Quantcast

Moderat / II

-

- Publicidad -

Moderat / II

Moderat IIConvertidos Moderat ya en algo más que un proyecto paralelo compartido entre los miembros de Modeselektor y Apparat, el supergrupo berlinés publica su esperado segundo trabajo ‘II’, disco que ha tardado cuatro años en llegar y seis meses en producirse. Según la banda las circunstancias de la grabación fueron algo difíciles (“cada uno tenía su propia mierda de la que ocuparse”, asegura Apparat) y no solo porque empezaran a trabajar en el álbum “durante el invierno más horrible del año”. En el estudio, efectivamente, hubo diferencias.

Es el precio a pagar por que dos de los grandes talentos de la música electrónica contemporánea unan sus fuerzas y el resultado, sorprendentemente, no sugiere que entre Sebastian Szary y Gernot Bronsert (Modeselektor) y Sascha Ring (Apparat) haya habido demasiadas discusiones; en todo caso, ‘II’ posee la fluidez y elegancia propia de los discos que parecen haber sido creados como sin esfuerzo. Esa, al final, es la magia, sobre todo tratándose de un disco de sus características en el que los desarrollos son casi más importantes que los ritmos o las melodías.

- Publicidad -

Estilísticamente podemos hablar de ‘II’ como disco continuista respecto a su debut. Moderat continúan enamorados de los ritmos cavernosos de inspiración “burialesca” en piezas como ‘Bad Kingdom’, de la que no destaca tanto su base quebradiza como el sample de un ¿elefante?; o sobre todo ‘Versions’, que en su tratado de las voces, aquí especialmente fantasmagóricas, y los ritmos pasaría efectivamente como creación de William Bevan; y de los sintetizadores cósmicos que envuelven la algo olvidable pieza final ‘This Time’.

La gran diferencia respecto al primero quizás sea que en ‘II’ el lado más gamberro del grupo asoma pocas veces. No hay en este disco canciones como ‘Stick With It’, por ejemplo. En su lugar, Moderat buscan sobre todo emocionar al oyente con hermosas melodías vocales (‘Bad Kingdom’) y piezas algo más reflexivas (‘Let In The Light’), aunque no siempre eviten caer en lo estéril (‘Damage Done’) o incluso en lo anodino (‘This Time’). Además, el uso de ambientaciones envolventes como los que arropan a la medio tribal ‘Therapy’ adquieren en este disco un protagonismo mucho más notable que antes.

- Publicidad -

La gran obra maestra del álbum es ‘Milk’, probablemente una de las piezas de música electrónica más intrigantes que hayan salido en los últimos años. El truco es el de siempre en realidad: Moderat presentan una base hipnótica a la que van añadiendo capas y texturas. Curiosamente a la sensación de inquietud creada por este tema contribuye de manera notable la aparición de unas maracas que vienen y van a lo largo de la canción, pero lo mejor es la manera en la que la pieza se va regenerando constantemente como si buscara durar toda la eternidad. Son diez minutos lo suficientemente subyugantes como para justificar por sí mismos la escucha de este disco.

Por supuesto es una afirmación algo extremista. ‘II’ es efectivamente un trabajo más comedido que el anterior, más preocupado por las texturas que por reventar las pistas y, en ese sentido, no siempre resulta completamente satisfactorio. No obstante, en su conjunto, ‘II’ sigue sin sonar a nada más que a Moderat, lo cual ya es un éxito la altura de la calidad de los mejores temas del grupo.

Calificación: 7/10
Lo mejor: ‘Bad Kingdom’, ‘Versions’, ‘Milk’, ‘Therapy’
Te gustará si te gusta: Four Tet, Burial, Apparat
Escúchalo: Deezer

Lo más visto

No te pierdas