Rolling Blackouts Coastal Fever / Sideways to New Italy

Por | 18 Jun 20, 17:19

La tradición australiana del buen pop rock de guitarras está lejos, muy lejos, de languidecer con grupos jóvenes como The Beths o Rolling Blackouts Coastal Fever. El quinteto de Melbourne se presentó a lo grande con ‘Hope Downs‘, un muy buen debut que sacaba tanto partido a sus constantes juegos de guitarras entrelazadas de sus tres guitarristas Tom Russo, Joe White y Fran Keaney, como a sus talentos compositivos: los mismos se reparten la firma y la voz de las canciones equitativamente, dinamizando su propuesta.

Curiosamente, su clasicismo suponía una refrescante inyección de naturalidad para una escena independiente más preocupada por asimilar la preponderancia del hip hop y el R&B. No en vano, Rolling Blackouts C.F. estuvieron tocando por todo el mundo durante año y medio de manera ininterrumpida, lo cual les procuró una enorme alegriía, pero también no pocos quebraderos de cabeza: relaciones rotas, extravío físico y mental, añoranza de los suyos, desconcierto… Un síndrome «lost in traslation» que, de manera bastante acertada, es la principal inspiración de ‘Sideways to New Italy’, su recién publicado segundo disco.

En él, las imágenes del estrés de la vida en un avión, coche o autobús, perdiendo la noción de día y noche, del lugar en el que se está, se estuvo ayer o se estará mañana, de si hace frío o calor, de si se ha dejado de amar o se ama, o de si se añora por mera costumbre… se suceden en sus nuevas canciones dando una imagen borrosa (como no podía ser de otra manera) de la realidad que han vivido, por suerte y por desgracia, como grupo. En esas circunstancias, buscaron una forma de encontrar conexiones entre los lugares que visitaban y sus lugares de origen. New Italy es una pequeña población en la zona de Nueva Gales del Sur, de donde procede el batería de la banda Marcel Tussie, fundada en torno a 1800 por migrantes venecianos. A la vez, los hermanos Russo (Joe, hermano de Tom, completa el grupo como bajista) se sentían en cierto modo cerca de casa en la propia Italia, de donde procede su apellido. De ahí el título del álbum, aunque en realidad las canciones mezclan el anhelo de regresar a casa y, paradójicamente, sentirse ya un extraño allí, que todo ha cambiado sin que ellos sean parte de aquello.

«Vi la señal de aviso a las afueras de St. Anne / y las palabras se estaban desplomando. / Todos los días se fundían en el olvido / en el pliegue temporal entre dos años», es la primera frase que escuchamos cantar, significativamente, en ‘Sideways to New Italy’. Es el primer verso de ‘The Second of the First’, impetuoso y vibrante tema inicial del disco que marca el vigoroso tono del que apenas se apea. Puede ser a través de composiciones en los cánones del indie rock, como la antes citada (con ciertos ecos de Pixies en las guitarras, como también sucede en ‘Cameo‘) o ‘Cars In Space‘, una gozada sobre todo en el plano instrumental, repleta de intrincados giros, riffs reconocibles y hasta trazos de saxofón. O en otras más armónicas y bonitas, en una línea cercana a Real Estate, Teenage Fanclub y hasta los primeros R.E.M., como el enorme single ‘Falling Thunder’ o su maravillosa sucesora en el tracklist, ‘She’s There‘.

Por supuesto, la sombra de precedentes patrios como The Go-Betweens, The Chills o The Bats no se despega tampoco del conjunto, gracias a cortes como ‘The Only One’ (aunque su armónica aluda a otros aussies más desprestigiados, Midnight Oil), ‘Not Tonight’ o ‘The Cool Change’, que sostienen la recta final del disco en la que agrada el islote de reposo titulado gráficamente ‘Sunglasses at the Wedding’. En ‘Sideways to New Italy’, Rolling Blackouts Coastal Fever superan el trance del siempre difícil segundo disco con buena nota, sacando partido a sus mejores armas. Puede que no siempre construyan melodías adictivas capaces de convertirse en hits más allá de su ámbito, pero están presentadas con tal mimo (recordamos muy pocos discos recientes con tantas canciones con pre-coro y post-coro enmarcando el estribillo) que degustarlas es una gozada (y lo será aún más cuando podamos hacerlo en directo, por ejemplo en Tomavistas 2021).

Calificación: 7,5/10
Lo mejor: ‘Falling Thunder’, ‘She’s There’, ‘The Second of the First’, ‘Cars In Space’, ‘Cameo’
Te gustará si te gusta: Real Estate, The Go-Betweens, los primeros R.E.M.
Youtube: vídeo de ‘Falling Thunder’

  • Juan

    De las bandas que más me gustan actualmente, vaya dos discos llevan… Otra banda joven muy recomendable es Fontaines DC.

Share via
Send this to a friend