10 discos que escuchar si sí te gustó ‘Madame X’

Por | 14 Jun 20, 10:47

Todo dicho sobre ‘Madame X‘, el disco de Madonna que menos ha gustado al público (el menos vendido, el peor valorado en RateYourMusic), pero uno de los que más ha gustado a la crítica (Metacritic, unas cuantas listas de lo mejor del año), recuperamos un artículo a medio hacer que nos quedó en el tintero, con motivo de su aniversario: qué 10 discos escuchar si estás entre esas raras personas que piensan que este puede ser a la larga un disco de culto como ‘Erotica’ (1992) y ‘American Life’ (2003).

Stromae / Racine Carrée

Comenzando por lo evidente, Madonna se declaró fan hace unos años de Stromae, hasta el punto de que pensamos que habría colaboración entre ambos, cuando él tenía una carrera musical. La retirada del artista belga ha terminado por convertir su segundo álbum ‘racine carrée‘ en un mito que la autora de ‘La Isla Bonita’ debe de saberse de memoria. En él encontramos lo mismo una melódica canción con acordeón dedicada a Cesária Évora que un rompepistas como ‘Papaoutai’. ‘Ta fête’ tiene el mismo espíritu de fiesta callejera que Madonna ha buscado en parte de su álbum.
Te gustará si te gusta: ‘Faz gostoso’.

Cesária Évora / Miss Perfumado

Una de las referencias más mencionadas por Madonna cuando presentó ‘Madame X’ fue precisamente Cesária Évora, conocida como la «reina de la morna». ‘Madame X’ no es el álbum de fados de la cantante temido por muchos, pues también estaba influido por la música de otros lugares como Angola o Cabo Verde. ‘Miss Perfumado’ es uno de los grandes clásicos de Cesária, pues incluye su gran clásico ‘Sodade’ así como alguna pista de mayor ritmo como ‘Angola’. Aparte de por tan potentes melodías, a Madonna le debe de encantar la historia de que Cesária se hiciera famosa internacionalmente a los 47 años -la edad que ella tenía cuando salió ‘Hung Up’- vendiendo 300.000 copias en Francia de este álbum de manera completamente inesperada. Aunque si de verdad quieres bailar con Évora, existe un disco de remezclas en clave de house que no ha envejecido muy bien pero se quemó mucho en 2003: esta remezcla de ‘Nutridinha’ me lo dio todo en su momento. Eran, por cierto, los años en que también triunfaban internacionalmente los brasileños Tribalistas.
Te gustará si te gusta ‘Extreme Occident’.

Celeste Rodriguez / The Art of the Portuguese Fado

La otra gran referencia del disco es la «reina de los fados» Celeste Rodrigues. La mejor manera de acercarse a ella, como a Édith Piaf -otro de los grandes ídolos de Madonna- y a otras estrellas popularizadas durante los años 50, cuando no había la cultura de álbum que conocimos después, es a través de un recopilatorio. En cualquier caso, en ‘The Art of the Portuguese Fado’ (1974) puedes encontrar algunas de sus canciones más conocidas, como esa maravilla llamada ‘Ser indiferente’, ‘Palavras de Toda a Gente’ o composiciones tan llenas de nostalgia como ‘Esquina da Minha Rua’. Madonna tuvo la suerte de poder hacerse una selfie con Celeste Rodrigues por los pelos, pues la artista fallecía a los 95 años en 2018.
Te gustará si te gusta: ‘Killers Who Are Partying’.

Baiuca / Solpor

Si hay un álbum casi gemelo a ‘Madame X’ es ‘Solpor‘ de Baiuca, el proyecto de Alejandro Guillán que dejaba atrás probablemente para siempre su alias synth-pop Alex Casanova. Si crees que Galicia y Portugal deberían compartir huso horario, estarás de acuerdo: este álbum alterna el folclore gallego con la electrónica. Ni renuncia a los instrumentos tradicionales, dando una nueva vida a las otrora odiadas gaitas, ni a los ritmos bailables a través de unas canciones ancestrales de melodía maravillosa que parecen haber estado siempre ahí. No adivinarás si ‘Morriña’ es una versión tradicional o una composición de su puño y letra.
Te gustará si te gusta: ‘Come Alive’.

Daft Punk / Random Access Memories

‘Madame X’ habría gustado un poquito más al público si estuviera secuenciado de otra forma, si ‘God Control’ y sobre todo ‘Dark Ballet’ aparecieran en la secuencia después de canciones más comerciales como ‘Crave’, ‘Faz gostoso’ o ‘Crazy’. Pero a Madonna le gusta meter en todos sus discos canciones de estructura arriesgada desde ‘Hard Candy’ (‘She’s Not Me’) y en este disco concreto parece haberse mirado en idas de olla de Daft Punk como los 9 minutazos de ‘Giorgio By Moroder’ o los 8 minutazos de ‘Touch’. Madonna es muy fan de los franceses, ha dicho varias veces que le encantaría trabajar con ellos, mientras el dúo no parece tener demasiado interés por las voces femeninas (no hubo ni una en ‘Random Access Memories’, y mira que había «featurings»). En cualquier caso, ‘Dark Ballet’ habría sido mejor acabada por Daft Punk que por Mirwais: con todo lo que perjudica la comercialidad del álbum, diría que esta canción debería ser muchísimo más larga, dadas sus diversas partes.
Te gustará si te gusta: ‘God Control’.

Benjamin Biolay / Palermo Hollywood

Ni que decir tiene que dos de los países favoritos de Madonna, no en este disco, sino a lo largo de toda su carrera, son Francia y Argentina. De Édith Piaf al musical de ‘Evita’, de ‘La vie en rose’ a ‘No llores por mí, Argentina’. Un disco que casa ambas culturas y pasó más desapercibido todavía que ‘Madame X’ fue ‘Palermo Hollywood‘, la enésima reinvención de Benjamin Biolay. Un disco en el que convivían la chanson, la mezcla idiomática, el tango, la cumbia, los sintetizadores… Ya lo dice, en castellano, Sofia Wilhelmi, en el single ‘Palermo Queens’: «cumbia, rap y boom, boom, boom».
Te gustará si te gusta: ‘Medellín’.

El Guincho / Alegranza

El Guincho ha estado a un grado de separación de producir este disco de Madonna. Ambos han trabajado con Björk, y Rosalía estuvo a punto de actuar en el 60º cumpleaños de Madonna unos meses antes de que se publicara ‘El mal querer’. Además, Madonna escogió a Diana Kunst para dirigir el vídeo de ‘Medellín’ seguramente embriagada por el de ‘De aquí no sales’ de Rosalía, otra de las canciones co-producidas por Pablo. Antes de hacerse de oro con estas co-autorías, El Guincho nos encandiló como artista en solitario modernizando el folclore en el estupendo ‘Alegranza’. Un álbum que estaba en la onda de la época de Animal Collective pero con un punto mucho más festivo y playero.
Te gustará si te gusta: ‘Batuka’.

Buraka Som Sistema / Black Diamond

‘Faz gostoso’ no es una versión exactamente de una canción de Blaya, sino una adaptación que añade bastante letra nueva, así que en lugar de recomendar el álbum que lo contiene, ‘Blaya con Dios’, me decanto por este otro de la banda con la que Blaya dio sus primeros pasos. En él, sorpresa, sorpresa, encontramos a otra gran amiga –o ex amiga– de Madonna, M.I.A. La banda portuguesa tuvo una considerable influencia internacional gracias a su mezcla de los beats techno con el kuduro, que abiertamente es una referencia en ‘Madame X’, sobre todo en ‘Batuka’.
Te gustará si te gustan: los remixes de ‘I Rise’.

Beirut / Gulag Orkestar

Madonna no es la primera que se ha ido de viaje para grabar un disco: ya lo hizo Paul Simon en el seminal ‘Graceland’ que, en este caso, no parece una referencia, aunque todo domingo es un buen día para rememorarlo. Beirut tiene más pinta de Erasmus mochilero que de otra cosa y M es más de jet privado –casi siempre-, pero el espíritu del debut de Zach Condon ahondando en la música de Europa es muy parecido. Beirut se dejó embadurnar por la Europa del Este, Italia y Alemania en un álbum en el que la sensación principal es la melancolía (las melodías son pura «saudade» aunque no se hable de Portugal), el instrumento principal no es una guitarra sino la trompeta, y también caben las cajas de ritmo, la electrónica (que de hecho inundará luego otros proyectos de su carrera).
Te gustará si te gusta: ‘Crazy’.

Rihanna / ANTI

Sin ser su parte más popular ni divertida de comentar, hay una mínima influencia de los ritmos de moda en ‘Madame X’. Aparte del «reggaeton futurista» de ‘Medellín’, como lo bautizó el mismo Mirwais después de prescindir de la sobadísima caja de ritmos de este género, encontramos un ligero fondo trap en ‘Crave’ y un reggae como una catedral en ‘Future’. Pero en ambos casos con una melodía muy clara en la que priman guitarra y piano, respectivamente. Lo que nos lleva inevitablemente a Rihanna, en concreto a esa producción de dancehall, R&B, baladas clásicas y trip-hop de primera categoría llamada ‘ANTI’, que la cantante está teniendo serios problemas para superar.
Te gustará si te gustan: ‘Crave’, ‘Future’.

La Tienda JNSP