A.G. Cook / 7G

Por | 07 Nov 20, 16:56

A.G. Cook, principal exponente de esa PC Music que ha demostrado que el pop puede seguir sonando a futuro en el siglo XXI, ha decidido que la mejor manera de introducirnos en su universo es publicar un disco séptuple de 2 horas y 40 minutos de duración. ‘7G’ es en realidad una colección de ideas, fragmentos, esbozos… que el productor tenía en la recámara, muchos de los cuales han terminado formando parte de su siguiente disco, ‘Apple’, el que podría considerarse su álbum debut de verdad.

Cada CD de ‘7G’ está dividido por un tipo de instrumento que fascina a A.G. Cook, y si el primero está dedicado a las percusiones, el segundo lo está a la guitarra acústica, el tercero al sintetizador “supersierra”, el cuarto al piano, el quinto al sintetizador “Nord”, el sexto al “spoken word” y el séptimo a las “voces extremas”. Entre producciones originales se cuelan versiones de Taylor Swift, Sia, The Smashing Pumpkins o Tommy James and the Shondells, y entre algún buen tema que escuchar con interés como ‘Nu Jack’, que suena como el esqueleto hecho en dibujo animado de una canción de new jack swing; se cuela también un puñado de producciones intrascendentes que solo tendría sentido escuchar dentro del contexto de la grabación de un álbum, como el “breakbeat” que abre el largo o los 55 segundos de susurros de ‘No Yeah’. A todas luces, escuchar ‘7G’ es como sumergirse en los archivos con decenas de pistas individuales o “stems” e ideas inacabadas que cualquier productor de música pop guarda con cerrojo en su ordenador. Solo A.G. Cook consideraría esto su álbum debut, pero ‘7G’ no deja de tener su encanto.

Si para algo sirve ‘7G’, además de para adentrarnos en los entresijos de la obra de A.G. Cook, es para mostrar su versatilidad como productor. Ayuda que los discos estén divididos en sonidos para comprenderlo mejor de manera global: en el primer CD, ‘Acid Angel’ pasaría por una producción azucarada de Aphex Twin, y en el segundo, Cook demuestra que el disfraz de cantautor de indie-rock de los años 90 no le queda tan mal como podría parecer. No solo le da por versionar ‘Beetlebum’ de Blur haciéndola sonar lo-fi y HQ al mismo tiempo, sino que en ‘Undying’ cubre de deliciosa distorsión guitarrera el esbozo de lo que podría ser una bonita canción de folk en manos de, qué sé yo, beabadoobee.

El tercero, más electrónico, se abre con una sinfonia macabra llamada ‘Mad Max’, pasa por la rave en ‘Illuminated Biker Gang’ y se cierra con el viaje de “space music” de ‘Dust’. En el cuarto una de las sorpresas del disco llega con ‘Note Velocity’, que parece alternar el piano preparado de John Cage con las percusiones nerviosas de ‘Hunter’ de Björk… pero es que el disco incluye hasta una interpretación de ‘Waldhammer’ de Beethoven. El quinto se abre con la nana digital de ‘Behind Glass’ y se cierra con el politono eurodance de ‘Life Speed’. El peor CD es el sexto, el de “spoken word”: no se salva nada, ni la versión de ‘The End Has No End’ de The Strokes que arruina completamente la canción ni ese intento de trap de ‘2021’ que esperamos no escuchar en 2021. Y el séptimo apenas deja una curiosidad que solo por las risas vale la pena escuchar de principio a fin: una version de ‘Chandelier’ de Sia interpretada por A.G. Cook y Caroline Polachek completamente inaudible y que el propio Cook llama “aberración”. Pero al menos es memorable, que es más de lo que se puede decir de muchas pistas de este extenso libreto de esbozos.

Cuesta pensar en una buena razón por la que A.G. Cook considera ‘7G’ su primer disco de verdad cuando ‘Apple’ existe. Él dice que terminó ‘Apple’ hace un año y que antes de publicarlo quería “contextualizarlo”… ¿no le bastaba con haber sido uno de los mayores “hypes” de la década pasada y actualmente uno de los productores más relevantes del momento gracias a su trabajo con Charli XCX o Caroline Polachek? Cualquiera que aprecie tener acceso al esqueleto de lo que después será una canción pop encontrará cosas que disfrutar en ‘7G’: ‘Gesmtone Break’ podría ser un hit de hip-hop del futuro, ‘Windows’ es una pervertida “torch song” con pegadizos ataques de piano que Cook está tardando en transformar en canción pop, la unión de música clásica y electrónica de ‘Polyphloisboisterous’ es fascinante, la luz hiperpulida de ‘Green Beauty’ hipnotiza como los bucles de una canción de “vaporwave” y ‘Show Me What’ con Cecil Believe tiene cierta madera de hit… pero escuchar una colección de bocetos nunca puede ser más gratificante que enfrentarse a un álbum de verdad terminado, con cara y ojos.

Calificación: 6,4/10
Lo mejor: ‘Acid Angel’, ‘Note Velocity’, ‘Undying’, ‘Gesmtone Break’, ‘Polyphloisboisterous’, ‘Chandelier’
Te gustará si te gusta: escuchar deconstrucciones de la música pop
Youtube: audio de ‘Chandelier’ para valientes

La Tienda JNSP