Gus Dapperton / Orca

Por | 25 Sep 20, 16:33

Gus Dapperton llegó y venció: cuando algunos apenas sabíamos o recordábamos quién era agotaba localidades no en el local de moda de su barrio, Brooklyn, sino a este lado del Atlántico, por ejemplo en Madrid. La buena acogida de un debut, en su caso aquel ‘Where Ponny People Go to Read’, es algo relativamente fácil de conseguir, pues no parece haber nada más divertido que descubrir nueva música en lugar de antigua; lo duro viene verdaderamente a partir de tu segundo trabajo, es decir, este ‘Orca’ que nos ocupa.

Este 2020 la sal no se le ha derramado a Dapperton y se ha apuntado un viral mayúsculo junto a BENEE llamado ‘Supalonely‘, un éxito multimillonario gracias a TikTok en el que ni siquiera ha querido etiquetarse, pues él prefiere seguir a lo suyo, decisión que le honra. Spike Stent, que ha trabajado lo mismo con Frank Ocean que con Lady Gaga, se ha encargado de mezclar este álbum, pero por lo demás, todo esto va sobre Gus (productor), Gus (letrista) y Gus (compositor).

Es verdad que la cantante mitad filipina mitad australiana Chela colabora en ‘My Say So’, pero su co-autoría en esta letra no es que sea fundamental para el desarrollo de ‘Orca’. Más bien parece un complemento o un capricho de Dapperton, el de dárnosla a conocer. Este segundo álbum del artista gira en torno a sus altibajos emocionales, su preocupación a los 23 años por hacerse mayor o sobre sus adicciones. ‘Medicine’ es para él la canción más importante en el plano lírico con su frase «cada vez que intentan curarme / me vuelvo adicto a la medicina», que según él mismo define todo el disco «explícitamente»: «Es sobre alguien que es autodestructivo para poder drogarse en el proceso de curación. La fase de dolor no le preocupa».

Este sentimiento puede estar retratado en el sonido afligido de ‘Antidote’, pero hay que subrayar que ‘Medicine’ es una canción que logra rebelarse contra su bestia interior. En general, no es que ‘Orca’ sea mucho mejor cuanto más dolor contiene o celebra, pues su principal mérito es el modo en que alterna diversos estilos musicales. Incluso aunque su desarrollo no sea el que esperabas y desemboque en un coro de pitufos, hay un momento en ‘Palms’ en que no sabes si vas a escuchar una bossa nova o una canción de synth-pop. Y ‘Grim’ es la canción de rock que necesita ‘Orca’ en su segunda mitad para no convertirse en un álbum demasiado lánguido.

Sus mejores canciones las has venido conociendo durante los últimos días o semanas: ‘Post Humorous‘, ese relato cercano a la muerte cuyo puente nos hace recordar el concepto de buena canción de New Radicals; esa ‘First Aid’ a la que solo falta que la voz femenina sea la de Halsey para llegar a las listas de éxitos; o esa ‘Bluebird’ que conocíamos el viernes pasado y en la que lo mismo despunta el bajo que el piano, como en un clásico de su admirado Morrissey. A ellas se puede sumar la breve ‘Bottle Opener’, un canto coral a la supervivencia en el que Gus Dapperton no sabe si conseguirá dejar atrás su propio pesimismo («No sé si llegaré a mañana», indica), pero de momento lo hace.

Calificación: 6,5/10
Lo mejor: ‘Post Humorous’, ‘First Aid’, ‘Bluebird’, ‘Bottle Opener’
Te gustará si te gusta: Empire of the Sun, Boy Pablo, Dominic Fike, Sean Nicholas Savage
Youtube: vídeo de ‘Post Humorous’ con Miguel

Etiquetas:

La Tienda JNSP