‘Ya no siento nada’ de Alizzz: pervive el influjo de ‘1984’ y ‘Un mundo feliz’

-

- Publicidad -

‘Ya no siento nada’ de Alizzz: pervive el influjo de ‘1984’ y ‘Un mundo feliz’

Da igual el tiempo que pase o lo mucho que se haya imitado, exprimido o reinterpretado: ‘1984’ sigue alimentando la imaginación de los creadores. El director Mariano Schoendorff tira del hilo argumental y conceptual de la gran fábula orwelliana para ilustrar la nueva canción de Alizzz, conocido sobre todo por su trabajo junto a C. Tangana y co-productor de ‘El madrileño’, que se publica esta noche. Su tema ‘Ya no siento nada’ narra una historia de alienación y opresión en un entorno fabril y proletario.

Aparte de su discurso, hay dos claves visuales que permiten conectar el videoclip con la novela de Orwell: un calendario escrito en ruso y una cazadora con el nombre de Memminger Zeitung, un periódico de Baviera que tuvo relación con el partido nazi. ¿Una referencia a los totalitarismos soviético y nazi que criticó en su novela el escritor británico?

- Publicidad -

Como el reciente ‘Anima’ (Paul Thomas Anderson), ‘Ya no siento nada’ está protagonizado por un hombre, el propio Alizz, obligado a ser un engranaje más en el mecanismo de una sociedad alienada, adormecida, drogada como en ‘Un mundo feliz’. Y, al igual que el vídeo de la canción de Thom Yorke, será una mirada, un contacto visual cargado de deseo, de sentimiento, entre un hombre y una mujer, el que amenace con romper esa cadena. A partir de ahí se pone en marcha un intento de fuga romántica que, como en toda distopía, y en sintonía con la letra de la canción, está abocada al fracaso.

- Publicidad -
- Publicidad -

Lo más visto

No te pierdas

La Bien Querida congrega a más audiencia en ‘El Hormiguero’ que Sergio Dalma y Bryan Cranston

La Bien Querida ha sido la invitada de este lunes en El Hormiguero como se había anunciado. Pablo Motos...

‘Lo de Évole’ incomoda y no sólo por Miguel Bosé

Parte de la audiencia asume que Miguel Bosé se ha quedado en un cuelgue por el consumo de drogas, sin que el tema se haya puesto sobre la mesa.