Zahara rompe a su público en la gira de teatros “Tour Bajona”

Por | 14 Ene 20, 8:20

“Serás afortunado si no deja de doler”, advertía Zahara en ‘El lugar donde viene a morir el amor’. ¿Recordáis vuestra primera ruptura? ¿Y la segunda? ¿Y la que no fue primera pero casi-que-sí por la intensidad? Hay muchas formas de sentir ese dolor, igual que hay muchos tipos de rupturas; a veces no se sabe si hace más daño cuando has estado ciego/a y te han humillado, o si es más doloroso cuando os queréis y respetáis pero sabéis que no tiene sentido. O quizás los estamos usando erróneamente como sinónimos, y el primer caso hace daño mientras el segundo es doloroso. De cualquier manera, lo que está claro es que no hay una sola forma de sentirse destrozado. Pero hay algo común, y tiene que ver con la música que escuchamos cuando estamos en ese punto: no vamos a irnos a ‘It’s Oh So Quiet’ sino a ‘Black Lake’; no a ‘Los chicos hoy saltarán a la pista’ sino a ‘Como un fan’; ni de coña a ‘disco tits’ sino a ‘hey you got drugs?’; no a… lo vais pillando, ¿no? ¿Es esto un comportamiento autodestructivo? Puede, pero también empatía y necesidad de sentirse comprendido. Porque en un momento así también nos ayuda más ese amigo que nos dice claramente “estás jodidísimo y lo sé porque también lo estoy/lo he estado” que las frases optimistas (o, Dios no lo quiera, los “no te ralles”) de otro. Con esas canciones, con esos amigos y, en definitiva, con esa compañía sentimos más nuestra soledad pero a la vez nos sentimos menos solos. Por muy absurdo que suene. Fotos: Marina Ruiz.

Y es que muchas veces no se puede cambiar el sentirse como una mierda, pero sí se puede compartir, y sí podemos sentirnos comprendidos al compartirlo. La propia Zahara avisaba este sábado poco después de empezar su concierto: “espero que lo paséis muy bien… que en este caso es muy mal. Pero si lo pasamos mal todos a la vez, quizás no lo pasemos tan mal”. Esa medicina/magia/whatever se dio en el Cartuja Center de Sevilla, segunda parada de una minigira de teatros llamada extraoficialmente “Tour Bajona”: ella misma la bautizó así al adelantarnos la idea cuando, precisamente en la capital andaluza, presentaba su ‘Teoría de los Cuerpos‘ en una pequeña librería. La noche se antojaba única desde que apareció entre el público cantando ‘La Gracia’ solo con la guitarra, y sin necesidad de micro ante el absoluto silencio que se hizo en el auditorio, y que la acompañó hasta que llegó al escenario y dio paso a ‘Frágiles’. Porque uno de los aspectos a destacar del recital es el paseo que supone por las historias y experiencias que ha ido compartiendo con sus oyentes: desde ‘Olor a mandarinas’ hasta los singles de ‘Astronauta‘ (y no-singles: la fuerza de ‘El diluvio universal’ y la delicadeza de ‘El astronauta’ no decepcionaron, como tampoco la interpretación junto a Miguel Rivera de ‘Big Bang’), pasando por temas muy queridos pero poco presentados en conciertos, como el mencionado ‘Frágiles’ o ‘El caso de emergencia’, cuando no directamente rarezas como ‘Pregúntale al polvo’.

Pero también fue especial la forma de mezclar los momentos más cortavenas (‘Del invierno’, ‘El frío’, ‘El lugar donde viene a morir el amor’, ‘General Sherman’) con sorpresas como la desatadísima versión electropop de ‘Rey de Reyes’, la actualización con dejes de Massive Attack de ‘Photofinish’, o la forma de darle la vuelta a ‘Hoy la bestia cena en casa’. Había dudas sobre si “Bestia” encajaba aquí, pero duda resuelta con su versión desnuda: más canción protesta que nunca, y más rabia en su voz que nunca con ese “tan rastrero, tan cabrón (!) y tan seguro”, parece que la situación política puede darnos igual o más bajona que los desengaños. Por pedir, quizás ‘Adiós’, ‘El universo’ y, sobre todo, la excelente ‘Int.noche’ habrían encajado muy bien. Pero son solo sugerencias en un setlist lleno de aciertos, como la versión de ‘Soy un aeropuerto’ de Mucho (la canción más escuchada por la jiennense en Spotify en 2019) que se marca en el piano, primero sola, y más tarde junto al propio Martí: ¡necesitamos ese dueto en estudio, por favor!

Me resultó curioso que uno de los momentos donde más me emocionase fuese éste (¡al fin y al cabo era una cover!), pero más curioso fue salir luego y escuchar cómo cada uno había hecho “crac” con un tema distinto. Al final, comentaba con un amigo al salir, lo que ocurría es que se había creado tal atmósfera (una catarsis colectiva que ni los gritos de ‘Midsommar‘) que los sentimientos de la artista y de los asistentes se mezclaban y sobrevolaban los asientos -tanto como los kleenex y los sollozos que se escuchaban entre canción y canción-. Incluso la propia Zahara, al borde de las lágrimas en ‘Con las ganas’, se pasó gran parte del concierto emocionada, como pudimos comprobar por la (casi) ausencia de sus tradicionales monólogos desestructurados y cargados de humor. Lo que consiguió hacer la autora de ‘Santa’ con las más de dos mil personas (más fans y menos fans) congregadas allí es una magia que no está al alcance de muchos artistas, ni mucho menos de forma continua durante dos horas.

La propuesta de Zahara con este tour en este momento de su carrera y de su vida fue, pues, no solo una gran idea en la teoría, sino también en la práctica, resultando en uno de sus mejores directos. Si no el mejor. Y gran parte de la culpa está en esa magia que hemos mencionado, y que tomaba muchas formas: fue mágico que ninguno de los allí presentes conservase los ojos libres de humedecerse al terminar el show (yo ni estando sentimentalmente en el mejor momento de mi vida conseguí ser inmune). Fue mágica la experiencia colectiva en la que tantas personas compartieron en directo temas a los que suelen acudir en momentos amargos, y que esta vez se hicieron menos amargos. Fue mágica su sorpresa cuando no lloraron al escuchar por fin en vivo ese “no hay manta, café, no hay nada ardiendo”: quizás se hicieron menos amargos al estar en compañía, quizás ya tienen otro significado. Quizás se trata de eso, de resignificar canciones y resignificar momentos. Al igual que yo, cada uno de los asistentes tendría su historia con esas canciones -y por supuesto la propia artista, que lo terapéutico tiene su punto bidireccional-. Tanto nosotros como Zahara somos, supongo, afortunados de que no nos deje de doler. Porque significa que seguimos siendo capaces de sentir. 9.

Etiquetas:
  • Cash.S.S

    Que post tan mono, Pablo.T a ver si publicais post así más de seguido, exponiendo vuestras reflexiones y tal.

  • Jorge Garcia

    Pues que bien tan mal. Enhorabuena al redactor!

  • mardebering

    Suena todo a una secta, jajajajaja.. “experiencia colectiva”, “con esa compañía sentimos más nuestra soledad pero a la vez nos sentimos menos solos”, “que lo terapéutico tiene su punto bidireccional”

    Uff¡ que gente más profunda va a los conciertos de Zahara, desde ya chamán psicoloide de apoyo en los conciertos de la de Úbeda, yo voy a los conciertos y no me mojo tanto las bragas.

  • johnny

    ¿ Es Zahara la mayor intensita de España? Yo digo si.

  • Vuffy

    Enhorabuena por el artículo, Pablo. Lo he leído porque lo has escrito tú y porque trata sobre más cosas aparte de Zahara (que no me mueve ni pa bien ni pa mal).

    Tengo un amigo que veo casi a diario y que está pasando por una ruptura y, casualidad, justo ayer me dijo, con toa la pesambre: “sólo me apetece estar tirao en la cama escuchando canciones tristes.” Es verdad que solemos escuchar canciones tristes cuando estamos tristes porque necesitamos (la ilusión de) comprensión, un pañuelo musical pa secarnos las lágrimas. Pero creo que, como le dije a mi amigo, también hay una parte de masoquismo, ¿no? Personalmente, llevo un par de años sin escuchar música o ver cine o series o leer cosas tristes en absoluto, ni siquiera cuando estoy triste: prefiero no hurgar. Pero a veces hay que hurgar un poquillo. No sé…

    En fin, como todo lo irracional, estas cosas no tienen mucho sentido, y no pasa na porque no lo tengan. “If you ever get close to a human and human behavior, be ready, be ready to get confused.”

  • Schröeder

    No sé

  • Carabiruri

    Y una mierda, Cármen Boza le gana por goleada… y no me caen mal ninguna de ellas, pero sus letras me sobrepasan.

Send this to a friend