Tres cómics recomendados que podrían incomodar al lector

Por | 03 Ene 17, 17:18

Alberto González Vázquez / Todos los hijos de puta del mundo

todos_los_hijos_de_putaSi eres habitual de El Mundo Today o de la web Orgullo y Satisfacción, las viñetas de Alberto González Vázquez te resultarán familiares. Aunque su lado más desconocido y por otra parte de mayor continuidad lo encontrarás en el mundo de la comunicación: es guionista en El Intermedio de laSexta. En lo musical también ha hecho sus pinitos con Amaral y Los Punsetes, en los vídeos de ‘Ratonera’ y ‘Dinero’ respectivamente, aunque donde realmente rompió todos los límites del humor más corrosivo sin reparos fue en su primer libro ‘Humor cristiano’.

La ironía es el común denominador de todos los personajes que representa Alberto González, casi siempre partiendo de protagonistas de la vida pública que todos conocemos y que en ‘Todos los hijos de puta del mundo’ son políticos, salvo alguna excepción. Ese empeño, aparentemente inconsciente, no desentona nada con la idea que tenemos de la celebrity de turno. Un claro ejemplo pueden ser sus cortos sobre Alejandro Amenábar, ‘Un día con Amenábar‘ y ‘Una noche con Amenábar‘. Una visión del director de cine tan recomendable, además de poco frecuente en la opinión pública, como la que hicieron en su día Jordi Costa y Darío Adanti en ‘Mis problemas con Amenábar‘.

Calificación: 8/10
Lo mejor: No se anda por las ramas, ni con medias tintas. La osadía de no autocensurarse. La historieta ‘Shake It Off’ con Esperanza Aguirre, ‘Necrofilia’ con Ana Botella y ‘Hacer las paces’ con Celia Villalobos.
Lo peor: Los dibujos son muy elementales y algo primarios pero reflejan inmediatez. Con el paso del tiempo los famosos en cuestión pueden dejar de serlo y puede perder algo de interés, si bien podrá servir como buen ejercicio de recordatorio.

Yusaku Hanakuma / Tokyo Zombie

tokyozombieNada en la editorial balear Autsaider Cómics parece serio, basta con darse una vuelta por su web para comprobar la guasa con la que hablan de todo su catálogo. Si además recordamos publicaciones clave como ‘Cowboy Henk’, la saga ‘Submundo’ de Kaz o ‘Nosotros llegamos primero’, es inevitable esbozar una sonrisa.

Atentos al detalle de poner el pelo de su protagonista Fujio en la portada de ‘Tokyo Zombie’, de terciopelo negro y en plan afro. Un pelazo que luce tal cual en esta historia de apocalipsis zombie, lucha de clases por la supervivencia o combates de lucha libre, dentro de la corriente “heta-uma” de “malo pero bueno” de la que el japonés Hanakuma es el mayor exponente.

Fujio es un karateka al que le gusta practicar las artes marciales con elegancia, al que no le interesan las prisas en las peleas, ni tampoco que estén amañadas. Hanakuma proporciona al lector todos los componentes para dar rienda suelta a un delirio en el que se mezclan viajes por carretera en un camión de gran tonelaje, peleas absurdas, revistas porno, un maestro de las artes marciales, un protagonista asiático con el pelo a lo Jackson 5, el monte Fuji para cambiar su visión y por descontado los muertos vivientes. Un crisol que, sin dar rienda suelta a la risa a carcajadas, sí es divertido.

Calificación: 8/10
Lo mejor: La acción transcurre a toda velocidad. Sus 150 páginas se devoran en un suspiro.
Lo peor: El dibujo para los más refinados puede parecer basto. Fue publicado originalmente a finales de los 90. Después de más de 10 años de muertos vivientes con sagas como las de ’28 días/semanas después’, ‘The Walking Dead’ e incluso ver cómo ganaba un Goya la comedia cubana sobre zombis ‘Juan de los muertos‘, ¿cómo es posible que haya tardado tanto en editarse en nuestra país?

Joan Cornellà / Sot

sotTercer recopilatorio de historietas que publica el barcelonés, con una portada cuya ilustración ya lleva un tiempo expandiéndose a nivel internacional vía redes sociales – obligatorio conocer su Instagram con más de un millón de seguidores-, y a través de camisetas que han lucido actores como Bradley Cooper y Matthew McConaughey. Puntazos que se han visto recompensados con la carátula del último disco de Wilco.

Cornellà se mantiene fiel a las historietas mudas de seis viñetas por página. Un formato breve pero intenso para lanzar unas píldoras de humor negro, que en muchos casos, serán difíciles de tragar por mentes fundamentalistas de lo políticamente correcto. Lo grotesco se enreda entre mutilaciones y el sadismo que, en contraste con el colorido luminoso y vivaz de los dibujos, muestra la condición humana desde una perspectiva nada amable. Los referentes tienen mucho en común con formatos como el televisivo, el digital o el publicitario – por lo visual y la inmediatez-, sin apenas influencias de otros autores.

Calificación: 8/10
Lo mejor: Despertar y fomentar aspectos de nuestra mente que por estar aislados no hacemos públicos. Parecer dibujos animados para niños sin ser nada de eso. La estética de los rostros de los personajes se ha convertido en una seña de identidad propia, como una marca publicitaria.
Lo peor: A medida que se devoran los relatos la mente del lector puede intuir algún final no tan inesperado. Algunos pueden pasar desapercibidos por no entenderse con rapidez.

Playlist del mes

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Send this to a friend