Melanie Martinez crea en ‘K-12’ un mundo infantil tan ambicioso y siniestro como demasiado obvio

Por | 07 Sep 19, 0:02

Este jueves se ha estrenado en cines de toda España y de todo el mundo ‘K-12’, la nueva película de Melanie Martinez que pone imágenes a todas las canciones incluidas en su nuevo disco, igualmente titulado y que ha llegado al mercado este mismo viernes. ‘K-12’ es la continuación del álbum debut de Martinez, el conceptual ‘Cry Baby‘, en el que la niña “llorona” ha crecido y es ahora una adolescente. Ambiciosa como pocas artistas hoy en día, Melanie ha querido contar esta nueva historia nada menos que a través de una película de 1 hora y media en la que ha trabajado durante cuatro años, algo evidente en un primer visionado de la cinta pues en ella todo parece cuidado absolutamente al milímetro. Aunque esto no siempre sea para bien.

En el fondo, ‘K-12’ no deja de ser una “prom movie” clásica protagonizada por un grupo de adolescentes que viven las primeras experiencias de la juventud durante su etapa de instituto; y la película de hecho culmina con el baile de fin de curso de rigor. Aunque ‘K-12’ no es paran nada una “prom-movie” convencional, como Melanie Martínez tampoco es una estrella del pop convencional. Desde su debut, la neoyorquina ha creado un mundo propio estéticamente ligado al infantil, un mundo que la cantante sin embargo ha utilizado, a modo de metáfora, para contarnos historias más adultas, en ocasiones oscuras e incluso perturbadoras. Y el formato cinematográfico permite a Martínez desarrollar este mundo de golosinas y colores pastel visualmente de manera realmente ambiciosa y lograda. En ‘K-12’, los anacrónicos estilismos, propios de la época de Versalles, son poco menos que espectaculares; los escenarios siempre están muy trabajados y, a lo largo de la cinta, la artista no se corta un pelo en usar un sinfín de efectos especiales que en algunos casos son directamente absurdos. Es su manera de decirnos: no os toméis todo esto tan serio.

Como ya sucedía en ‘Cry Baby’, el mundo infantil creado por Martinez en ‘K-12’, rodada en Budapest, es inquietante desde el segundo cero, pero en este caso es incluso más surrealista dados algunos efectos especiales usados, ciertas escenas (el chaval que devora pegamento) o el hecho que las protagonistas poseen superpoderes. La principal, Crybaby, así como su mejor amiga y cómplice, Angelita, pueden literalmente manipular los elementos o ejercer una fuerza sobrehumana sobre sus enemigos. Y no dudan en usarlos por momentos de maneras bastante sádicas, pues Crybaby y Angelita son tan dulces y adorables en apariencia (y la apariencia es un tema central en la película) como capaces de cometer brutales asesinatos. Esta dicotomía entre lo infantil y lo sádico es el motor que mueve las canciones de Martinez y también toda la película, aunque visualmente siempre prima lo infantil. De hecho, la película es tan pastel incluso cuando una persona es descuartizada durante una de las escenas que, como espectador, llegas a dudar de si realmente eres el target. Y cuanto más se desarrolla la cinta y más va desenredando todos los temas que aborda (que no son pocos) más te das cuenta de que ‘K-12’ es una película dirigida sobre todo a un público adolescente.

No hay nada de malo en una película adolescente, pero la obsesión de Martinez con lo infantil probablemente no le ha permitido hacer una cinta más transversal. Y es que todos los temas están presentados con una brocha tan gorda que por momentos parecen sacados de un guion de Dora La Exploradora. Son temas importantes y Martinez no se deja nada en el tintero: tanto las escenas narradas como las musicales nos hablan de feminismo, de bullying, derechos LGBT o de masculinidad tóxica, mientras el guion se centra especialmente en los problemas que vive una mujer adolescente media durante su juventud, y ahí atendemos a temas como la menstruación, la transformación del cuerpo femenino y el interés que este, por tanto, suscita en los hombres; la bulimia, la aceptación de una misma o la normalización de la bisexualidad. Y como Martinez es la protagonista tampoco deja de hablar sobre la fama, en concreto sobre la transformación de los artistas en productos de consumo para las masas. Sin embargo, la sutileza se pierde por el camino en todas las escenas de la cinta y lo que queda en ella es un “greatest hits” de lecciones sobre la vida impartidas por Melanie que a veces resultan tan juveniles y blandas como la propia estética de la película.

En este sentido, sí, el guion de ‘K-12’, tanto como su componente visual, está mimadísimo y pensadísimo… pero tampoco deja nada a la imaginación. La película no busca hacer reflexionar al espectador sino directamente emitir juicios desde una posición de superioridad moral que, por razonables que estos juicios sean, no pueden evitar tratar a la persona sentada en el cine con cierta condescendencia. Por supuesto que hay que hablar sobre la importancia de que los hombres expresen sus sentimientos, por supuesto que los tampones deberían ser gratis, por supuesto que hay que visibilizar el acoso escolar y los problemas mentales y por supuesto que la marihuana debe ser reivindicada por sus poderes medicinales, pero Martinez plantea todas estas cuestiones como verdades absolutas que no consienten ningún matiz o interrogatorio por parte del espectador. ¿Y no es mejor una película cuando interactúa indirectamente u establece un diálogo con la persona que la está viendo? Sin embargo, insisto: ‘K-12’ es una obra entretenida, visualmente es una absoluta chuchería y esto tampoco puede pasarse por alto. En este sentido y sobre todo si eres el público ideal, ‘K-12’ es un visionado recomendado. De la música en concreto hablaremos en la crítica del disco que publicaremos próximamente. 7,5

Etiquetas:
  • CRL

    Sorprendido para bien, el film es genial y el disco ni se diga.

  • Hakuna Matata

    Una película llena de clichés y super aburrida. Las canciones y la estética están genial, pero no hace falta una película de 1h y media para contar lo mismo que hemos visto ya en “Carrie” o infinidad de películas.

  • El disco es mucho peor que el anterior.

  • Migu3L

    He de decir que el disco me ha parecido más malo que Cry Baby… suenan todas las canciones iguales excepto Nurse’s office, drama club y alguna más. Cry baby es mucho más ambicioso y más currado.

  • No he podido terminar de ver la película… visualmente es preciosa, pero llega un momento en que se agota. Cry Baby me parece un álbum maravilloso, que para mí carece de rellenos… Sin embargo de este álbum me está costando destacar alguna. Ha querido hacer una película a toda costa que lo musical ha quedado totalmente desvalorizado. Busca que todas cuenten una historia, que narren algo por sí solas, y le quita toda gracias a las canciones. Falta buenos estribillos, buenas melodías, algo que las canciones puedan sobrevivir ajenas a su film.

    Que decepción! Con lo que me había gustado su era anterior esto me parece algo denso y aburrido, sin sorpresas ni ganchos. Ojalá se concentre en algo musical propiamente dicho y publique algo interesante en breve. Tal vez algo más tirando a acústico (sus covers son increíbles) podría funcionar bien.

  • Juan Manuel

    El disco me resultó una maravilla en cuanto a producción, pero sigue sin ser un disco redondo para mí, y creo que es porque en este caso las letras sí pecan por ser demasiado conceptuales (de eso la acusaba billboard en su primer disco). Cry Baby iba sobre esta niña llena de problemas, pero las letras encajaban perfectamente en cualquier contexto; un amante jodidamente desagradecido (training wheels), arrepentirte de abrirte y decir lo que sientes (soap); además de estar cargado de críticas sociales (Ms. Potato Head; Dollhouse) y de paso más profundas (Cry Baby; Carousel). Aquí, por ejemplo, ¿en qué contexto ubicas a Wheels On The Bus que no sea dentro de su trama?, o Class Figth, o Detention, o mi favorita, Nurse’s Office. Sí, el largo tiene unas joyas como High School Sweethearts o Show & Tell, y sí, el film también tiene momentazos como el de Orange Juice, donde ya ves a una Cry Baby más madura dando cátedra de amarse a sí misma, cuando un disco atrás estaba llena de inseguridades; pero aun así, no estoy seguro si compensa.
    Además, siento que la difusión fue muy grande para lo que es el proyecto en sí. ¡Mira que llevarlo a salas de cine! Al menos yo fui con mucho hype, y a partir de Orange Juice la trama se me hizo lenta y sinsentido. Y es que el final es en serio muy flojo.

    Durante la segunda mitad de la función no se me venía otra cosa a la cabeza más que el Lemonade de Beyoncé. Pienso que Melanie pudo haber cerrado mejor el conjunto vendiéndoselo a Netflix. Ir a cine tiene muchas implicaciones por lo tradicional que es ir a cine. En Netflix sólo abres tu laptop y ya está.

    Eso sí, aprecio mucho el proyecto porque está chica hizo absolutamente todo. Escrito, dirigido, producido, compuesto, interpretado y actuado por ella misma; todo prácticamente sola; mientras que sé que (ya que lo mencioné) el Lemonade de Beyoncé, por ejemplo, tiene un séquito industrial detrás de sí.
    No sé, me siento en disonancia.

  • Chris

    La peli está bien, es entretenida, tiene escenas preciosas y la fotografía es impecable, pero peca de ser un poco larga de más y de diluir la trama principal con demasiados añadidos, que aunque éstos sean temas sociales de los que es necesario hablar aquí parecen tan desperdigados en escenas tan fantasiosas que no puedes evitar pensar “¿qué pasa ahora y por qué pasa ahora?”. Me recuerda un poco a Pieles, no sólo por la estética pastel si no porque es el debut largo de una directora que quiere contar demasiado y acaba por hilar toda la trama un poco así a la baralá, como diría Noemí Argüelles. No creo que los diálogos estén mal pero el acting de casi todo el cast es de risa, especialmente el de Angelita, eso le resta mucho a todas las frases, de hecho creo que la mejor actriz fue Kelly, la bully rubia. Las canciones ganan mucho con las escenas, es un disco hecho por y para la peli, van al unísono, por eso nadie debería comparar Cry Baby con K-12 en cuanto a temáticas porque uno es independiente y otro depende de una pieza audiovisual para entenderlo.

  • Cash.S.S

    La película visualmente lo da todo, eso si, a mitad de la película yo he sentido un cambio en cuanto a calidad de lo visual, la ropa, las coreografías, los movimientos de cámaras, incluso la producción de las canciones mejora y es más actual, ahora la historia es estúpida, una mierda vamos. Por cierto, y que hable de abusos cuando una ex la acuso de eso a ella misma es gracioso, y lo que no entiendo es por que sigue con el mismo ”cuento” de su primer disco, la estética y el mensaje es el mismo, como lo ”invento” ella, ¿se va a quedar rodeando la misma idea toda la vida?, yo que se, en vez de tanto rosita y azul bebe, dale un poco de oscuridad, ya que trata la etapa adolescente, debería haber un cambio estético, no cambiarlo, si no una evolucion, y eso de que tengan poderes es como ”¿¡uatafak!?”, que si, que es su historia y puede poner lo que quiera, pero es muy estúpido, en la vida real los que sufren bullying no tienen poderes para resolver sus problemas, son temas serios, pero los trata como si fuera gilipollas. Las canciones son flojitas y muy parecidas entre si, si lo hubiera escrito en modo musical, con estilos diferentes y dandole el sonido especifico para cada historia habría quedado muy bien, lo único que tiene la pelicula es la estética, nada más.

  • ZeRaLoGe

    No me ha gustado mucho este álbum. En Cry Baby cada canción suena bien, pero aquí varias me parecen todo menos memorables, y lo peor es que sin el film algunas carecen de sentido.

  • HugoLo

    Ambiciosa? Si siempre hace lo mismo

  • Highme

    Jamás me llamó la atención esta chica, al contrario, hay algo en ella que me irrita

  • violet rose

    Melanie Martinez es una artista extraordinaria, una curranta como nadie y tiene una sensibilidad artística que ya les gustaría a muchos artistas de su edad, pero peca de ser demasiado ambiciosa hasta el punto de no ser consciente de sus limitaciones. Para ser exactos, es una excelente visionaria, una muy buena directora pero está muy verde como guionista. Los videoclips de Crybaby funcionaron porque cada uno era sólo una canción con un argumento sencillo pero bien narrado, en cambio la propuesta de hacer después un solo proyecto audiovisual con 13 canciones tratando tantos temas y valores distintos (!!!!!) es algo que le ha ido muy grande para su poca experiencia.

    Es un álbum hecho para la película por sus temas, más limitados por el concepto escolar que la idea más amplia de la niñez de Cry Baby, pero a la vez el metraje está al servicio del disco, siendo casi más un videoclip de 90 minutos que un musical en sí.

    ¿Qué significa esto? Que casi todo el film se sostiene sólo por las canciones, porque el guión es muy flojo. La peli empieza bien con los tres primeros tracks, pero a partir de ahí se empieza a descarrilar todo: canciones que no vienen al caso y ni tienen que ver ni aportan nada al argumento, performances que se hacen repetitivas y agotadoras de ver, clichés ya vistos en teen movies como Mean Girls o Carrie… Además, habría estado muchísimo mejor que se centrara en un único tema bien profundizado como el bullying, porque tantas por separado a la vez queda más recargado y sinsentido que el vestido de quinceañera de Joslyn Fox. Eso sí, estéticamente es una maravilla, las mejores actuaciones están muy bien trabajadas, hay humor muy divertido y sádico y Melanie demuestra ser una increíble bailarina.

    El álbum a parte no está mal, Lunchbox Friends, The Principal o HSS me encantan, pero ha sido más difícil de digerir que Cry Baby con diferencia.

    En resumen, K-12 me ha gustado, pero ha sido bastante decepcionante para el hype que ha tenido (aunque casos similares peores a éste han habido, ejem la serie de Flooxer de Soy una Pringada que estaba también superinflada). No olvidemos que Melanie ha hecho todo esto ella misma, con sólo 24 años y toda la vida por delante. Con un poco de autocrítica y más experiencia, puede mejorar considerablemente.

  • plusmm

    pero no estaba cancelada por violadora???

  • Facundo G Molina

    Básica

  • Teca

    Muy flojo la verdad, después de Cry Baby pensaba que iba a cambiar la estética y, como han dicho por aquí, las letras son muy naif y poco curradas. Aún así no molestaría tanto si las canciones fueran buenas o incluso diferentes entre sí. Entre una pista y otra no hay mucha alteración de tono, todo muy plano. Una pena. Por mucho que haya escrito, dirigido, rodado y cosido los trajes ella misma, no hacía falta explotar más las temáticas del debut. Si hay que esperar 4 años más para que deje las pelucas bicolor y los vestidos abollonados no se si la acogida será buena

  • Kevin

    En comparación con Cry Baby, para mi gusto K-12 sale perdiendo y con diferencia principalmente porque la mayoría de canciones se parecen demasiado entre si. Hay 2 que directamente tienen el mismo instrumento haciendo una melodía similar durante el pre-estribillo, y vale que tiene mucho mérito co-producir un álbum entero sólo con otro compositor, pero creo que eso es precisamente lo que más perjudica al disco, ya que al final no hay mucha variedad musicalmente.

    Las temáticas de las letras sí son muy variadas y algunas son ingeniosas y profundas pero, de nuevo, no me parecen tan interesantes como las de Cry Baby. Además algunas de ellas se quedan algo flojas sin el apoyo de la película porque describen escenas excesivamente de una manera excesivamente detallada, algo que en un libro funciona bien porque creas la escena en tu cabeza, pero en una canción es un poco más innecesario, y sobre todo si ya de por si hay una película donde te enseñan la escena que se describe en la letra, algo que hace que luego no te apetezca escuchar la canción por si sola. Por no hablar de que no puedes encontrar nada con lo que sentirte identificado en algunas de esas letras tan específicas.

    Respecto a la película, visualmente era bonita y algunas canciones encajaban perfectamente (las 2-3 primeras básicamente), pero lo cierto es que conforme avanzaba se iba diluyendo el argumento, se volvía confuso, y costaba entenderlo bien. Muchas reivindicaciones juntas para mi gusto, por mucho que me vea representado en todo el idealismo que tiene Melanie dentro hay cosas que sobraban un poco para no saturar al espectador. Además, algunas canciones no podían aportar nada a la trama en principio, y en lugar de buscar una forma de encajarlas al final optaron por ponerlas sin encajar, como Strawberry Shortcake, y creo que eso desmerece mucho el (ya de por si escaso) argumento de la película, mezclado con escenas inconexas de lo que parece más un vídeo musical extendido. Guión y actuación también flojitos, por no hablar de que la gente pagó (yo entre ellos) dinero por ver una película que a las 5 horas estaba ya subida en su canal oficial de YouTube, por lo que si lo llego a saber es un dinero que me habría ahorrado porque ver la película unas horas antes de que se publique gratis no me parece aliciente suficiente para pagar por ello.

  • Random Guy

    tu cara

  • Random Guy

    Al final se comprobo que no fue ella, que habia sido todo mentira de la piba que la acuso.

  • Random Guy

    Y que haces aqui entonces..

  • Random Guy

    Los cliches son buenos si se usan bien pero tu eres fan de bad gyal so

  • Highme

    expresándome pues, qué más?

  • Facundo G Molina

    Mi cara es preciosa

  • Didier Waldorf

    Creo que todos somos conscientes de qué esto no es una película de verdad. no podemos separar el álbum del visual, ni el visual del álbum. Comprendo totalmente como al tratar un tema/ tópico y desarrollarlo en un videoclip era más mono y aquí sólo es “trama” entre cada canción porque en todas solo hay coreografía y ya.
    Aunque el aspecto visual es estéticamente hermoso lo único que me molesta son los abruptos entre canción y escena o cómo no cuelan nada.
    Ahi está como acaba de The Principal y entra Show & Tell o como termina Drama Club y empieza Strawberry Shortcake. El tracklist condiciona mucho “la película” cosa contraria a lo que pasó por ejemplo con Cry Baby o por ejemplo Blue Lips o Fairy Dust de Tove Lo, Blue Neighborhood de Troye Sivan, Tropico de Lana Del Rey o The Odyssey de Florence + The Machine. Pd. me encanta y valoro el hecho de hacer de los albums una pieza redonda. Necesito uno de Madonna (que por el trailer crei sería Madame X), Britney Spears, Katy Perry, Lady GaGa, uno de Taylor Swift sería interesante.

  • Morphkieus

    Quién es ella?

  • Allan X

    estoy de acuerdo con eso

  • Facundo G Molina

    aww <3

Send this to a friend