‘Dark’ de Netflix: ¿hasta dónde ha llegado y llegará su aura de serie de culto?

Por | 30 Mar 18, 12:02

El pasado mes de diciembre, en cuanto se comenzó a emitir, os recomendamos ‘Dark’, la apuesta alemana de Netflix, que parecía estar corriendo como la pólvora. Además, en la cabecera sonaba una vieja composición de Apparat, ‘Goodbye’, que en estos meses se ha asentado como la pista más escuchada del artista en Spotify, superando los 6 millones de reproducciones, cuando originalmente no había sido siquiera single.

La viralización de ‘Goodbye’ es la prueba viviente de que la serie ha seguido circulando durante estos meses, aunque no tanto como esperábamos. No parece haber habido tanto runrún en torno a ‘Dark’ como en torno a otras series de los últimos tiempos. Es difícil hacer ver al público una serie alemana, los medios británicos y estadounidenses que todos leemos jamás darán tanto bombo, ni crearán tanto hype, ni harán igual seguimiento de una serie que no sea de su país. Sin embargo, los méritos de ‘Dark’ son indudables. Encontrábamos en ella restos de ‘Stranger Things’, de ‘Twin Peaks’, de ‘True Detective’, de ‘Fargo’, incluso de ‘El ministerio del tiempo’ -parece que una influencia en el plano internacional- y la serie alemana resistía todas las comparaciones dignamente.

De ‘Stranger Things’ toma en parte la estética ochentera onda walkman (esa mención a Freddy Krueger, el guiño claro de la capucha del niño de ‘It’), el punto de partida de una desaparición o la importancia de la pandilla en la juventud… solo que con un guión más oscuro y adulto en la onda de ‘True Detective’. Aquí hay una tensión y una perversión -como en la escena «¿Quién puede matar a un niño?»- propias del Haneke más claustrofóbico. La seria detective Charlotte Doppler parece recién salida de ‘Fargo’, y a ‘Twin Peaks’ nos llevan esos planos aéreos de bosques y sobre todo el misterio de unos personajes que parecen esconder los suficientes secretos como para que necesitemos organizar sus vidas en croquis. Por no hablar de ese meme «¿pero en qué año estamos?«. Y a ‘El ministerio del tiempo’ remiten, entre otras cosas, algunas escenas de lo más turbador si tenemos en cuenta que la acción se sitúa en 1953, en 1986 y en 2019. Porque la premisa de la serie es que “la distinción entre pasado, presente y futuro no es nada sino una ilusión. El ayer, el hoy y el mañana no son consecutivos, están conectados en un círculo infinito. Todo está conectado”.

Ni que decir tiene que este texto que aparece en el tráiler es la coartada intelectual que ‘Dark’ necesita para alargar su historia si Netflix lo considera oportuno. La cadena ya ha confirmado el rodaje de una segunda temporada, aunque ha de andarse con cuidado. A falta de ver qué sucede con ‘The OA‘, y lo cierto es que la gente no puede estar con las uñas más salidas de su sitio, la segunda temporada de ‘Stranger Things’ ha despertado muchas dudas y ha dejado muy pocas ganas de ver una tercera. ‘Dark’ es una serie de misterio que se devora con fruición. Tanto que ha provocado decenas de vídeos entusiasmados en Youtube explicando su trama en orden cronológico, mostrando curiosidades o constatando que su guión tiene más fondo del que parece, planteando cuestiones éticas tamaño «¿matarías a un niño si supieras que se va a convertir en Hitler?». Sin embargo, deja poco poso: pasan los meses y es raro escuchar voces que realmente reclamen la necesidad su vuelta o se pregunten en qué punto del rodaje está exactamente esa segunda temporada. Son los tiempos de la locura audiovisual: hoy te adoro y te devoro, mañana te olvido. Ya que va a volver, los guionistas tienen que idear algo que realmente la eleve a la categoría de culto a la que, a menudo, pertenece, porque de lo contrario, puede que se desinfle en nuestro recuerdo. 8,5.

Etiquetas:

La Tienda JNSP