‘L’Inconnue’ de Beach House es una canción conmovedora e inusual

Por | 01 Ene 19, 12:35

Beach House es uno de los pocos grupos que puede presumir de haber sido siempre fiel a su sonido y a la vez conseguido que ninguno de sus siete discos haya sonado exactamente igual que el anterior. El grupo ha extraído tanta oro de una misma mina que la crítica es incapaz de decidir cuál es su mejor disco y ‘7‘ ha vuelto a estar en muchas listas de lo mejor de 2018 -incluida la nuestra– gracias a canciones deslumbrantes como ‘Lemon Glow’, ‘Dive’ o esta ‘L’Inconnue’ en la que nos detenemos hoy.

Aunque Beach House ha asegurado que el título de ‘7’ se refiere simplemente a que este es su séptimo disco, animando a la gente a “descubrir su interior”, ‘L’Inconnue’ puede ser una de sus canciones más importantes desde que en su letra se menciona explícitamente el número 7 e incluso esta contiene un recuento recitado en francés de siete chicas “que se dirigen a la Iglesia y al río Sena”. Hay referencias a una “santa, una puta y una beata” y a un “pequeño ángel”, pero es especialmente tierno el momento en que Legrand se dirige a una chica para expresarle que “puede ser amada” y que “debería ser amada”.

Los fans más estudiosos de Beach House recordarán ‘L’Inconnue’ de una versión primigenia de la canción que apareció en el corto de 2013 ‘This Must Be The Only Fantasy’, por lo que parece que fue escrita durante las sesiones de ‘Bloom’. Está claro que el grupo había dado en ella con una canción especial, si bien parece que terminarla costó más de lo normal. Y escuchándola, está claro que no es la típica canción de Beach House: se compone de cinco partes, todas ellas separadas por cambios no bruscos pero sí bastante claros y unidas por varias melodías (“little girl, you should be loved”, el recuento en francés, la melodía celestial de coros y órgano) que al final de la canción se entrelazan, creando un “canon” que, como fórmula musical, evidentemente está vinculada a la música clásica occidental y por tanto con la misma letra de esta canción.

El truco de ‘L’Inconnue’ es lo magistral que es su ascenso a los cielos, a los que claramente se dirige desde la aparición de unos “celestiales” coros en la segunda parte de la canción, que sucede a la intro “eyes that show” llena de guitarras distorsionadas. A partir de estos coros y de la aparición de un órgano que repite su sinuosa melodía, el tema empieza a echar el vuelo, primero con la introducción de un ritmo de batería, después con la aparición de la primera estrofa propiamente dicha (“little girl, you should be loved”) y después con la formación de los “canons”, donde empieza a crearse la magia y que llevan el tema a su cumbre. Aunando ellos varias ideas desplegadas previamente a lo largo de la canción, Beach House da con una de sus composiciones más hermosas y conmovedoras, envolviéndote en su hechizo sin que lo esperes.

Etiquetas:

La Tienda JNSP