King Gizzard & The Lizard Wizard / K.G.

Por | 14 Dic 20, 9:38

Los australianos King Gizzard & the Lizard Wizard sólo han sacado un disco este año (aparte de un montón de directos en streaming). Lejos parece 2017, el año del desbordamiento, en que llegaron a lanzar… ¡cinco LP’s! . Aunque ya llevan una temporada moderándose; el año pasado también publicaron una única referencia, ‘Infest the Rat’s Nest’, un sabrosón ejercicio de heavy/trash metal.

En este ‘K.G.’ los Gizzards han retornado a 2017 (y a 1968, de rebote) si no en prolificidad, sí en sonoridad, ya que recuperan las esencias psicodélicas de ‘Flying Microtonal Banana’. No en vano el disco se subtitula ‘Explorations into Microtonal Tuning, Volume 2’ y se presenta como una secuela. El título mismo también funciona como un autohomenaje, y da una pista de lo que vamos a encontrar: un compendio de lo mejor de los King Gizzard & the Lizard Wizard de 2017.

La flauta arabizante y el sitar que abren ‘KLGW’ es una toda una declaración de intenciones; una breve pieza instrumental de intensa y clásica psicodelia que, para más inri, lleva como título las siglas del grupo. Esta enlaza con ‘Automation’, otro ejercicio de sonido añejo, con guitarras distorsionadas, panderetas, voces dobladas… De hecho, las notas arábigas (representadas especialmente en la percusión) llenan todo el disco y son una de sus señas de identidad; casi puedes ver a Brian Jones flipando con los músicos de Joujoukan en Marruecos o a George Harrison dándole al sitar en cada corte.

Poco se salen del canon: ‘Minimum Brain Size’ está salpicada por un delicioso deje de pop californiano, algo más folk y western es ‘Straws in the Wind’, que crea una atmósfera onírica la mar de atractiva. Tampoco se olvidan del baile, porque hay piezas tan saltarinas, efectivas y desvergonzadas como ‘Ontology’ o nos arrastran a la música disco del próximo Oriente en ‘Intrasport’, o se aproximan a Los Beatles en ‘Honey’. Y se dejan lo más pesado (‘The Hungry Wolf Of Fate’) para el final.

Se agradece la corta duración de ‘K.G.’, unos canónicos diez temas en 40 minutos; también que los Gizzard se mantengan en su línea de parir canciones psicodélicas con bien de sus aciertos (sonoridades sugestivas, melodías y riffs infecciosos) y poco de los errores (suites inacabables, densidad empalagosa) que suelen tener los ejercicios de nostalgia progresiva. Este disco es todo un compendio de sonidos vintage que hará las delicias no sólo de los fans de la banda, sino de los más sesenteros.

Calificación: 7/10
Lo mejor: ‘Automation’, ‘Minimum Brain Size’, ‘Straws in the Wind’, ‘Ontology’, ‘Intrasport’
Te gustará si te gustan: los discos de 2017 de King Gizzard & The Lizard Wizard, la psicodelia más arábiga.
Escúchalo: Youtube.

La Tienda JNSP