rara y arriesgada del disco. Con ‘Slnt Flm’ mi intención era elegir de single la canción más rara del disco. Metimos ‘Over and over’ porque era una canción que no tenía nada que ver con el disco anterior. Esta vez quería que pasase lo mismo. Al final no la elegimos porque podía jugar un poco en contra.

¿Fue una decisión tuya y de Richard?
No, a Richard también le gustaba ‘Rebel’ como single. Al traerla a España y juntarnos todo el equipo, coincidimos en que ‘Dualize’ era la cucharadita de azúcar que la gente necesitaba oír. Lo contrario era otra vez romper. A lo mejor la gente no está preparada para que cambiemos de rumbo con cada disco. Que a mí es lo que me gusta.

¿Será el segundo single?
Es probable que sea esa. O no. ‘In the Meadow’ también tiene muchos puntos de serlo.

¿Consideras ‘Dualize’ vuestro disco más luminoso?
Tal vez sí. En el fondo ‘Heavenly Hell’ es de una época muy oscura y hay bastante sufrimiento detrás aunque no lo parezca. ‘Slnt Flm’ por su sonido y por su atmósfera es un disco rudo y serio. Es favorito. Tal vez este es el que se presta más a hacer un vídeo caleidoscópico y psicodélico. Canciones como ‘Pictures on the Wall’ nos llevan a sonoridades que no habíamos experimentado hasta ahora y me transmite más luz que oscuridad.

Fuisteis los primeros españoles en tocar en los festivales de Reading y Leeds treinta años después de la actuación de Barón Rojo. ¿Por qué no se cuenta allí con la música española?
No creo que sea culpa suya. Nosotros no hicimos más que estar en el momento adecuado en un show en Austin donde había promotores del festival. Les moló y se negoció. Sí que había bandas que podían haber tocado como Delorean, que han tocado en Coachella. No vienen a España a buscar bandas porque tienen suficiente con las que vienen de allí.

Lo más visto

No te pierdas