‘Frente al mar’: el ‘Barridos por la marea’ de Brangelina

Por | 11 Mar 16, 10:03

brangelinaAngelina Jolie Pitt, como se hace llamar desde que se casó, es un blanco fácil para las críticas maliciosas. A la hora de valorar sus películas como directora es habitual detectar en algunos medios un sesgo sexista que no se suele dar con sus homólogos masculinos. Ni Kevin Costner, Mel Gibson o Ben Affleck, por poner tres ejemplos de estrellas/actores mediocres convertidos en directores, fueron tratados de esa manera. Por eso, quien esto escribe se ha sentado siempre a ver las películas de Angelina con la mirada más limpia posible. De esta forma, con «la mirada más limpia que me ha sido posible», tengo que decir que la Jolie es, por el momento, uno de los casos de estrella convertida en director/a más penosos que ha dado Hollywood.

‘Frente al mar’ quizá sea, junto a ‘La chica danesa‘, la película reciente en la que la brecha entre pretensiones y resultados es más ancha. Pretensión: un estilizado y evocador drama de inspiración europea (Godard, Antonioni, canciones de Gainsbourg) sobre un matrimonio burgués en crisis. Una película llena de misterio, melancolía, erotismo y tensión emocional que encumbrará definitivamente a Jolie Pitt como directora y guionista. Una interpretación de Oscar, su tour de force como actriz dramática y, por qué no, el de su marido. Un éxito, una película de prestigio, «artística», protagonizada por la pareja más famosa del cine actual.

Resultado: el ‘Barridos por la marea’ de Angelina y Pitt. Un drama tedioso y pretencioso, rebozado en referentes cultos y estilosos, que pone de manifiesto varias cosas:
1) las limitaciones de Angelina como directora; su incapacidad para narrar una historia en imágenes sin tener que recurrir a verbalizarla (como hace el personaje de Brad Pitt constantemente) y su torpeza a la hora de insuflarle algo de ese misterio y emoción que pretende.
2) las (enormes) limitaciones de Angelina como escritora. Los diálogos, situaciones y el sorprendente (por grotesco) desenlace final llevan implícita su propia parodia.
3) las (gigantescas, colosales, ciclópeas) limitaciones de Angelina como actriz. La forma que tiene de expresar toda la angustia existencial que devora y paraliza a su personaje llega al espectador en forma de pregunta: «¿qué le pasa a esta mujer: está lela o catatónica?».

¿Hay algo salvable en ‘Frente al mar’? Sí, que aparece Niels Arestrup, un actor con una fuerza en la mirada que podría fundir la torre Eiffel, y la actriz Mélanie Laurent, una de las estrellas más internacionales del cine francés (‘Malditos bastardos’, ‘Beginners’, ‘Enemy‘), que además es una cantante estupenda (‘En t’attendant‘) y, sí, una directora fabulosa (‘Respire‘). No es de extrañar que Angelina la espíe… 3.

La Tienda JNSP