30 años de ‘Introspective’ de Pet Shop Boys: el disco en 5 claves

Por | 11 Oct 18, 10:30

Estos días se cumplen 30 años de ‘Introspective’. Según la web oficial de Pet Shop Boys, el aniversario es hoy mismo, 11 de octubre, mientras según otras fuentes fue ayer, 10 de octubre. Una divergencia que seguramente se produzca debido a que antiguamente los discos se lanzaban o bien los lunes o bien los martes, dependiendo del país. El 10 de octubre de 1988 fue lunes; y el 11, martes. Más allá de eso, se trata no solo de uno de los mejores discos de los años 80, sino de uno muy relevante en el anticipo del sonido de los primeros años 90. En este artículo que publicamos a las 10.30 horas, a la que se abre el álbum, recordamos su valor en 5 claves.

Puede ser el mejor disco de Pet Shop Boys

Pet Shop Boys son uno de los grupos más influyentes del pop electrónico de todos los tiempos, gracias a la elegancia de sus producciones y a sus inteligentes letras. Evidentemente han influido a toda una generación de grupos que en algún momento han jugado con el electropop, como The Killers, pero también su legado ha llegado a otros artistas más jóvenes y diversos que descubren sus composiciones y flipan, como hace poco pasaba a Cardi B. ‘Introspective’ puede ser el mejor álbum de Pet Shop Boys, lo cual es mucho decir, pero por supuesto hay debate. Hay medios que siempre han hablado de ‘Behavior’ como su gran obra maestra, hay quien prefiere ‘Actually’… pero raro es aquel que odie ‘Introspective’ o no sepa apreciar lo bien condensado que está todo su potencial en tan solo 6 canciones por muy largas que sean. Por eso fue elegido «mejor disco de Pet Shop Boys» en el cuadrante de votos de nuestra redacción. Reescuchado hoy, es realmente difícil recordar cuál fue exactamente la sucesión de sencillos, porque ‘Always On My Mind’, ‘Domino Dancing’, ‘Left to My Own Devices’ o incluso la adaptación de Sterling Void de ‘It’s Alright’ han sido constantes reivindicaciones en sus conciertos o en pistas de baile. También se agradeció que grabaran ‘I’m Not Scared’, que habían escrito para Eighth Wonder, y ‘I Want a Dog’, que había sido cara B de ‘Rent’ y, regrabada con Frankie Knuckles, no deslucía nada.

Un disco dance, con orquesta real

‘Introspective’ es un disco dance que presenta versiones maxi, largas y diferentes a las que se enviaron a las radios o estáis viendo en los vídeos. De manera muy clara, el tipo de beats y los pianos definen la música pop electrónica de finales de los 80 y principios de los 90, con el house y el acid impregnando las emisoras. Pero no por ello Pet Shop Boys renunciaron a los instrumentos orgánicos, y de manera significativa, a una gran orquesta. El álbum se abre con ‘Left to My Own Devices’, un tema que relata un día en la vida de una persona, cabiendo en ella el Che Guevara y Debussy, y la grabación lo deja muy claro desde el principio: esta canción producida por Trevor Horn contó con espectaculares arreglos dirigidos por Richard Niles, quien además de volver luego para ‘Go West’, había estado también detrás de ‘Slave to the Rhythm’ de Grace Jones. Niles ha colaborado con artistas del nivel de Paul McCartney, Tina Turner, Ray Charles o James Brown y en 1997 trabajaría en la espectacular ‘Home’ de Depeche Mode.

La anticipación a la moda latina

Cuando el mundo habla de Pet Shop Boys, lo hace asociándolos a una producción fina. Son como pop de alta cultura. Más art que pop. Por eso muchos se llevaron las manos a la cabeza cuando hace poco presentaron un tema de ritmo reggaetón, ‘Twenty-Something’. Pero como bien apuntaba mi compañera Mireia Pería el componente latino ha estado muy presente en la discografía de Neil Tennant y Chris Lowe, y nunca se ciñó a la «gracieta» de ‘Se a vida é’. El asunto daba para una playlist y allí estaba por supuesto ‘Domino Dancing’, que fue el single de presentación oficial de ‘Introspective’ un año después de la versión de ‘Always On My Mind’. Se inspiraron en la isla caribeña de Santa Lucía, y para grabarlo se fueron a Miami para colaborar con Lewis A. Martinée, quien había trabajado para Exposé (‘Season Change’) y lo ha hecho de una forma o de otra con Ricky Martin, Dead or Alive, Enrique Iglesias, Celine Dion, Jermaine Jackson o Elvis Crespo. En su momento el top 7 obtenido por la canción decepcionó muchísimo al dúo. A la larga se ha demostrado quién tenía razón en la incorporación de guitarra española, vientos y ritmos latinos.

Las caras B y la «introspección»

El disco recibe su nombre de que las canciones pretenden ser «introspectivas» pese a ser bailables. ‘Domino Dancing’ es una canción sobre los celos («te he visto hablando con extraños demasiadas veces / el amor que quieres es de otro tipo»), y la melodía de ‘Left to My Own Devices’ se debate entre la frustración y la autoafirmación: es de las de bailar con lágrimas en los ojos, aunque sea de felicidad. Pero quizá se ve más en lo que fueron las caras B del disco, algo más intensas. Mientras ‘Don Juan’ habla de los Balcanes en los años 30, ‘Your Funny Uncle’, al piano, está dedicada a un amigo de Neil Tennant que había fallecido a consecuencia del sida. Se considera el tema que marcaría el tono melancólico del siguiente álbum, ‘Behavior’, pues ‘Being Boring’ está dedicada al mismo amigo.

La estética: de la carta de ajuste al homoerotismo

La portada de ‘Introspective’ no puede ser más característica. Al parecer, el diseñador Mark Farrow se inspiró en un libro de cartas de ajuste para crearla y el resultado no podía ser más pop. O deberíamos decir para crearlas, porque, como veis, aunque mucha gente no se diera cuenta, los diseños fueron diferentes para LP, CD y cassette. Hay quien ha visto un guiño a la bandera gay. Parece muy cogido por los pelos, pero aunque Pet Shop Boys no hablaron de su homosexualidad hasta bien entrados los años 90, el homoerotismo del vídeo de ‘Domino Dancing’ ha sido reconocido por Rolling Stone y hasta por Ricky Martin.


Etiquetas:

La Tienda JNSP