‘Love on the Brain’: ¿hit inminente o clásico perdido de Rihanna?

Por | 31 Ago 16, 9:15

rihanna-loveRihanna será recordada por rompepistas de lo evidente -como ‘We Found Love’ u ‘Only Girl’- a lo sutil -‘Work’, ‘Umbrella’- pasando por supuesto por su lado más urban -‘Bitch Better Have My Money’-.

Pero curiosamente también tiene una aceptable colección de buenas baladas encabezada por ‘Stay’, y en la que desde este año hemos de incluir ‘Love on the Brain’, una de las últimas canciones de su último disco ‘ANTI‘, que desde hace unas semanas se encuentra entre mis canciones favoritas de la artista. Lo cual después de una treintena de hits, es mucho decir.

‘Love on the Brain’ sonó este fin de semana entre los varios popurrís que Rihanna hizo en los premios MTV, pero previamente había sonado ya en vivo en los Premios Billboard, donde la cantante hizo una interpretación bastante histriónica que también está ya entre las mejores que ha hecho, autocensura del «fuck» aparte (la autocensura de «motherfucker», en cambio, es digna de meme). Rihanna tiene una voz preciosa, y es una pena que en muchas ocasiones sea una vaga en directo, dejando frases a la mitad o abusando de pregrabados, porque cuando se pone, está muy por encima de muchas otras y otros cantantes de su generación.

Especialmente en la versión de estudio de la canción, durante la segunda estrofa se convierte en otra persona. En los maullidos previos y posteriores a la fantástica frase «I’m tired of being played like a violin» se acerca al timbre de otras cantantes como Amy Winehouse (también recuerda un poquito a Róisín), mientras los arpegios de la canción y su ritmo, totalmente doo-wop, están abiertamente inspirados por Al Green, muy especialmente por su versión de ‘For the Good Times’ de Kris Kristofferson.

También el ‘I’d Rather Go Blind’ de Etta James parece una referencia muy evidente.

El autor y principal productor de la canción es el noruego Fred Ball. Kuk Harrell se ocupó de producir más bien la voz de Rihanna y también figura como coautor Joseph Angel. Fred Ball ha trabajado con Ellie Goulding, Cerys Matthews y Brett Anderson en solitario, y fue nada menos que el líder de Pleasure, aquel grupo que nos conquistara circa 2003 con el petardazo electro ‘Don’t Look The Other Way’. Llegaron a tocar en un FIB antes de presentar otro disco y extinguirse, pero como veis, a Ball no le ha ido nada mal cambiando de tercio y vendiéndose como autor. Según su portfolio en Roc Nation ha llegado a grabar con Madonna y Kylie, aunque su material parece haber sido descartado de los últimos discos de ambas o firmado con pseudónimo.

En ‘Love on the Brain’ Fred Ball (firma como Fred B y Fred a secas, entre otros sobrenombres recogidos en Discogs) reconoce haberse inspirado en general en Prince y en Al Green, y en la modernización del soul realizada por Amy Winehouse, pero no escribió este tema específicamente pensando en RiRi. Sin embargo, a Roc Nation le gustó tanto que se lo pasó a Rihanna, quien añadió algo de letra. A día de hoy, los usuarios de Genius han interpretado que ‘Love on the Brain’, que habla de un amor tóxico y tan violento como el de ‘He Hit Me (And It Felt Like A Kiss)’, aquella maravilla que Carole King y Gerry Goffin escribieron y Phil Spector produjo, hace referencia a Chris Brown, quien fue detenido y condenado a dos años de libertad condicional por maltratar a Rihanna hace unos años, y de hecho acaba de volver a ser detenido por amenazar con una pistola a una mujer. Al mencionado hit interpretado por The Crystals y reinventado hasta dos veces por The Cardigans en nuestro siglo recuerdan los «I’m fist-fighting» en contraste con el lema de la canción «Never stop loving me / Don’t quit loving me».

Chris Brown resulta además tener una canción llamada ‘Heart Ain’t A Brain’, la única de todo este artículo que no debéis escuchar pero que ahí queda como curiosidad.

Los guiños en la carrera de Rihanna a Chris Brown se han sucedido desde el disco ‘Rated R’ y la violenta ‘Russian Roulette’ al dueto ‘Nobody’s Business’ que ambos interpretaron juntos en ‘Unapologetic’, el que hasta ahora era el último álbum de Rihanna. Curiosamente, otros protagonistas de una condenable relación turbulenta y violenta, Ike y Tina Turner, también entonaron una canción llamada casi igual, ‘Ain’t Nobody’s Business’, otro «no es asunto vuestro» tradicional que procede de una canción de blues de los años 20, adaptada por Freddie King, Billie Holiday, largo etcétera, y que puede tener una lejanísima conexión con ‘Love on the Brain’ en muchas de sus decenas de interpretaciones, las más sesenteras.

Tal y como está el mercado, nadie sabe qué puede pasar cuando ‘Love on the Brain’ se lance al mercado como single, cosa que se ha confirmado hace solo unos días. Parece que su sello intentará convertirlo en un hit navideño, pero después de los holgazanes vídeos presentados para ‘Needed Me’ y ‘Kiss It Better’, después del absurdo vídeo para un bonus track de ‘ANTI’, esto puede pasar más desapercibido que los pasos «back to basics» de Christina Aguilera. En cualquier caso, una canción con historia que puede ser un «fan favorite» de por vida.

Etiquetas:

La Tienda JNSP