La Canción del Día: Selena Gomez ajusta cuentas (¿con Justin Bieber?) en el personal baladón ‘Lose You To Love Me’

-

- Publicidad -

La Canción del Día: Selena Gomez ajusta cuentas (¿con Justin Bieber?) en el personal baladón ‘Lose You To Love Me’

Se esperaba con gran interés el anunciado regreso de Selena Gomez con ‘Lose You To Love Me’, habida cuenta de que su frágil salud la había apartado demasiado tiempo de los focos –con contadas reapariciones, casi siempre exitosas–. ¿Sería capaz no ya de rehacerse comercialmente, sino de recuperar el tiempo perdido después de haber dado un paso hacia la madurez con dos temas tan interesantes como ‘Bad Liar’ y ‘Fetish’? Es algo que nos hemos preguntado estos meses y, a tenor de lo que escuchamos y vemos, se diría que sí.

‘Lose You To Love Me’ es un baladón al piano, en el mejor sentido del término, aunque va mutando hacia algo más a lo largo de sus tres minutos y medio. Curiosamente, tiene algo de todos sus autores: su melodía tiene algo reconocible que la une con los temas que el dúo sueco Mattman & Robin han podido escribir o producir para Tove Lo, Dua Lipa, la propia Selena (‘Hands To Myself’) o Julia Michaels; de hecho, la autora de ‘Issues’ también participa en la composición y arreglos, como venía sucediendo en los últimos trabajos de Gomez –esas cuerdas en pizzicato que irrumpen tras el primer estribillo son casi su sello–; y también encontramos la mano de FINNEAS –socio de su hermana Billie Eilish en su éxito–, cuya mano adivinamos en la contención del tema y, sobre todo, en la construcción obsesiva y liberadora de los coros superpuestos con un leve delay en su tramo final.

- Publicidad -

Selena se apoya en ellos para presentar una de sus canciones más poderosas y emocionantes, escribiendo unos versos profundamente personales con los que parece querer ajustar cuentas a alguien que, sin miedo a equivocarnos demasiado, apunta a ser Justin Bieber. Aunque este pedía perdón veladamente a Selena hace poco, no ha debido ser suficiente redención para la ex-estrella televisiva, cuando esta parece apuntar directamente a él al acusarle de anularla en su relación (“I put you first and you adored it / Set fires to my forest / And you let it burn”) y de reemplazarla “en dos meses” (quizá en referencia a la cita pública que el canadiense tuvo con una modelo poco después de romper con ella). Por si no fueran suficientes indicios, Gomez parece hacer un guiño al cantante cuando canta “(you) set fire to my purpose” –¿no había otra palabra que no fuera el título del gran éxito discográfico de Justin?–, antes de dejar muy claro que le amó (lo repite hasta la saciedad en su estribillo) pero que para poder quererse a sí misma ha tenido que odiarle.

Con todo esto y un crescendo melódico encomiable, que crece con una tensión que no llega a liberarse del todo –aunque se percibe un potencial hit bailable en él–. Pero sí emociona por su intensidad y su introspección. Esa introspección se potencia con su estupendo clip, una pieza en blanco y negro en la que la intérprete se dirige a su interlocutor a través de un cristal, como si recibiera una visita en prisión. A medida que avanza, la imagen de Selena va perdiendo su serenidad, señalando con una gestualidad cambiante a los problemas mentales que la llevaron a apartarse del mundo del espectáculo por un tiempo para rehacerse. Y así crea una digna canción de autoayuda que, de paso, ayuda a todo aquel que necesite pasar página en una relación que, aunque pasada, no le permita seguir adelante.

- Publicidad -
- Publicidad -

Lo más visto

No te pierdas