Dagny / Strangers/Lovers

Por | 07 Oct 20, 16:11

De varias maneras el disco debut de la noruega Dagny es el álbum perfecto para los aficionados a la música pop. Viene presentado por un trallazo sin parangón, ‘Somebody‘, que ha sido uno de los éxitos del verano en el país escandinavo, alcanzando el top 10 y manteniéndose en el top 20 durante meses. Se dice pronto, ¿pero podemos decir que haya ocurrido lo mismo con alguna canción de electropop nacional recientemente? Ideada para los seguidores del synth-pop y aquellos que no pierden la fe en el amor, ‘Somebody’ contiene un bonito mensaje de esperanza y es lo suficientemente característica para ser autorreferenciada en el álbum, como sucede en ‘Tension’.

Después, ‘Strangers/Lovers’ se complementa con otros singles, un paso por detrás pero bastante contundentes, como es el caso de ‘Coulda Woulda Shoulda’ y ahora de ‘It’s Only a Heartbreak’. Con estas canciones frescas y espontáneas, la cantante que conocimos con ‘Backbeat’ y luego con la playera ‘Wearing Nothing’, nos ha venido dando lo que Katy Perry no ha terminado de conseguir con ‘Smile’. Y la comparación viene al caso porque Dagny forma parte de los créditos de ‘Never Really Over’ por su obvio parecido con una canción suya anterior, ‘Love You Like That‘. Y en tercer y último lugar, este álbum nos ofrece un buen fondo que incluye una vertiente ligeramente más underground, un guiño latino que no suena nada desesperado y el género de la balada relegado a la posición de interludio y a la pista final.

Lo primero, el sector ligeramente alternativo, no se corresponde con su declarada devoción por los Cardigans, Cranberries, Beck o Feist, sino con algo que le pega más. ‘Bye Bye Baby’ es una canción que podrían haber producido Röyksopp o los The Knife más comerciales, en la que se intenta dejar atrás un amor tóxico. Es casi el final de un álbum dividido en dos partes -de ahí su nombre- en el que esa segunda quiere mostrarnos el desenlace de una relación, «vulnerable» y «anhelante» tras una primera parte más veraniega.

El guiño latino de ‘Please Look at Me’ no incluye un cameo sexy de Ozuna ni similar, ni siquiera se acerca a ‘Mi chico latino’: se limita simplemente a una guitarra casi oculta, a un ritmo muy tímido y a una sensación, pues la canción es casi una balada sofocante. Y por último, si ‘Bad at Love’ es únicamente eso que suena entre esta pista y el nuevo sencillo ‘It’s Only a Heartbreak’, el disco decide cerrarse, sí, con una lenta, ‘Coast to Coast’, pero una canción más bien de «costa oeste», californiana, de Lana del Rey en su inicio (ahora sí que se parecen) a David Lynch en su desarrollo.

El medio tiempo ochentero ‘Paris’ y el guiño R&B de ‘Let Me Cry’ completan un buen álbum al que solo falta un poco más de iniciativa para ofrecer algo que no hubiéramos conocido ya: el simpático vídeo de ‘It’s Only a Heartbreak’ es, por ejemplo, demasiado Dua Lipa. Pero el cometido de Dagny en este año de pandemia era «proporcionar alegría a través de la música, porque la gente la necesita», como nos contaba en una entrevista este verano, y puede presumir de lo bien que le ha quedado.

Calificación: 7,4/10
Lo mejor: ‘Somebody’, ‘Bye Bye Baby’, ‘It’s Only a Heartbreak’, ‘Coulda Woulda Shoulda’
Te gustará si te gusta: Robyn, Tove Lo, la primera Madonna
Youtube:Somebody

Etiquetas:

La Tienda JNSP