Fontaines D.C. / A Hero’s Death

Por | 06 Ago 20, 15:09

Fontaines D.C. han sido listos, o impacientes, o ambas cosas, y han publicado su segundo disco poco más de un año después del primero, ‘Dogrel‘, que tantas alegrías les dio el año pasado: conciertos celebradísimos, hits monumentales como ‘Big’ que sonaban a clásico desde la primera escucha, una nominación al Mercury Prize, reconocimientos de la prensa especializada… El escenario era inmejorable para que ‘A Hero’s Death’ fuera recibido con los brazos abiertos una vez llegara a manos del público, y el disco va en camino de obtener el próximo número 1 de ventas en Reino Unido si Taylor Swift no se lo impide. Todo un logro para una banda de rock que probablemente va a dejar de editar su trabajo en un sello independiente dentro de muy poco para dar un nuevo paso adelante en su carrera.

Y un paso adelante representa para Fontaines D.C. este ‘A Hero’s Death’ que es tan continuista en su fijación por el sonido de post-punk clásico de grupos como Joy Division, Wire o PiL como sorprendente por los diversas novedades que ofrece. La principal es su generosa cantidad de baladas, de las que no había tanta en ‘Dogrel’, y razón por la que el grupo ha decidido abrir el largo con una de ellas, ‘I Don’t Belong‘, porque no quería que el público pensara que su segundo disco era una copia del primero. Esta desangelada balada cuenta la historia de varios personajes que deciden rechazar el amor de los demás, como la de un soldado que es conmemorado por su trabajo y decide tirar su medalla al suelo en protesta por la «comodificación» de su valentía. De hecho, ‘A Hero’s Death’ ha buscado desmarcarse de ‘Dogrel’ hasta el punto que su principal influencia han sido los Beach Boys, pero no musicalmente -el disco no incluye armonías surferas en absoluto- sino más bien desde un punto de vista filosófico. El disco, que iba a llamarse ‘Kind of Blue’ en un arrebato de originalidad, está inspirado en la «quietud del mar» como el trabajo de los «últimos Beach Boys», pero sobre todo ha buscado ofrecer una experiencia «escapista» formada por composiciones que funcionan como «fantasías» y «sueños» perfectamente capturados en canciones (la banda menciona en concreto la canción de Beach Boys de 1963 ‘A Summer Dream’). Otra inspiración para el grupo ha sido Lee Hazelwood, pero en ‘A Hero’s Death’, los paisajes grises de Irlanda se anteponen a todo: apenas los «pa pa pas» del tema titular remiten al trabajo de la banda de Brian Wilson, cuando el tema no podría ser más propio de The Fall; y sobre todo lo hace la relajada balada ‘Sunny’, hasta el punto que Chatten se planteó seriamente sacarla del disco porque no la sentía como suya.

La imposibilidad de amar por parte de un Grian Chatten que reconoce haber sufrido episodios de soledad y depresión es uno de los temas principales de este trabajo que contiene un tema llamado ‘Love is the Main Thing’ con el que el artista ha querido expresar «el deseo de poder aceptar el amor» y el de superar ese sentimiento de soledad. Un sentimiento que es, a su vez, casi una enfermedad de la que es muy difícil curarse, sobre todo después de una gira, cuando el artista pasa a ser responsable de ofrecer amor a los demás. Chatten dice que el «sentimiento de aislamiento después de una gira es notable», y en esta truculenta y atmósfera balada llena de guitarras atmosféricas vuelve a plasmar su admiración por el escritor irlandés James Joyce (quien era mencionado en el disco anterior) en un angustioso verso propio de su estilo absurdo por el que asoma alguna que otra palabra inventada: «Tired of embracing / using and wasting / always aloning / silently hoping / alwaysly raining». Por supuesto, las letras de ‘A Hero’s Death’ vuelven a ser existencialistas para sorpresa de nadie, pero mientras Dublín servía de fondo de muchas canciones de ‘Dogrel’, en ‘A Hero’s Death’ manda la introspección plasmada desde diversos puntos de vista, no siempre pesimistas. El narrador de ‘A Hero’s Death’ es un padre distanciado de su hijo que le comparte una serie de útiles consejos para desenvolverse en la vida: «no te estanques en el pasado, comunica tus cosas favoritas a lo grande, dile a tu madre que la quieres, entrégate a los demás, y mira hacia un futuro mejor» no es el típico pasaje que encontraríamos en un disco de post-punk, pero Fontaines D.C. no es la típica banda de post-punk. Esto queda especialmente claro cuando el grupo decide transitar nuevos sonidos como en ‘Oh, What a Spring’, un precioso vals psicodélico inspirado en el cancionero de los Beatles, en el que Chatten reflexiona sobre el paso del tiempo y el devenir del ser humano una vez llegada la edad adulta: «las nubes se han ido, el sol ha salido en el cielo, y he visto a toda la peña ir a trabajar solo para morir», declara el artista solo para concluir: «y yo deseo poder volver a la primavera otra vez».

Si algo queda demostrado en ‘A Hero’s Death’ es que Fontaines D.C. han evitado encasillarse en su segundo disco, y en su lugar han optado por abrir nuevos caminos tanto temáticos como sonoros. Porque el grupo siempre ha sonado un poco a las bandas de post-punk mencionadas, pero que esta vez se nutran conceptualmente de los Beach Boys o hayan escrito varias baladas no significa que hayan dejado de lado su pasión por el intenso rock que tanta buena fama ha dado a sus directos. Las guitarras psicodélicas de ‘Televised Mind’, uno de los cortes más urgentes y tensos del disco, publicado en una versión primigenia antes incluso de la edición de ‘Dogrel’, y el cual habla del mundo distraído por las redes sociales y la televisión de hoy, están inspiradas en Spacemen 3, pero el tema también admite referencias reconocidas a Brian Jonestown y a Prodigy. Por otro lado, el trotón rock ‘n roll de ‘I Was Not Born’, en el que Chatten clama no haber «nacido para seguir las órdenes de otro hombre», remite a los Stooges y a los Rolling Stones de ‘Satisfaction’; la montaña de ruido distorsionado de ‘Living in America’ toma ideas de Suicide y Cabaret Voltaire a la vez que su letra está inspirada en un documental sobre James Brown; y el número más impactante del largo es ‘Lucid Dream’, un tema épico y desesperado inspirado en una escena que Gatten sueña y en la que aparece en el turbulento Dublín de 1916, y que instrumentalmente colapsa en un final que pone los pelos de punta.

Todos estos mensajes y sonidos de ‘A Hero’s Death’ confluyen en un álbum que busca, en definitiva, dar un poco de sentido a la vida. Gatten dice que su preocupación en los últimos años ha sido recordarse a sí mismo que esta vivo a través de sus canciones, aferrarse a esa sensación de identidad que parece desvanecerse en cuanto el grupo sale de gira y solo escucha aplausos. En ‘A Hero’s Death’, el grupo ha evitado dejarse llevar por la admiración que suscita su trabajo y ha antepuesto sus deseos como banda. Así, la frase que mejor definiría el mensaje el disco aparece en la desamparada y fría balada ‘You Said’: «todo cobra sentido para las personas extrañas que se atreven a vivir la vida no como si fuera una escalera por la que trepar». Siguiendo el camino mostrado por su propia intuición y no el que los demás pueden haber querido, Fontaines D.C. han hecho uno de los discos esenciales, tanto de rock como de cualquier otro estilo, de 2020. A partir de aquí, las posibilidades son infinitas.

Calificación: 8,5/10
Lo mejor: ‘I Don’t Belong’, ‘Lucid Dream’, ‘A Hero’s Death’, ‘I Was Not Born’
Te gustará si te gustan: The Fall, Wire… y por ende Shame, IDLES, Girl Band…
Youtube: vídeo de ‘A Hero’s Death’

Etiquetas:

La Tienda JNSP